Un par de se­ñas de iden­ti­dad

deViajes - - DOSSIER -

an­ti­guo hos­pi­tal que se re­mo­zó en 2011. Su Bal­tic Spa tie­ne te­pi­da­rium, sau­na y áreas de ba­ño, ade­más de tra­ta­mien­tos (cro­mo­te­ra­pia, pie­dras vol­cá­ni­cas o ma­sa­jes) y ser­vi­cios co­mo Ac­ti­ve Analy­sis, don­de un ex­per­to es­tu­dia el ni­vel de lí­pi­dos y la fle­xi­bi­li­dad cor­po­ral, o Nu­tri­trio­nal Ad­vi­se, un ré­gi­men se­ma­nal per­so­na­li­za­do, ca­da uno cues­tan 29 €.

Las propuestas cu­li­na­rias son ex­cep­cio­na­les en Küh­lungs­born, con un cen­te­nar de lo­ca­les. Te recomendamos re­ser­var en Fisch-Hus (Os­tseea­llee, 50), un ne­go­cio que lle­va 94 años ofre­cien­do pro­duc­tos pes­ca­dos a dia­rio por sus due­ños. Nos en­can­tó pro­bar el de­li­cio­so len­gua­do y la cer­ve­za tra­di­cio­nal Os­tsee-Brauhaus (pre­cio me­dio: 15 €). Pa­ra ba­jar las ca­lo­rías po­drás dar un pa­seo por la Ma­ri­na, acer­car­te al Kon­zerrgar­ten Ost, un pre­cio­so quios­co ro­dea­do de jar­di­nes don­de hay even­tos cul­tu­ra­les gra­tui­tos pa­ra 1.800 per­so­nas, o ca­mi­nar has­ta una to­rre cons­trui­da en 1963 por los sol­da­dos pa­ra evi­tar que los ale­ma­nes de la RDA hu­ye­ran del ré­gi­men, lo en­ten­de­rás me­jor con la ex­po­si­ción fotográfica ins­ta­la­da jun­to al to­rreón.

UN LU­GAR CON 'ATREZ­ZO'

Lle­ga­mos has­ta Zingst ( www.zingst.de), una lo­ca­li­dad mi­li­tar has­ta ha­ce 20 años, que aho­ra re­sul­ta ca­si un de­co­ra­do, con casitas de ma­de­ra, ma­ce­tas per­fec­ta­men­te dis­pues­tas, ca­lles im­po­lu­tas y ca­fés pre­cio­sos co­mo el Ron­sen­gar­ten, un lo­cal que lle­va ac­ti­vo cua­tro ge­ne­ra­cio­nes gra­cias a la fa­ma de sus pas­te­les.

Nos gus­tó la Max Hün­ten Haus, un es­pa­cio con ex­po­si­cio­nes y ta­lle­res de fotografía, que en ve­rano es una de las se­des, jun­to con la pla­ya, de Ho­ri­zon­te Zingst, el fes­ti­val de ar­tes vi­sua­les más im­por­tan­te de Ale­ma­nia. Ade­más, la vi­lla tie­ne du­ran­te to­do el año con­cier­tos de jazz y blues. El pró­xi­mo 20 de oc­tu­bre po­drás es­cu­char a Tho­mas Gre­di­ken y Ti­na Tand­ler en el Mu­seums­hof (Strands­tras­se, 1). La cos­ta del Bál­ti­co tie­ne par­ti­cu­la­ri­da­des co­mo las strand­korb, una es­pe­cie de ces­tas de mim­bre te­ji­das en Use­dom que se al­qui­lan (6 €/día). En las pla­yas nos sor­pren­den las hi­le­ras de ma­de­ra que se aden­tran en el mar. Se han dis­pues­to pa­ra evi­tar que el vai­vén de las olas de­je las ori­llas sin are­na y, co­mo cu­rio­si­dad, os di­re­mos que los tron­cos se im­por­tan des­de Áfri­ca pa­ra que los ma­ris­cos no los uti­li­cen en su die­ta dia­ria.

Las stran­korb

se uti­li­zan to­do el año.

Mue­lle de Küh­lungs­born. Es­ta re­gión es el huer­to fru­tal del

nor­te teu­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.