Del cen­tro a la cos­ta

deViajes - - RUTA -

Te recomendamos que a tu lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Liu­blia­na, al­qui­les un co­che pa­ra mo­ver­te por to­do el te­rri­to­rio (te sal­drá por unos 200 €/una se­ma­na). Al ser un país pe­que­ño y bien co­mu­ni­ca­do se pue­de re­co­rrer fá­cil­men­te en es­te tiem­po y vi­si­tar sin pri­sa los des­ti­nos más re­co­men­da­bles.

Nues­tra pro­pues­ta em­pie­za di­rec­ción sur, ha­cia Pi­ran. La ciu­dad es­tá a 120 km de Liu­blia­na, la ca­pi­tal, por lo que, en me­nos de dos ho­ras es­ta­rás en la cos­ta del Adriá­ti­co pa­ra dis­fru­tar del mar, la zo­na cos­te­ra y de es­te bo­ni­to e his­tó­ri­co en­cla­ve.

Ten­drás que de­jar el co­che apar­ca­do fue­ra de la ciu­dad, que es to­da pea­to­nal, aun­que po­drás ac­ce­der pa­ra de­jar las ma­le­tas en el ho­tel y ha­cer el check-in. Hay un gran apar­ca­mien­to jus­to a la en­tra­da, co­nec­ta­do a un bus gra­tui­to que te lle­va­rá al cen­tro en diez mi­nu­tos.

Una vez aco­mo­da­do, da­te un pa­seo has­ta lle­gar a la zo­na más al­ta y sube a una de las to­rres de la mu­ra­lla pa­ra con­tem­plar la pun­ta de lan­za en la que es­tá si­tua­da Pi­ran. En días des­pe­ja­dos se ve la cos­ta croa­ta y la ita­lia­na.

To­da Es­lo­ve­nia es si­nó­ni­mo de mú­si­ca. En con­cre­to Pi­ran tie­ne el ho­nor de ser la ciu­dad na­tal de Tar­ti­ni, com­po­si­tor y vio­li­nis­ta ba­rro­co que vi­vió cuan­do la pe­nín­su­la de Is­tria –don­de se ha­lla Pi­ran– per­te­ne­cía a la Re­pú­bli­ca Ve­ne­cia­na. Pue­des ver su vio­lín en la pla­za prin­ci­pal, en el mu­seo de­di­ca­do a su me­mo­ria.

RUM­BO A LA CA­PI­TAL

Lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer en Liu­blia­na es vi­si­tar el cas­ti­llo, si­tua­do en la co­li­na más al­ta de la ciu­dad. Des­de la to­rre, ade­más de ver la ar­qui­tec­tu­ra me­die­val del edi­fi­cio ten­drás una pri­vi­le­gia­da pers­pec­ti­va de 360 gra­dos de to­da la ur­be. Se sube en fu­ni­cu­lar (7 €, con ac­ce­so al mi­ra­dor de la to­rre, al mu­seo vir­tual y otras ex­po­si­cio­nes).

Mu­chas pa­re­jas es­lo­ve­nas apro­ve­chan el en­can­to del cas­ti­llo y de su res­tau­ran­te, el Na Gra­du, pa­ra ce­le­brar aquí el día de su bo­da.

El cen­tro de Liu­blia­na se ca­rac­te­ri­za por el tri­ple puen­te en for­ma de uve do­ble so­bre el río Ljublja­ni­ca. Tan­to de día co­mo de no­che es el pun­to de en­cuen­tro de mu­chos jó­ve­nes.

El pa­seo jun­to al río, lleno de res­tau­ran­tes y vi­no­te­cas, es ideal pa­ra el ape­ri­ti­vo. Una de las más re­co­men­da­bles es Ljublja­na Wi­ne Bar & Shop ( www.mo­via.si), don­de pue­des pro­bar vi­nos de pro­duc­ción pro­pia ba­jo el nom­bre de Mo­via, acom­pa­ña­dos de ja­món y que­sos (a par­tir de 15 € por per­so­na).

Las ca­lles pa­ra­le­las al pa­seo del río es­tán re­ple­tas de tien­das de to­do ti­po, pe­ro si hay que des­ta­car una és­ta es la ga­le­ría Em­po­rium, que ocu­pa un pa­la­cio mo­der­nis­ta de cin­co plan­tas de­di­ca­do a la mo­da más ex­clu­si­va.

Por la no­che, en to­da es­ta zo­na hay un am­bien­te muy agra­da­ble, con te­rra­zas lle­nas de gen­te sa­bo­rean­do una co­pa o un cóc­tel mien­tras es­cu­chan mú­si­ca en di­rec­to. To­ma al­go en el Pr’Ske­let Club, muy cer­ca de los dos puen­tes ( www.prs­ke­let.com).

Si tie­nes tiem­po, acér­ca­te a Me­tel­ko­va. En con­tras­te al cen­tro de Liu­blia­na, es un ba­rrio oku­pa pe­ro to­tal­men­te le­gal que apro­ve­cha las an­ti­guas casernas mi­li­ta­res del ejér­ci­to yu­gos­la­vo. Su am­bien­te es ju­ve­nil y al­ter­na­ti­vo, y aquí se desa­rro­llan to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas. Sus edi­fi­cios se han de­co­ra­do de for­ma in­ge­nio­sa, con men­sa­jes su­bli­mi­na­les o muy crea­ti­vos. Va­le la pe­na que des un pa­seo por la zo­na, cer­ca del cen­tro, pe­ro muy di­fe­ren­te a to­do lo que ha­yas co­no­ci­do.

Te­rra­zas jun­to al pa­seo del río, en Liu­blia­na.

Sa­li­nas del par­que na­tu­ral de SeĀovlje.

Aguas cris­ta­li­nas

de Pi­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.