Pe­rú an­tes de los in­cas

deViajes - - PORTADA - www. es­cue­la­de­ta­bla­mu­chik.com).

Pue­des plan­tear­te una ru­ta en co­che o un cor­to tra­yec­to en avión (no­so­tros te re­co­men­da­mos es­to se­gun­do) pa­ra lle­gar a la co­lo­nial Tru­ji­llo, si­tua­da a unos 561 ki­ló­me­tros al Nor­te de Li­ma. La co­lo­ri­da ciu­dad que le­van­tó Pi­za­rro –y pu­so nom­bre en ho­nor a su pue­blo ex­tre­me­ño na­tal– se ubi­ca en una re­gión ás­pe­ra y ári­da, don­de la llu­via es ca­si un mi­la­gro. Aquí ha­ce mi­les de años el hombre su­po adap­tar­se y plan­tar la si­mien­te de lo que con el tiem­po se­rían las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes prehis­pá­ni­cas.

UNA CUL­TU­RA DE HA­CE SI­GLOS

En es­te te­rri­to­rio ba­ña­do por el Pa­cí­fi­co sur­gió la cul­tu­ra de los mo­chi­cas, un pue­blo an­te­rior a los tan po­pu­la­res in­cas y que he­mos es­co­gi­do co­mo hi­lo con­duc­tor de es­te reportaje. Pa­ra no abru­mar­te con he­chos his­tó­ri­cos –que ya po­drás apren­der cuan­do vi­si­tes la cos­ta nor­te– so­lo un par de da­tos pa­ra si­tuar­te: los mo­chi­cas era un pue­blo de gue­rre­ros, sa­cer­do­tes, agri­cul­to­res y ar­te­sa­nos que flo­re­ció en­tre los si­glos I a.C y VII d.C (¡go­ber­na­ron du­ran­te 800 años!), mo­men­to en que fue­ron des­pla­za­dos por las cul­tu­ras que do­mi­na­ría los si­glos si­guien­tes: los hua­ris y los chi­mús.

El pri­mer pun­to que no de­bes per­der­te cer­ca de Tru­ji­llo es el com­ple­jo de las Hua­cas del Sol y de la Lu­na, eri­gi­das

co­mo cen­tros de po­der del pue­blo mo­che. Ase­gú­ra­te de vi­si­tar es­pe­cial­men­te l a se­gun­da pi­rá­mi­de (la pri­me­ra sue­le es­tar ce­rra­da al pú­bli­co), que fue el es­pa­cio de­di­ca­do al cul­to re­li­gio­so, y en l a que po­drás con­tem­plar de cer­ca los al­to­rre­lie­ves po­li­cro­ma­dos por los que los mo­chi­cas se han he­cho famosos... ¡Son una ver­da­de­ra maravilla!

En­tre to­das las fi­gu­ras des­cu­bri­rás un ros­tro que en­se­ña los dien­tes y que se re­pi­te con fre­cuen­cia: se tra­ta de Ai Apaec, el De­ca­pi­ta­dor, el te­mi­ble dios adorado por es­ta ci­vi­li­za­ción.

AR­QUEO­LO­GÍA Y LE­YEN­DAS

Tras l a vi­si­ta al si­tio, acér­ca­te has­ta el fla­man­te Mu­seo Hua­cas de Mo­che (Ctra. Cam­pi­ña de Mo­che. En­tra­da a la Hua­ca y al Mu­seo: 4 €. www.hua­cas­de­mo­che.

pe), don­de se ex­po­nen nu­me­ro­sos ob­je­tos ce­re­mo­nia­les ha­lla­dos en es­te lu­gar. Es­te mu­seo es prác­ti­ca­men­te una novedad ya que se abrió en 2007.

Si te gus­ta la ico­no­gra­fía mo­chi­ca y pa­ra dar rien­da suel­ta al mo­men­to com­pras, pue­des acer­car­te has­ta el ve­cino cen­tro

con un cha­pu­zón en la pla­ya ar­te­sano Ma­nos Mo­che­ras, don­de ela­bo­ran to­do ti­po de ar­te­sa­nía en cue­ro ins­pi­ra­da en el ar­te de es­te pue­blo prein­cai­co (Ctra. Cam­pi­ña de Mo­che. Des­de 2 €).

PLA­YA Y SURF

Pa­ra re­fres­car­te des­pués de una jor­na­da so­bre el te­rreno ar­queo­ló­gi­co di­rí­ge­te a Huan­cha­co, una lo­ca­li­dad ma­ri­ne­ra muy po­pu­lar en­tre la ju­ven­tud lo­cal, que sue­le aba­rro­tar sus pla­yas (aquí las lla­man bal­nea­rios) es­pe­cial­men­te du­ran­te los días de fies­ta y los fi­nes de se­ma­na.

So­bre la are­na y en el mar po­drás ver­los tra­di­cio­na les ca­ba­lli­tos de­to to­ra –em­bar­ca­cio­nes mi­le­na­rias que ya usa­ban los mo­chi­cas– y que en Huan­cha­co se si­guen uti­li­zan­do tan­to pa­ra fae­nar co­mo pa­ra el re­creo de los tu­ris­tas que vi­si­tan la po­bla­ción.

Si eres afi­cio­na­do al surf te gus­ta­rá sa­ber que en es­te lu­gar, ade­más de la tra­di­cio­nal ta­bla, tam­bién se uti­li­zan es­tos ca­ba­lli­tos de to­to­ra pa­ra sur­car las olas. (Al­qui­ler ma­te­rial y cur­sos de surf en Es­cue­la de Ta­bla Muchik. Vic­tor Lar­co, 650.

ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial

La Pla­za de Ar­mas es el cen­tro de reunión de la ciu­dad.

Ven­ta­na en­re­ja­da en una ca­lle de Tru­ji­llo.

De­ta­lle de la pi­rá­mi­de Hua­ca de la Lu­na.

Com­ple­jo de ado­be de Chan Chan.

Re­man­do en un ca­ba­lli­to de to­to­ra.

Ca­rac­te­ri­za­ción de un gue­rre­ro mo­che en Chan Chan.

ert erty erty erty erty erty erty erty ertn la cu­bier­ta. Pa­seo ma­rí­ti­mo de Huan­cha­co.

Re­lie­ve en Chan Chan.

Las pla­yas de Hua­cha­co son idea­les pa­ra ha­cer

surf.

Pie­za del Mu­seo Hua­cas de

Mo­che.

Di­se­ños en cue­ro en Ma­nos Mo­che­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.