NA­DA ES­TA­CIO­NAL

deViajes - - DOSSIER -

La cos­ta bál­ti­ca ale­ma­na no quie­re ni pue­de ser un des­tino so­lo ve­ra­nie­go. Así que su sos­te­ni­bi­li­dad pa­sa por ofre­cer al­ter­na­ti­vas cuan­do las aguas del mar se con­vier­ten en una in­men­sa pla­ca de hie­lo. Con el buen tiem­po ca­da lo­ca­li­dad se ex­pan­de, ocu­pan­do las ri­be­ras con te­rra­zas, y los deportes náu­ti­cos son los reyes. En oto­ño y pri­ma­ve­ra, los tu­ris­tas apro­ve­chan pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre co­mo sen­de­ris­mo, ciclismo, golf o hí­pi­ca. Cuan­do lle­ga el frío es muy ha­bi­tual ver la prác­ti­ca de nor­dic wal­king so­bre el man­to de nie­ve que cu­bre las pla­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.