UNA ES­CA­LE­RA EN ME­DIO DEL ATLÁN­TI­CO

deViajes - - DOSSIER -

San­ta Ele­na ya no es aque­lla tie­rra in­hós­pi­ta a la que Na­po­léon fue des­te­rra­do tras la ba­ta­lla de Wa­ter­loo. Con los años, es­te te­rri­to­rio bri­tá­ni­co de ul­tra­mar ha cam­bia­do de­sola­ción por me­lan­co­lía y man­tie­ne una más que acep­ta­ble ofer­ta tu­rís­ti­ca pa­ra los aman­tes de las tie­rras sin ex­plo­rar. En Ja­mes­town, su ca­pi­tal, te sor­pren­de­rán sus edi­fi­cios de es­ti­lo geor­giano y la zo­na por­tua­ria, que se ha man­te­ni­do ca­si in­tac­ta a lo lar­go de los años. Pe­ro, ade­más de la Ca­sa Longwood, don­de es­tu­vo Na­po­léon has­ta su muer­te y que con­ser­va ob­je­tos per­so­na­les del man­da­ta­rio, el gran atrac­ti­vo es la Es­ca­le­ra de Ja­cob: 699 es­ca­lo­nes cons­trui­dos en 1829 pa­ra co­nec­tar Ja­mes­town con la guar­ni­ción de Lad­der Hill. Una vez arri­ba, ve­rás que el es­fuer­zo ha va­li­do la pe­na, con la pa­no­rá­mi­ca de los acan­ti­la­dos de es­ta tie­rra atlán­ti­ca. Infórmate en www.st­he­le­na.se.

La Es­ca­le­ra de Ja­cob, ex­ca­va­da

en la ro­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.