CAS­TI­LLO DE BA­YUE­LA To­le­do

deViajes - - AGENDA -

La Sie­rra de San Vi­cen­te es un iti­ne­ra­rio per­fec­to pa­ra los afi­cio­na­dos a la bi­ci­cle­ta. Na­tu­ra­le­za e his­to­ria uni­dos.

Ele­va­do so­bre una al­ta co­li­na, es­te pe­que­ño pue­blo to­le­dano cuen­ta con unas po­si­bi­li­da­des de na­tu­ra­le­za in­fi­ni­tas y unos mo­nu­men­tos que alu­den a su glo­rio­so pa­sa­do. Su nom­bre pro­vie­ne, se­gún mu­chos, del di­mi­nu­ti­vo ba­yal, que sig­ni­fi­ca li­nar: los an­te­ce­so­res del pue­blo ac­tual se asen­ta­ron en una al­dea pró­xi­ma al ce­rro del cas­ti­llo que se de­di­ca­ba al lino.

En las fal­das del ce­rro se si­túan res­tos de va­rias edi­fi­ca­cio­nes, co­mo las rui­nas de una an­ti­gua mu­ra­lla –en cu­yo cen­tro se en­cuen­tra la To­rre Fuer­te, des­gas­ta­da por la ero­sión– y el cas­ti­llo, de los si­glos IX y X, y que fun­cio­nó co­mo lu­gar de re­go­ci­jo pa­ra ára­bes y cris­tia­nos.

Aden­trán­do­nos en el pue­blo y atra­ve­san­do unas ca­lles em­pe­dra­das que nos tras­la­dan al pa­sa­do, des­ta­ca la igle­sia de San Andrés (si­glo XVI), que al­ber­ga la Ca­pi­lla Six­ti­na, re­ta­blo de ce­rá­mi­ca de Ruiz de Lu­na, y el ro­llo de jus­ti­cia, una pi­co­ta ju­ris­dic­cio­nal que sim­bo­li­za los pri­vi­le­gios de vi­llaz­go, y que es­tá de­cla­ra­da bien de in­te­rés cul­tu­ral. Tam­bién en la pla­za del pue­blo, y a ojos de to­do vi­si­tan­te, se en­cuen­tran los famosos ve­rra­cos, tres es­cul­tu­ras de pie­dra que re­pre­sen­tan a un to­ro, un cer­do y una gua­rra, fi­gu­ras ca­rac­te­rís­ti­cas hoy en el pue­blo y con una fun­ción re­li­gio­sa en su pa­sa­do.

EN­TORNO QUE ENAMO­RA

Con los cas­ta­ños en su má­xi­mo es­plen­dor, es un buen mo­men­to pa­ra ir a ca­mi­nar a la tie­rra so­bre la que se en­cla­va es­te pue­blo, la Sie­rra de San Vi­cen­te. Se tra­ta de un en­torno con buen cli­ma, in­va­di­do por pe­que­ños cerros y cien­tos de ma­nan­tia­les y arro­yos que rie­gan es­ta tie­rra; una ri­que­za de mon­ta­ñas cu­bier­tas por ro­bles, cas­ta­ños y enebros so­bre las que vuelan mul­ti­tud de aves. Un pai­sa­je pri­vi­le­gia­do pa­ra el dis­fru­te que, so­bre to­do, pue­des apro­ve­char pa­ra la prác­ti­ca de deportes co­mo el sen­de­ris­mo o la bi­ci­cle­ta.

Un ci­clis­ta di­vi­sa Cas­ti­llo de Ba­yue­la des­de uno de los ca­mi­nos que lle­van al pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.