MA­NUAL BÁ­SI­CO

deViajes - - RUTA -

Con la va­rie­dad que exis­te, lo que no se pue­de ha­cer en Bél­gi­ca es en­trar en un bar y pe­dir “una cer­ve­za”. Por ello es ne­ce­sa­rio, ade­más de co­no­cer al­gu­nas mar­cas, sa­ber di­fe­ren­ciar los dis­tin­tos ti­pos de cer­ve­za que exis­ten. Téc­ni­ca­men­te, és­tas pue­den agru­par­se se­gún el ti­po de fer­men­ta­ción: ba­ja (las de ti­po Pil­sen y las de ba­jo o nu­lo con­te­ni­do al­cohó­li­co), al­ta (las tra­pen­ses, las aba­cia­les, las blan­cas, las ales, las rojas fla­men­cas y al­gu­nas más), y es­pon­tá­nea (lam­bic, kreu­ze, faro, kriek y otras). Las rei­nas de las cer­ve­zas bel­gas son las tra­pen­ses (que de­ben es­tar he­chas por mon­jes tra­pen­ses en un mo­nas­te­rio de la or­den y sólo se fa­bri­can en Bél­gi­ca). Las blan­cas tie­nen una al­ta pro­por­ción de trigo. Bél­gi­ca es tam­bién el úni­co país del mun­do don­de se ha­ce cer­ve­za de fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea, que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do el mé­to­do de ela­bo­rar la cer­ve­za: las lam­bic, tre­men­da­men­te áci­das, son la ba­se de las de­más: las gueu­ze (el cham­pa­ña de Bru­se­las) son una mez­cla de di­fe­ren­tes lam­bic, y las kriek son lam­bic mez­cla­das con fru­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.