El retiro de los re­yes

deViajes - - RUTA -

o pri­me­ro que te sor­pren­de­rá na­da más lle­gar a Es­to­ril, tras 25 km de re­co­rri­do des­de Lis­boa, es el gran nú­me­ro de pa­la­ce­tes que sal­pi­can la cos­ta. Aquí tie­nes la má­xi­ma con­cen­tra­ción de lu­jo del país, no sólo por los ho­te­les de 5* –14 es­ta­ble­ci­mien­tos en ape­nas 9 km2– sino por el ai­re de gla­mour y so­fis­ti­ca­ción que flo­ta en ca­da rin­cón del am­bien­te.

El prín­ci­pe ja­po­nés Ta­ka­mat­su fue uno de los pri­me­ros en po­ner es­ta lo­ca­li­dad de mo­da al ele­gir­la, en 1930, pa­ra su lu­na de miel. El cli­ma tem­pla­do, los ex­cep­cio­na­les pai­sa­jes, las aguas ter­ma­les y la neu­tra­li­dad por­tu­gue­sa fue­ron un po­de­ro­so imán pa­ra la aris­to­cra­cia eu­ro­pea. Es­to­ril de­jó de ser un pue­blo de pes­ca­do­res pa­ra con­ver­tir­se en cen­tro tu­rís­ti­co: cons­tru­yó ca­rre­te­ras, re­no­vó el puer­to y le­van­tó un ca­sino pa­ra en­tre­te­ner a sus ilus­tres ve­ra­nean­tes, en­tre ellos, la Ca­sa Real es­pa­ño­la.

En la ac­tua­li­dad, el Ca­sino ( 00 351 214 66 77 00) ha per­di­do gla­mour y no exi­ge eti­que­ta, pe­ro te im­pac­ta­rá su ta­ma­ño –es el ma­yor de Eu­ro­pa– y su ni­vel de apues­tas: en la zo­na VIP se jue­ga des­de 10 € has­ta 13.000 €.

LA­quí so­lían ju­gar los Con­des de Bar­ce­lo­na des­pués de una dul­ce pa­ra­da en Ga­rrett (Av­da. de Ni­za, 54). En es­ta le­gen­da­ria pas­te­le­ría pue­des to­mar un clau­din­ho (flau­ta con me­ren­gue), el fa­vo­ri­to de Don Juan, an­tes de ir a Vi­la Gi­ral­da –rua de In­gla­te­rra, 387–, la an­ti­gua re­si­den­cia de los Con­des de Bar­ce­lo­na. No se pue­de vi­si­tar, pe­ro te im­pac­ta­rá ver es­ta man­sión de 871 m2 en la que vi­vía la Fa­mi­lia Real y don­de, el Jue­ves San­to de 1956, Don Juan Car­los ma­tó a su her­mano, Al­fon­so, mien­tras am­bos ju­ga­ban con una pis­to­la.

LA COS­TA DE CAS­CAIS

Aníma­te a re­co­rrer a pie o en bi­ci­cle­ta los 3 km que te se­pa­ran del cas­co ur­bano de Cas­cais –los do­min­gos se cie­rra al trá­fi­co la Ave­ni­da Mar­gi­nal– y aprovecha pa­ra sa­bo­rear un he­la­do en San­ti­ni (Av­da. Val­bom, 28), otro de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de los Con­des de Bar­ce­lo­na. Tie­nes has­ta 150 sa­bo­res de tem­po­ra­da pa­ra ele­gir –no te pier­das el de li­món y cho­co­la­te o el de man­go– an­tes de po­ner rum­bo a la im­po­nen­te for­ta­le­za de Cas­cais y su ma­ri­na, uno de los lu­ga­res más ani­ma­dos de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.