Sal­to en el tiem­po

deViajes - - RUTA -

JJus­to en la ori­lla opues­ta a la de Nia­ga­raOn-The-La­ke, el la­go On­ta­rio ba­ña la es­tu­pen­da e in­tere­san­tí­si­ma To­ron­to, la ma­yor ciu­dad de Ca­na­dá. Aun­que To­ron­to me­re­ce­ría un reportaje en sí mis­ma, y por su­pues­to un via­je de unos días pa­ra ella so­la, no es­tá de más (ya que te en­cuen­tras a po­co más de una ho­ra en co­che des­de aquí) que le de­di­ques una rá­pi­da vi­si­ta an­tes de se­guir tu pe­ri­plo.

Un buen lu­gar pa­ra to­mar­le las me­di­das a es­ta me­tró­po­li y ubi­car­te en su ma­pa de as­fal­to es la to­rre de co­mu­ni­ca­cio­nes CN To­wer (En­tra­da 18 €). Su mi­ra­dor –si­tua­do a 346 me­tros del sue­lo– es una de las atrac­cio­nes más fa­mo­sas de la ciu­dad, y cuan­do subas en­ten­de­rás por qué. Ade­más de una in­creí­ble pa­no­rá­mi­ca de 360 º, po­drás con­tem­plar To­ron­to ba­jo tus pies: hay una zo­na don­de... ¡el sue­lo es de cris­tal!

Con esa pri­me­ra im­pre­sión so­bre To­ron­to (y te ase­gu­ra­mos que te que­da­rán ga­nas de vol­ver), de­be­rás re­gre­sar so­bre tus pa­sos pa­ra su­bir­te de nue­vo a tu avión pri­va­do rum­bo al se­gun­do des­tino del via­je. Un trá­mi­te mí­ni­mo sin es­pe­ras de ae­ro­puer­to, y zas, en me­nos de una ho­ra te en­con­tra­rás ate­rri­zan­do en Ha­rris­burg, la ca­pi­tal del es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Pennsyl­va­nia, uno de los que con­cen­tra ma­yor po­bla­ción amish del mun­do.

Los amish (la co­mu­ni­dad que apa­re­ce en la pe­lí­cu­la de Ha­rri­son Ford, Úni­co Tes­ti­go) son un gru­po re­li­gio­so que en el si­glo XVIII emi­gra­ron des­de Ale­ma­nia y Sui­za pa­ra es­ta­ble­cer­se en es­ta re­gión agrí­co­la del Nor­te de los Es­ta­dos Uni­dos. La co­mu­ni­dad amish no es, por su­pues­to, un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, pe­ro sus cos­tum­bres y su es­pe­cial es­ti­lo de vi­da han he­cho que mu­chas per­so­nas se acer­quen has­ta aquí pa­ra vi­si­tar­les (aun­que no se pro­di­gan de­ma­sia­do) y co­no­cer un po­co más su for­ma de vi­vir.

El epi­cen­tro de la Amish Country es In­ter­cour­se, una pe­que­ña po­bla­ción ro­dea­da de gran­jas y cam­pos de cul­ti­vo, don­de pre­ci­sa­men­te se ro­da­ron al­gu­nas es­ce­nas de la men­cio­na­da pe­lí­cu­la Úni­co Tes­ti­go.

En In­ter­cour­se nu­me­ro­sas tien­das ven­den la ar­te­sa­nía tí­pi­ca de es­ta co­mu­ni­dad, co­mo los quilts (cu­bre­ca­mas he­chos con va­rias te­las di­fe­ren­tes y de­co­ra­dos con patch­work) y otras pren­das co­si­das a mano. Una co­se­do­ra pue­de tar­dar en­tre tres me­ses y un año en ha­cer una de es­tas pie­zas, por lo que no te sor­pren­das por el pre­cio.

Otro de sus fuer­tes es la ven­ta de pro­duc­tos fres­cos o con­ser­vas ve­ge­ta­les. Po­drás en­con­trar has­ta 300 va­rie­da­des de ellas en la Can­ning Com­pany (3612, East New­port Road), don­de un bo­te de chow chow (he­cho a ba­se de maíz, ju­días y za­naho­ria) te cos­ta­rá unos 2 €.

TRA­DI­CIO­NES SE­CU­LA­RES

Den­tro de las múl­ti­ples re­li­gio­nes que se pro­fe­san en los Es­ta­dos Uni­dos, los amish –de con­fe­sión anabap­tis­ta– son qui­zás el gru­po que des­pier­ta más in­te­rés. Es­tos han re­nun­cia­do a la ma­yo­ría de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos: no usan vehícu­los a mo­tor, ni co­rrien­te eléc­tri­ca y el te­lé­fono sólo en ca­so de emer­gen­cia; con­fec­cio­nan su pro­pio ves­tua­rio, or­ga­ni­zan sus pro­pias es­cue­las, los ofi­cios re­li­gio­sos se ce­le­bran en las ca­sas pri­va­das y con­ser­van el ale­mán de sus an­ces­tros co­mo len­gua vehi­cu­lar.

Pa­ra co­no­cer un po­co me­jor có­mo vi­ven, pue­des vi­si­tar una ca­sa y una es­cue­la, hoy con­ver­ti­das en cen­tro de in­ter­pre­ta­ción (3121, Old Phi­la­delp­hia Pi­ke. Bird-in-Hand. En­tra­da: 27 €. www.amis­hex­pe­rien­ce.com).

Las ca­rre­tas son el me­dio de trans­por­te de

los amish.

Ha­bi­tan­te de Amish Country.

Con­ser­vas ela­bo­ra­das

por los amish.

Fá­bri­ca de cho­co­la­te Hers­hey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.