Es­to es lo más

deViajes - - DESTINO -

Sólo 34 km se­pa­ran Cha­mo­nix de Me­gé­ve. La ca­rre­te­ra es bue­na, aun­que te es­pe­ran ca­si 40 mi­nu­tos de bue­nas cur­vas y de es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes has­ta que lle­gues al ex­clu­si­vo re­sort in­ver­nal de Me­gè­ve. Pe­se a la pro­xi­mi­dad, el am­bien­te de una y otra es bien di­fe­ren­te. Mien­tras Cha­mo­nix es muy ju­ve­nil y de­por­ti­vo, en Me­gè­ve to­do es más tran­qui­lo y el gla­mour se pal­pa en las ca­lle­jue­las de su nú­cleo ur­bano, don­de vas a en­con­trar ho­te­les más lu­jo­sos y un après-ski más adul­to, lu­jo­so y re­la­ja­do.

Me­gè­ve na­ció con el gla­mour in­clui­do. Fue la Ba­ro­ne­sa Noé­mie Roths­child la ar­tí­fi­ce de que es­te va­lle de ga­na­de­ros se con­vir­tie­ra a par­tir de 1920 en me­ca de mi­llo­na­rios aman­tes del esquí. Abu­rri­da de St. Mo­ritz, en­ton- ces el re­sort de in­vierno de mo­da en­tre los mi­llo­na­rios, y acon­se­ja­da por su ins­truc­tor de esquí, com­pró a los cam­pe­si­nos una mon­ta­ña pa­ra cons­truir en ella el Pa­lais du Mont d’Ar­bois (golf, re­mon­tes, ho­te­les...).

Des­de la mon­ta­ña de los Roths­child se di­vi­sa to­do el va­lle y es una de las áreas del do­mi­nio es­quia­ble de Me­gè­ve, ade­más de la zo­na más desea­da pa­ra po­seer un cha­let o sim­ple­men­te alo­jar­se.

El Pa­lais de Noé­mie, de es­ti­lo sa­bo­yano, es aho­ra una par­te del Do­mai­ne du Mont d’Ar­bois ( www.mont-dar­bois.fr), que cuen­ta con dos ho­te­les, uno de ellos in­te­gra­dos en la red de lu­jo Re­lais & Châ­teaux, cin­co res­tau­ran­tes, el cam­po de golf al­pino más an­ti­guo del mun­do y un spa pa­ra re­la­jar­se vien­do mon­ta­ñas ne­va­das des­de sus gran­des ven­ta­na­les.

Me­gè­ve es una po­bla­ción des­per­di­ga­da por las la­de­ras. Cien­tos de ca­si­tas pa­re­cen que­rer su­bir­se a las cum­bres. En la ba­se del va­lle se en­cuen­tra el nú­cleo his­tó­ri­co, un pue­ble­ci­to que ha sa­bi­do con­ser­var las pe­cu­lia­ri­da­des de la ar­qui­tec­tu­ra de la zo­na, cha­lets de no mu­cha al­tu­ra he­chos con pie­dra y ma­de­ra. La ma­yor par­te del cen­tro es­tá ce­rra­do al trá­fi­co, así que ten­drás que apar­car tu vehícu­lo en las afue­ras o en los apar­ca­mien­tos ha­bi­li­ta­dos y re­co­rrer­lo a pie.

En una de sus ca­lles en­con­tra­rás el Mu­sèe du Haut-Val d’Arly (84, rue du Dr. Char­les Soc­quet), una gran­ja del si­glo XIX con­ver­ti­da en mu­seo et­no­grá­fi­co. Muy cer­ca es­tá la pla­za prin­ci­pal, don­de están el ayun­ta­mien­to, la Igle­sia y AA­llard ( www.aa­llard.com), una sas­tre­ría de ropa de esquí abier­ta en 1930 que tie­ne en su cu­rrí­cu­lum ha­ber crea­do los pri­me­ros fu­seau, pan­ta­lo­nes de es­quiar de pier­na es­ti­ra­da que sus­ti­tu­ye­ron a los bom­ba­chos que se usa­ban en­ton­ces.

Ar­mand Allard, el fun­da­dor, acos­tum­bra­ba a ir a Pa­rís an­tes del co­mien­zo de la tem­po­ra­da in­ver­nal pa­ra to­mar las me­di­das a los ex­clu­si­vos clien­tes. Co­mo es ló­gi­co, ya no ha­cen ropa de esquí a me­di­da, pe­ro su bou­ti­que ca­si un cas­ti­llo si­gue sien­do un re­fe­ren­te del prêt-à-por­ter in­ver­nal más ex­clu­si­vo.

Por es­ta zo­na están el res­to de tien­das dig­nas de vi­si­tar. De­jan­do apar­te las de de­co­ra­ción, que son las más ha­bi­tua­les, pue­des echar un vis­ta­zo en Blu & Berry (pla­za de la Igle­sia), don­de ven­den mo­da de gran­des mar­cas.

Pa­ra ad­qui­rir bue­nos pro­duc­tos lo­ca­les, Lai­te­rie Gai­don ( www.lai­te­rie­gaid­don.com) es una ex­ce­len­te op­ción. Ade­más de ven­der que­sos, te­rri­nas de foie, tie­nen un co­me­dor en la par­te de atrás don­de se pue­de pi­co­tear una se­lec­ción de es­tos man­ja­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.