La pri­me­ra

deViajes - - RUTA -

Via­jar co­mo los famosos pe­ro a pre­cio low cost? Esa es la pri­me­ra im­pre­sión que uno tie­ne cuan­do lle­ga al ae­ro­puer­to de Nue­va York y, sin pa­sar por el mos­tra­dor de fac­tu­ra­ción ni por los fé­rreos con­tro­les de se­gu­ri­dad, le con­du­cen di­rec­ta­men­te a la pis­ta de des­pe­gue en un co­che. Una sim­ple com­pro­ba­ción del pa­sa­por­te an­tes de cru­zar la puer­ta del avión y ¡voi­là! Uno par­te rum­bo al pri­mer des­tino ame­ri­cano del via­je.

En po­co me­nos de una ho­ra se cu­bre la dis­tan­cia en­tre Nue­va York y las cas­ca­das más fa­mo­sas de la Tie­rra, con per­mi­so de las Vic­to­ria o el Sal­to Ángel: las Niagara Falls. Es tal su fa­ma y su éxi­to tu­rís­ti­co (con 13 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año, es una de las atrac­cio­nes más con­cu­rri­das del mun­do), que en torno a las ca­ta­ra­tas han cre­ci­do dos ciu­da­des, una a ca­da la­do de la fron­te­ra: Niagara Falls (USA) y Niagara Falls On­ta­rio (Ca­na­dá).

La ver­tien­te ca­na­dien­se es la más es­pec­ta­cu­lar, sin du­da, así que tras cru­zar el puen­te que ha­ce de fron­te­ra, di­rí­ge­te al Walk on Whi­te Wa­ter, un sen­de­ro bos­co­so que dis­cu­rre jun­to al Niagara Ri­ver, don­de po­drás com­pro­bar de cer­ca qué as­pec­to tie­nen unos rá­pi­dos de ni­vel 6 (se­gún la es­ca­la internacional, es­ta es la más al­ta. Es­ta es­tá con­si­de­ra­da co­mo ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil o no na­ve­ga­ble, por ello aquí es­tá prohi­bi­da la na­ve­ga­ción y por su­pues­to, el ba­ño. (4330, Niagara Park­way. En­tra­da: 8 €).

Más atrac­cio­nes con el lí­qui­do ele­men­to co­mo pro­ta­go­nis­ta son Jour­ney Behind the Falls (se vi­si­tan los tú­ne­les que re­co­rren la par­te tra­se­ra de las cas­ca­das. En­tra­da: 12 €), Niagara’s Fury (atrac­ción me­cá­ni­ca que re­crea el ori­gen de es­te sal­to de agua. En­tra­da: 10 €) o el Niagara Falls Illu­mi­na­tion (ilu­mi­na­ción noc­tur­na de las ca­ta­ra­tas. En­tra­da li­bre).

Si de to­das tie­nes que es­co­ger una, nues­tra re­co­men­da­ción es que te apuntes a un tra­yec­to en el mí­ti­co Maid of the Mist, en fun­cio­na­mien­to des­de 1846. Es­te bar­co, do­ta­do de un po­ten­te mo­tor, desafía la im­pre­sio­nan­te fuer­za del agua y se acer­ca has­ta el mis­mí­si­mo lí­mi­te in­fe­rior de las cas­ca­das. Tie­nes la du­cha ase­gu­ra­da aun­que, tran­qui­lo, el chubasquero en­tra en el pre­cio (tour: 16 €. www.nia­ga­ra­parks.com).

Jun­to al mi­ra­dor si­tua­do en la par­te su­pe­rior de las Niagara Falls, no de­jes de vi­si­tar las tien­das de re­cuer­dos si quie­res cons­ta­tar has­ta qué pun­to lle­ga la ima­gi­na­ción de los di­se­ña­do­res de sou­ve­nirs. Un bo­te­llín o un lla­ve­ro con agua de las cas­ca­das te cos­ta­rá 1,50 €, aun­que ya que es­tás en Ca­na­dá es me­jor que te com­pres al­gún tí­pi­co pro­duc­to ela­bo­ra­do con si­ro­pe de ar­ce: ¡sa­be a ma­de­ra y es­tá bue­ní­si­mo!

Na­ve­ga­ción en el mí­ti­co bar­co Maid of the Mist.

Jet pri­va­do de la com­pa­ñía Maui­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.