Una dulce

deViajes - - RUTA -

Mon­té­ré­gie y los Can­to­nes del Es­te son re­gio­nes de la pro­vin­cia fran­có­fo­na de Que­bec, una de las más tu­rís­ti­cas de Ca­na­dá y, aun­que bas­tan­te des­co­no­ci­da en Es­pa­ña, muy vi­si­ta­da por los es­ta­dou­ni­den­ses. A és­tos les en­can­ta el to­que de dis­tin­ción de tin­te eu­ro­peo que se res­pi­ra aquí, en par­te, gra­cias a la cu­rio­sa mez­cla del acen­to inglés afran­ce­sa­do que ha­blan sus ha­bi­tan­tes co­mo se­gun­do idio­ma.

Co­mien­za vi­si­tan­do La Su­cre­rie de la Mon­tag­ne, uno de los alo­ja­mien­tos más em­ble­má­ti­cos de la pro­vin­cia. La en­con­tra­rás en la la­de­ra del mon­te Ri­gaud, que en in­vierno se con­vier­te en una es­tu­pen­da pis­ta de es­quí y en oto­ño, se vis­te de múl­ti­ples co­lo­res. En es­te en­torno te sen­ti­rás co­mo en un cuen­to.

El pri­me­ro en re­ci­bir­te se­rá Lu­po, un pe­rro lo­bo que la­dra pa­ra avi­sar de tu lle­ga­da al ama­ble due­ño del al­ber­gue, Pie­rre Fau­cher. Aquí po­drás pro­bar los de­li­cio­sos pla­tos que pre­pa­ra él mis­mo, co­mo el es­to­fa­do de car­ne con ver­du­ras o la so­pa de gui­san­tes. Aun­que los más po­pu­la­res son los que usan el si­rop d’éra­ble (ja­ra­be de ar­ce) co­mo in­gre­dien­te: po­llo con ar­ce, tor­ti­tas, go­fres…

EL DULCE NA­CIO­NAL

Si hay un pro­duc­to gas­tro­nó­mi­co ca­na­dien­se que es re­co­no­ci­ble a ni­vel mun­dial, es­te es el ja­ra­be de ar­ce. Es­te fa­mo­so lí­qui­do, pro­du­ci­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en Que­bec, pro­vie­ne de los in­men­sos bos­ques de es­ta es­pe­cie que se ex­tien­den por to­da la pro­vin­cia y se ha con­ver­ti­do en el or­gu­llo de sus ha­bi­tan­tes. Tan­to es así, que la ho­ja de ar­ce es el sím­bo­lo del país, for­man­do par­te in­clu­so de su ban­de­ra.

Re­co­rrer esos bos­ques en oto­ño, cuan­do la ho­jas se ti­ñen de ocres, na­ran­jas y ro­ji­zos, o en pri­ma­ve­ra, cuan­do se ha­ce la re­co­lec­ción, me­re­ce la vi­si­ta. Pie­rre te en­se­ña­rá to­do el pro­ce­so de la ela­bo­ra­ción del ja­ra­be, des­de la re­co­gi­da de la sa­via has­ta su des­tino fi­nal. ¿Sa­bías que pa­ra ela­bo­rar un li­tro de es­te pro­duc­to se ne­ce­si­tan 40 li­tros de sa­via?

Lue­go, atra­vie­sa el río San Lo­ren­zo pa­ra co­no­cer otros dos pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos de la pro­vin­cia: la si­dra y el vino de hie­lo. Vas a en­trar en un te­rri­to­rio emi­nen­te­men­te ru­ral, que se ex­tien­de al sur y al es­te de Mon­treal, sal­pi­ca­do de gran­jas y de vi­ñe­dos.

Des­de sep­tiem­bre has­ta pri­me­ros de no­viem­bre es épo­ca de re­co­gi­da de man­za­na y el cam­po ex­pe­ri­men­ta una ex­plo­sión de co­lor, con los ár­bo­les re­ple­tos de es­tos fru­tos ro­jos que crean una es­ce­no­gra­fía in­creí­ble y di­fí­cil de ol­vi­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.