Más arte y di­se­ño

deViajes - - PORTADA -

De­trás de la Es­ta­ción Cen­tral to­ma el trans­bor­da­dor (gra­tis), en el que ade­más pue­des lle­var tu bi­ci o la mo­to, y cru­zar el río Ij has­ta la otra ori­lla, don­de co­mien­za la zo­na nor­te. Des­de el trans­bor­da­dor ya se con­tem­pla el nue­vo y es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio del mu­seo del ci­ne Eye.

De mo­men­to con­ti­núa pe­da­lean­do por ca­lles y ca­na­les, y atra­ve­san­do una zo­na de na­ves has­ta lle­gar al mue­lle NDSM, don­de se en­con­tra­ban los an­ti­guos as­ti­lle­ros, que fue­ron ce­rra­dos en 1970 tras la cri­sis del sec­tor. To­dos los edi­fi­cios es­tu­vie­ron aban­do­na­dos du­ran­te años, has­ta que se creó la Fun­da­ción NDSM. Es­ta ges­tio­na los as­ti­lle­ros

V y su han­gar se ha ce­di­do a ca­si 250 ar­tis­tas pa­ra mon­tar sus ta­lle­res, es­tu­dios y ga­le­rías. Pue­des vi­si­tar es­tos li­bre­men­te e in­clu­so com­prar obra o, si tie­nes suer­te, dis­fru­tar de los en­sa­yos de al­gún gru­po de tea­tro.

En el ex­te­rior una in­men­sa grúa, ves­ti­gio de aquel pa­sa­do glo­rio­so, for­ma par­te de es­te pai­sa­je. De mo­men­to la zo­na pue­de que te re­sul­te un po­co des­tar­ta­la­da, ya que se en­cuen­tra en pleno pro­ce­so de re­mo­de­la­ción y mu­chos edi­fi­cios si­guen aban­do­na­dos aun­que otros han si­do ad­qui­ri­dos por em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción, co­mo la MTV. En otro hay un pla­tó ci­ne­ma­to­grá­fi­co, y en las an­ti­guas ofi­ci­nas de la com­pa­ñía es­tá ins­ta­la­do el res­tau­ran­te IJ-Kan­ti­ne, don­de tie­nes el trans­bor­da­dor que te de­vol­ve­rá a la Es­ta­ción Cen­tral.

Pe­ro an­tes de ir­te acér­ca­te has­ta el ba­rrio de las ca­sas-con­te­ne­dor, si­tua­do jus­to de­trás del res­tau­ran­te y que par­ten del más pu­ro con­cep­to del re­ci­cla­je. Cuan­do los as­ti­lle­ros que­bra­ron, cien­tos de con­te­ne­do­res que­da­ron aban­do­na­dos has­ta que al ar­qui­tec­to Quin­ten Gooi­jer se le ocu­rrió la idea de crear ha­bi­tácu­los pa­ra es­tu­dian­tes.

Se ali­nea­ron for­man­do ca­lles con dos plan­tas de con­te­ne­do­res, se abrie­ron ven­ta­nas, se pin­ta­ron de vi­vos co­lo­res y se acon­di­cio­nó el in­te­rior. Ca­da con­te­ne­dor vi­vien­da de 30 m2 dis­po­ne de sa­lón-dor­mi­to­rio, ba­ño y co­ci­na, por el que ca­da es­tu­dian­te pa­ga po­co más de 400 € al mes. En el com­ple­jo no fal­ta bar, su­per­mer­ca­do, la­van­de­ría, ta­ller de bicis...

Ven­ta­na de una ofi­ci­na en el Mue­lle NDSM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.