De la sie­rra has­ta la cos­ta

deViajes - - RUTA -

Gra­na­da no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. La Al­ham­bra y el Ge­ne­ra­li­fe son el con­jun­to mo­nu­men­tal más vi­si­ta­do de Es­pa­ña, con más de 3 mi­llo­nes de en­tra­das ven­di­das al año, pe­ro los pa­sa­je­ros del Al-Án­da­lus tie­nen el pri­vi­le­gio de dis­fru­tar de una vi­si­ta guia­da por lu­ga­res im­pres­cin­di­bles co­mo el Pa­tio de los Leo­nes, el de los Arra­ya­nes y el de Car­los V, y ac­ce­der a al­gu­nas par­tes ce­rra­das. Por ejem­plo, ve­rás las Jar­di­nes de los Al­ber­co­nes, unas enor­mes pis­ci­nas que se cree eran usa­das por la no­ble­za gra­na­di­na pa­ra al­gún ti­po de jue­go náu­ti­co; o el Pa­tio de la Sul­ta­na, con su ci­prés muer­to, un lu­gar ele­va­do a mi­to en los Cuen­tos de la Al­ham­bra de Washington Ir­ving.

La vi­si­ta de los Ba­ños de la Mez­qui­ta –fue­ron has­ta ha­ce po­co par­te de una vi­vien­da par­ti­cu­lar– du­ra to­da la ma­ña­na pe­ro tie­ne pre­mio: una co­mi­da en el res­tau­ran­te del Pa­ra­dor Na­cio­nal, si­tua­do den­tro del re­cin­to amu­ra­lla­do de la Al­ham­bra, en lo que fue el Con­ven­to de San Fran­cis­co. Aquí es­tu­vo en­te­rra­da la Rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca has­ta que Car­los V cons­tru­yó la Ca­pi­lla Real de Gra­na­da pa­ra alo­jar los cuer­pos de sus pa­dres y abue­los en la Ca­te­dral que es­ta­ba le­van­tan­do.

Jun­to a la Ca­te­dral es­tá lo que fue el Mer­ca­do de la Se­da, un au­tén­ti­co zo­co ára­be don­de hoy se ven­den re­cuer­dos y al­go de ar­te­sa­nía. Pe­ro si quie­res ma­nu­fac­tu­ras de las bue­nas, vi­si­ta un ta­ller de ta­ra­cea, téc­ni­ca ar­te­sa­nal ára­be con la que se ha­cen ob­je­tos o mue­bles de ma­de­ra con in­crus­ta­cio­nes de hue­so, me­tal o com­bi­na­cio­nes de ma­de­ras for­man­do fi­gu­ras geo­mé­tri­cas. Ar­te­sa­nía Val­di­vie­so (Cues­ta Go­mé­rez, 41) es una bue­na re­fe­ren­cia a me­dio ca­mino en­tre la Al­ham­bra y la Ca­te­dral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.