Al­ma­zán

La vi­lla amu­ra­lla­da jun­to al Due­ro

deViajes - - AGENDA -

El nom­bre de es­ta ciu­dad, he­re­da­do de su pa­sa­do ára­be, sig­ni­fi­ca en len­gua ro­man­ce El For­ti­fi­ca­do. Por eso, no te ex­tra­ñe ver sus mu­ra­llas, que per­ma­ne­cen im­pa­si­bles al pa­so del tiem­po, a la ori­lla del río Due­ro. De he­cho, pue­des vi­si­tar al­gu­nas de las puer­tas de la for­ti­fi­ca­ción que to­da­vía si­guen en pie, co­mo la de He­rre­ros y la de la Vi­lla, con sus im­po­nen­tes to­rreo­nes ci­lín­dri­cos. O el Ro­llo de las Mon­jas, un re­fuer­zo an­gu­lar si­tua­do en la par­te no­roes­te de la ciu­dad.

Aníma­te a pa­sear por sus ca­lles y des­cu­bre otros atrac­ti­vos pa­tri­mo­nia­les de es­te en­cla­ve, in­te­gra­do den­tro de la red de ciu­da­des y vi­llas me­die­va­les. Ve­rás la igle­sia de San Mi­guel, con­si­de­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal y que guar­da en su in­te­rior un in­com­pa­ra­ble ba­jo­rre­lie­ve ro­má­ni­co es­cul­pi­do en pie­dra, don­de se na­rra el mar­ti­rio de San­to To­más de Canterbury. La Pla­za Ma­yor aco­ge tam­bién el Pa­la­cio de los Hur­ta­do de Mendoza o Pa­la­cio de los Al­ta­mi­ra, una edi­fi­ca­ción cu­yo ori­gen se re­mon­ta al si­glo XVI y que aú­na di­fe­ren­tes es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos.

El me­jor re­cuer­do pa­ra tu ca­sa pue­des en­con­trar­lo en las in­nu­me­ra­bles fá­bri­cas de mue­bles que ofre­ce el mu­ni­ci­pio, de gran tra­di­ción ar­te­sa­nal. Des­ta­can tam­bién sus tra­ba­jos en or­fe­bre­ría y ta­pi­za­do.

UN BA­ÑO DE HIS­TO­RIA

Has­ta el 14 de oc­tu­bre pue­des acer­car­te a l a i gle­sia de Nues­tra Se­ño­ra del Cam­pa­na­rio, de es­ti­lo ro­má­ni­co y don­de per­ma­ne­ce la ex­po­si­ción del V Cen­te­na­rio del Na­ci­mien­to de Die­go Laí­nez.

A t ra­vés de ma­te­ria­les au­dio­vi­sua­les y do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, la mues­tra ex­pli­ca la vi­da de su pai­sano más ilustre, tan­to en su ca­li­dad de fun­da­dor de los Je­sui­tas, jun­to a San Ig­na­cio de Lo­yo­la, co­mo en la tras­cen­den­tal im­por­tan­cia que ju­gó co­mo teó­lo­go du­ran­te el Con­ci­lio de Tren­to. No pue­des ir­te sin pa­sar por la Con­fi­te­ría Al­mar­za pa­ra de­gus­tar sus dul­ces tí­pi­cos. Las pa­cien­cias aú­nan ha­ri­na, azú­car, esen­cia de li­món y cla­ra de hue­vo con for­ma de ga­lle­ta. Mien­tras que a las ye­mas so­lo se les aña­de un po­co de azú­car pa­ra ela­bo­rar­las.

Al­ma­zán ha­rá que te su­mer­jas en un pa­sa­do de en­sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.