En­tre tem­plos

deViajes - - AGENDA -

De vuel­ta al bar­co, te es­pe­ra la pis­ci­na y una de­li­cio­sa co­mi­da de bufé con en­sa­la­das, car­nes a la bra­sa, pes­ca­dos, be­ren­je­nas re­lle­nas y de­li­cio­sos pos­tres. El bar­co zar­pa a las 13 h ha­cia Ed­fú. Al atar­de­cer, la na­ve­ga­ción se ha­ce más len­ta a me­di­da que se acer­ca a la es­clu­sa de la Pre­sa Ba­ja, la pri­me­ra que se cons­tru­yó, a prin­ci­pios del si­glo XX, pa­ra con­te­ner las cre­ci­das del río. Es­te ma­ra­vi­llo­so es­pec­tácu­lo atrae tam­bién a los ven­de­do­res que des­de el mue­lle apro­ve­chan pa­ra en­do­sar sus pro­duc­tos a los tu­ris­tas.

El bar­co atra­ca en Ed­fú pa­ra pa­sar la no­che. Ma­dru­ga pa­ra vi­si­tar a tus an­chas es­te tem­plo (6 €. Abier­to de 7 a 16 h). Lo me­jor pa­ra lle­gar es co­ger una de las ca­le­sas que se agol­pan de­lan­te de los ama­rres de los bar­cos.

El tem­plo de Ed­fú, cons­trui­do por To­lomeo III, en el 230 a.C, es­tá de­di­ca­do a Ho­rus, el dios con ca­be­za de hal­cón, cu­ya es­ta­tua pre­si­de la en­tra­da a la sa­la hi­pós­ti­la. Fue des­cu­bier­to en 1860 por el egip­tó­lo­go Au­gus­te Ma­riet­te, ca­si en­te­rra­do por la are­na y con vi­vien­das y es­ta­blos en su in­te­rior. En una de las sa­las se en­cuen­tra de­ta­lla­da la cons­truc­ción del tem­plo a mo­do de ti­ra có­mi­ca. Y en otra, las pa­re­des con­tie­nen fór­mu­las de esen­cias, per­fu­mes y un­güen­tos.

El bar­co zar­pa a las 10.30 h ha­cia el tem­plo de Kom Om­bo, a ori­llas del Ni­lo. Es­tá con­sa­gra­do a Ho­rus el Vie­jo y a So­bek, el dios co­co­dri­lo. Po­drás apre­ciar lo que era un hos­pi­tal en esa épo­ca, con re­pre­sen­ta­cio­nes de ins­tru­men­tos de ci­ru­gía y una si­lla pa­ri­to­ria.

Al la­do se aca­ba de inau­gu­rar el mu­seo del Co­co­dri­lo, don­de se les pue­de ver em­bal­sa­ma­dos y mo­mi­fi­ca­dos. Du­ran­te los me­ses de ve­rano las llu­vias tro­pi­ca­les en los paí­ses que atra­vie­sa el Ni­lo, des­de su na­ci­mien­to en el la­go Vic­to­ria, pro­vo­ca­ban gran­des cre­ci­das del río al lle­gar a Asuán y pro­du­cían gran­des da­ños en co­se­chas y po­bla­cio­nes. En 1960, du­ran­te el go­bierno de Nas­ser, co­men­zó la cons­truc­ción de una pre­sa que con­tu­vie­ra el agua, lo que su­po­nía de­jar su­mer­gi­dos una gran ma­yo­ría de los mo­nu­men­tos ar­queo­ló­gi­cos de Nu­bia. La Unesco dio la voz de alar­ma pi­dien­do ayu­da a to­dos los paí­ses en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de res­ca­tar el ma­yor nú­me­ro de es­tos mo­nu­men­tos. Mu­chos acu­die­ron a es­ta lla­ma­da apor­tan­do me­dios eco­nó­mi­cos y téc­ni­cos pa­ra es­ta obra 'fa­raó­ni­ca' con­si­guien­do res­ca­tar­se has­ta 23 tem­plos. Mu­chos de ellos fue­ron tras­la­da­dos a lu­ga­res más al­tos y se­gu­ros, y otros, ob­se­quia­dos a los paí­ses co­la­bo­ra­do­res, en­tre ellos Es­pa­ña, al que se do­nó el tem­plo de Debod, que se pue­de ad­mi­rar en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.