Pri­me­ra es­ca­la

deViajes - - PORTADA -

Le pa­sa co­mo a tan­tas me­tró­po­lis cuan­do las ob­ser­vas por vez pri­me­ra a vis­ta de pá­ja­ro des­de el avión o en un rá­pi­do tras­la­do en au­to­bús del ae­ro­puer­to: es in­abar­ca­ble, caó­ti­ca, pol­vo­rien­ta (aquí ca­si nun­ca llue­ve) y siem­pre cu­bier­ta de niebla. Li­ma no es de esas ciu­da­des que te enamo­ra­rá a pri­me­ra vis­ta, pe­ro si te aden­tras un po­co en su en­tra­ma­do po­drás vi­vir en pri­me­ra per­so­na el es­pec­ta­cu­lar boom cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­co y ar­tís­ti­co que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do la ca­pi­tal cu­yo cen­tro, por cier­to, es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1991.

Pa­ra em­pe­zar con un po­co de his­to­ria, si­túa tu pun­to de par­ti­da en la Pla­za de Ar­mas (o Pla­za Ma­yor), la cu­na de esa Li­ma co­lo­nial que Fran­cis­co Pi­za­rro hi­zo le­van­tar en la ori­lla sur del río Rí­mac en el si­glo XVI. Co­mo cen­tro de po­der que fue –y que si­gue sien­do, ya que aquí se le­van­ta el Edi­fi­cio del Go­bierno– la pla­za es­tá col­ma­da de jar­di­nes y sun­tuo­sas re­si­den­cias con ga­le­rías de ma­de­ra, co­mo la que ador­na la fachada del Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal. Una cu­rio­si­dad: la fuente de bron­ce si­tua­da en el cen­tro de la pla­za no so­lo es uno de los ele­men­tos más an­ti­guos (1650), sino que to­dos los 27 de ju­lio (el Día de la In­de­pen­den­cia) de sus ca­ños bro­ta la be­bi­da pe­rua­na por ex­ce­len­cia... ¡el pis­co!

Tam­bién en la Pla­za de Ar­mas se ha­lla la Ca­te­dral de Li­ma, jus­to en el pun­to en el que en 1535 se le­van­ta­ra la pri­me­ra igle­sia de la ciu­dad por or­den de Pi­za­rro. El se­pul­cro del con­quis­ta­dor es­pa­ñol se en­cuen­tra en la ca­pi­lla si­tua­da en la en­tra­da a la ba­sí­li­ca, a mano de­re­cha. La re­co­no­ce­rás por sus ri­cos mo­sai­cos alu­si­vos a la Con­quis­ta.

Du­ran­te si­glos se cre­yó que el cuer­po que ocu­pa­ba es­te lu­gar era efec­ti­va­men­te de Pi­za­rro, pe­ro en los años 80 del si­glo XX, du­ran­te un pro­ce­so de res­tau­ra­ción, los con­ser­va­do­res se per­ca­ta­ron de que los ver­da­de­ros hue­sos del con­quis­ta­dor se ha­lla­ban en reali­dad en la crip­ta de la Ca­te­dral.

Más res­tos ilus­tres no muy le­jos de aquí, la ve­ci­na igle­sia de San­to Do­min­go ate­so­ra las re­li­quias de tres im­por­tan­tes san­tos pe­rua­nos: San Juan Macías, San Martín de Po­rres (el pri­mer san­to ne­gro de Amé­ri­ca) y San­ta Rosa de Li­ma.

Pla­za de ar­mas y su fa­mo­sa fuente.

Mo­nas­te­rio de San

Fran­cis­co.

Pie­zas del Mu­seo Lar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.