His­to­ria y ar­te

deViajes - - AGENDA -

To­dos los San­tos que­da a 73 km de Ca­bo San Lu­cas y es­tá cla­si­fi­ca­do por Tu­ris­mo de Mé­xi­co co­mo Pue­blo Má­gi­co, un re­co­no­ci­mien­to a quie­nes ha­bi­tan y han sa­bi­do guar­dar la ri­que­za cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de su lo­ca­li­dad. Su si­tua­ción le pro­por­cio­na un cli­ma tem­pla­do que atrae a crea­do­res en bus­ca de una at­mós­fe­ra apa­ci­ble: aquí hay más de 20 ga­le­rías de ar­tes plás­ti­cas, ade­más de ar­te­sa­nos lo­ca­les que in­ter­pre­tan de di­ver­sas ma­ne­ras el te­ma de la muer­te, tan pre­sen­te en la cul­tu­ra me­xi­ca­na, con una bue­na do­sis de hu­mor.

San Lu­cas fue fun­da­do en 1733 co­mo la Mi­sión de San­ta Rosa, por el pa­dre Se­gis­mun­do Ta­ra­val. El pue­blo pros­pe­ró a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX por su pro­duc­ción de azú­car. La ma­yor par­te de los edi­fi­cios de es­ti­lo co­lo­nial que to­da­vía po­de­mos ver, ca­sas be­lla­men­te cons­trui­das, fue­ron fi­nan­cia­dos por esa in­dus­tria, des­apa­re­ci­da a me­dia­dos del pa­sa­do si­glo. Es un pue­blo pe­que­ño, en cu­yo cen­tro se le­van­ta el edi­fi­cio blan­co de la Mi­sión de Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar (1724).

Pe­ro cien me­tros ca­lle aba­jo lle­ga­re­mos a lo más vi­si­ta­do por el tu­ris­mo: el Ho­tel Ca­li­for­nia. La ya mí­ti­ca can­ción de los Ea­gles en los años se­ten­ta creó la le­yen­da que lo acom­pa­ña. Se­gún los se­gui­do­res del mi­to, la le­tra de la can­ción des­cri­be con mi­nu­cio­si­dad las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­te ho­tel en To­dos los San­tos, co­mo que es­tá cer­ca de una Mi­sión (Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar, a sus es­pal­das) o que tie­ne una ca­rre­te­ra al de­sier­to (“On a dark de­sert high­way...”).

Ac­tual­men­te es un pe­que­ño ho­tel con en­can­to de 11 ha­bi­ta­cio­nes cu­ya clien­te­la es en un 80% nor­te­ame­ri­ca­na. En el jar­dín de su res­tau­ran­te La Co­ro­ne­la pue­des co­mer unas El de­sier­to de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur es una maravilla eco­ló­gi­ca en la que abun­dan for­mas de vi­da úni­cas, es­pe­cia­li­za­das en so­bre­vi­vir con unos po­cos días de llu­via to­rren­cial al año. El car­dón gi­gan­te es una de ellas. Es­ta plan­ta se dis­tin­gue por te­ner la for­ma de un candelabro, los ejem­pla­res más lon­ge­vos, de más de 250 años de vi­da, pre­sen­tan un grue­so ta­llo del que cre­cen has­ta 25 ra­mas ver­ti­ca­les. El car­dón es ex­per­to en al­ma­ce­nar agua, de for­ma que en su in­te­rior al­ber­ga va­rias to­ne­la­das, de esa des­pen­sa vi­ve du­ran­te los lar­gos pe­rio­dos de se­quía. Los car­do­nes, así co­mo cac­tus gi­gan­tes y ár­bo­les co­mo el to­ro­te (que flo­re­ce a las 24 ho­ras de re­ci­bir la llu­via), en­dé­mi­cos de es­te eco­sis­te­ma, ocu­pan el cen­tro de la pe­nín­su­la y lle­gan ca­si has­ta la cos­ta. En nin­gún otro lu­gar del mun­do se pue­de en­con­trar un de­sier­to con cac­tus gi­gan­tes jun­to a un mar con ba­lle­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.