Tie­rra de fron­te­ra

deViajes - - RUTA -

An­tes de con­ti­nuar la ru­ta ha­cia los Can­to­nes del Es­te, si­gue el cur­so del río Ri­che­lieu has­ta For­tChambly (en­tra­da: 4 €), uno de los tes­ti­mo­nios his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de Ca­na­dá. Es­te fuer­te del si­glo XVII se en­cuen­tra jun­to al la­go del mis­mo nom­bre, des­de don­de se di­vi­sa un pre­cio­so pa­no­ra­ma de la ciu­dad de Chambly, con la to­rre de la igle­sia que pa­re­ce emer­ger del cen­tro del la­go. Es­ta fue tie­rra de gue­rras y con­fron­ta­cio­nes, don­de los fran­ce­ses e in­gle­ses lu­cha­ron de­no­da­da­men­te por el con­trol del río Ri­che­lieu, pa­ra más tar­de tam­bién ser­vir de pues­to de­fen­si­vo an­te el avan­ce nor­te­ame­ri­cano, que tam­bién que­ría con­quis­tar el te­rri­to­rio.

Di­rí­ge­te ha­cia el sur, pa­ra ex­plo­rar los Can­to­nes del Es­te (Can­tons-de-l’Est), una re­gión de re­lie­ve on­du­lan­te, con la­gos de aguas cris­ta­li­nas, bos­ques fron­do­sos, pue­blos con en­can­to y tie­rras tam­bién de vi­ñe­dos y man­za­nos, don­de se pro­du­cen tan­to ries­lings y char­don­nays, co­mo vi­nos y si­dras de hie­lo.

Com­par­te una fron­te­ra de 300 km con Es­ta­dos Uni­dos y mu­chas de sus po­bla­cio­nes os­ten­tan nom­bres in­gle­ses: Co­wans­vi­lle, Dun­ham, Be­ford, Hem­ming­ford… La ra­zón es que tras la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na de 1776, los co­lo­nos in­gle­ses que que­rían con­ti­nuar ba­jo el do­mi­nio bri­tá­ni­co op­ta­ron por exi­liar­se en es­te te­rri­to­rio ca­na­dien­se, al que lla­ma­ron Eas­tern Towns­hips. No es de ex­tra­ñar que la ar­qui­tec­tu­ra vic­to­ria­na es­té pre­sen­te en ca­si to­das las po­bla­cio­nes.

Pos­te­rior­men­te, los in­mi­gran­tes fran­có­fo­nos se hi­cie­ron ma­yo­ría, por lo que aho­ra el fran­cés es el idio­ma prin­ci­pal, aun­que mu­chos de sus ha­bi­tan­tes tam­bién ha­blan inglés.

PUE­BLOS Y UN RO­MÁN­TI­CO LA­GO

Cuan­do lle­gues a Sut­ton, una po­bla­ción ro­dea­da de mon­ta­ñas –en in­vierno se con­vier­te en cen­tro de ac­ti­vi­da­des de es­quí– y pa­sees por su bo­ni­ta ca­lle prin­ci­pal, no­ta­rás la ani­ma­ción en­tre sus co­mer­cios y tien­das de de­li­ca­tes­sen, co­mo La Ru­meur Af­fa­mée, don­de po­drás ele­gir en­tre más de 150 que­sos, la ma­yo­ría que­be­quen­ses, o com­prar la fa­mo­sa tar­ta de si­ro­pe de ar­ce. Dis­fru­ta de la ama­bi­li­dad de sus gen­tes en lo­ca­les co­mo Le Ca­fe­tier de Sut­ton.

Muy cer­ca de la lo­ca­li­dad se en­cuen­tra uno de los la­gos más ro­mán­ti­cos de to­da la re­gión: el Bro­me. Pa­sea tran­qui­la­men­te a su al­re­de­dor, a ser po­si­ble al atar­de­cer, pa­ra dis­fru­tar de rin­co­nes fan­tás­ti­cos que se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te con las ca­sas si­tua­das al bor­de del la­go y que ha­cen ho­nor a aque­lla fa­mo­sa can­ción de los años 60 can­ta­da por El­der Bar­ber: Una ca­si­ta en Ca­na­dá.

Al igual que en Mon­té­ré­gie, los Can­to­nes del Es­te, tie­nen su ru­ta de los vi­nos y la si­dra. Sus bo­de­gas reciben a mi­les de vi­si­tan­tes pa­ra de­gus­tar y com­prar sus cal­dos, co­mo si de un tro­feo se tra­ta­se. Com­prué­ba­lo en Vig­no­ble de l’Or­pai­lleur ( www.or­pai­lleur.ca) o en Cô­tes D’Ar­doi­se ( 00 1 450 295 20 20), am­bas en Dur­ham. És­ta úl­ti­ma, fun­da­da en 1980, es de uno de los vi­ti­cul­to­res más famosos de la re­gión. Ade­más de vi­nos he­la­dos ela­bo­ran blan­cos y tin­tos que ca­da año van afian­zán­do­se más en­tre los me­jo­res de Ca­na­dá.

Tam­po­co te pier­das el Do­mai­ne Pin­na­cle ( www.do­mai­ne­pin­na­cle.com), a pocos km de la fron­te­ra ame­ri­ca­na, en Fre­lighs­burg. Su si­dra de hie­lo ( ci­dre de gla­ce), es­tá con­si­de­ra­da co­mo la me­jor del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.