His­tó­ri­co y di­ver­ti­do

deViajes - - PORTADA -

Pa­ra em­pe­zar bien, si­túa­te en el cen­tro, en la pla­za del Dam, sím­bo­lo de la ciu­dad y don­de se en­cuen­tra el an­ti­guo Ayun­ta­mien­to, hoy Pa­la­cio Real, y el mu­seo de ce­ra de Ma­da­me Tus­sauds. El con­tra­pun­to mo­derno lo po­ne el ate­lier de Selwyn Se­na­to­ri ( www.selwyn.nl), en el nú­me­ro 21 de la pla­za, uno de los me­jo­res ar­tis­tas neo­pop de Ho­lan­da, cu­yo le­ma ar­tís­ti­co es: “It's not a job, it's a li­festy­le”.

Fren­te a la Es­ta­ción es­tá la ca­lle Prins Hen­drik­ka­de, y en el nú­me­ro 53, el ho­tel Prins Hen­drix, que tie­ne una pla­ca en la fa­cha­da en re­cuer­do del mú­si­co de Jazz Chet Ba­ker, quien se sui­ci­dó aquí en 1988 arro­ján­do­se des­de una de las ven­ta­nas.

Si­guien­do es­ta ca­lle co­mien­za la Haar­le­mer, una de las que aún con­ser­van pe­que­ños co­mer­cios muy ori­gi­na­les. En­con­tra­rás tien­das de re­ga­los, con­fi­te­rías, res­tau­ran­tes con me­nús a 18 €, vi­no­te­cas, bou­ti­ques de ro­pa de se­gun­da mano don­de pue­des en­con­trar gan­gas, per­fu­me­rías, fru­te­rías, spas, ho­te­les-bou­ti­que muy ba­ra­tos y, por su­pues­to, un coffee shop pre­cio­so: el Green­hou­se ( www.green­hou­se­seeds.nl), muy de di­se­ño con una pecera de cris­tal ba­jo tus pies y don­de tam­bién pue­des co­mer.

La ca­lle con­ti­núa, pe­ro te pro­po­ne­mos que gi­res a tu iz­quier­da na­da más atra­ve­sar el ca­nal, y subas por Prin­sen­gracht, en el nú­me­ro 2 se en­cuen­tra el ca­fé Pa­pe­nei­land ( www.pa­pe­nei­land.nl), ubi­ca­do en una ca­sa de 1642, y cu­ya es­pe­cia­li­dad es el ap­ple pie, fa­mo­so has­ta en los EE UU (una fo­to de Clin­ton de­gus­tan­do el pas­tel pre­si­de el lo­cal. Pre­cio ra­ción: 3,75 €, ca­fé: 2,10 €). Cer­ca de aquí es­tá la pla­za Noor­der­markt, don­de tie­ne lu­gar to­dos los lu­nes y sá­ba­dos un mer­ca­di­llo en el que pue­des com­prar, so­bre to­do, ro­pa vin­ta­ge de se­gun­da mano a muy bue­nos pre­cios y pro­duc­tos or­gá­ni­cos.

En es­ta pla­za co­mien­za Jor­daan, an­ti­guo ba­rrio de obre­ros y aho­ra uno de los más ca­ros y chic de Áms­ter­dam. La zo­na es muy tran­qui­la pe­ro tie­ne un mon­tón de pe­que­ños bis­trots, res­tau­ran­tes y bou­ti­ques de di­se­ña­do­res ho­lan­de­ses, co­mo la de Lies­beth Ro­yaars ( www.lies­beth­ro­yaards.com. Eers­te Tuind­warss­traat). Aquí es­tá tam­bién la Ca­sa Mu­seo de Ane Frank ( www.an­ne­frank.org. Prinn­sen­gracht, 267. Pre­cio: 8,5 €), don­de vi­vió es­con­di­da de los na­zis y es­cri­bió su fa­mo­so dia­rio.

La bi­ci, un me­dio de trans­por­te y un sím­bo­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.