Mo­mias de éli­te

deViajes - - PORTADA -

Al­go más al nor­te, la ru­ta mo­che te lle­va­rá has­ta Chi­cla­yo, una ba­se de ope­ra­cio­nes per­fec­ta pa­ra co­no­cer los so­ber­bios com­ple­jos ar­queo­ló­gi­cos que se en­cuen­tran en las in­me­dia­cio­nes de la ciu­dad. Los dos más im­por­tan­tes (y es­pec­ta­cu­la­res) son el Cen­tro Ar­queo­ló­gi­co El Bru­jo, don­de ha­ce ape­nas ocho años los ar­queó­lo­gos en­con­tra­ron el se­pul­cro in­tac­to de una go­ber­nan­te mo­chi­ca; y Hua­ca Ra­ja­da, el lu­gar don­de en 1987 se des­cu­brió al Se­ñor de Si­pán, el más im­por­tan­te ha­llaz­go de la cul­tu­ra mo­che has­ta nues­tros días.

Em­pie­za pues vi­si­tan­do el com­ple­jo de El Bru­jo, don­de re­po­san los res­tos de una mu­jer de la éli­te mo­chi­ca –la Se­ño­ra de Cao– que vi­vió en el si­glo V y que por aho­ra es la úni­ca go­ber­nan­te fe­me­ni­na de la que se tie­ne cons­tan­cia. Ade­más de las vi­si­tas de cam­po a la zo­na don­de se ha­lló la tum­ba real, no de­jes de co­no­cer el Mu­seo de Cao, don­de se ex­hi­be el so­fis­ti­ca­do ajuar fu­ne­ra­rio de la rei­na (atuen­dos, ce­rá­mi­cas, jo­yas...) y de los acom­pa­ñan­tes que fue­ron en­te­rra­dos con ella. En otra sa­la es­tá la pro­pia mo­mia de la Se­ño­ra a la que in­clu­so se le dis­tin­guen los ta­tua­jes. (Mag­da­le­na de Cao-As­co­pe. En­tra­da: 3,5 €. www.fun­da­cion­wie­se.com).

Otro se­pul­cro re­gio es el que el ar­queó­lo­go Wal­ter Al­va, el Ho­ward Car­ter de Pe­rú, ha­lló a 35 km de Chi­cla­yo en lo que se­ría uno de los ma­yo­res des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos del si­glo XX: la tum­ba del Se­ñor de Si­pán, que go­ber­nó en el si­glo III. Su mo­mia es­ta­ba ata­via­da con pren­das de oro y más de 400 jo­yas y pie­dras se­mi­pre­cio­sas, y no so­lo eso, el rey fue en­te­rra­do con su cor­te, sie­te guar­dia­nes, tres mu­je­res y un ni­ño, y los ani­ma­les do­més­ti­cos.

La ru­ta ló­gi­ca pa­ra co­no­cer bien es­te mag­ní­fi­co le­ga­do es vi­si­tar en pri­mer lu­gar el en­cla­ve ar­queo­ló­gi­co de Hua­ca Ra­ja­da (lu­gar de ubi­ca­ción de las tum­bas), y di­ri­gir­se des­pués al Mu­seo Tum­bas Reales de Si­pán, don­de se ex­po­ne el te­so­ro. Cal­cu­la que la vi­si­ta com­ple­ta te lle­va­rá un día. ¡Hay mu­cho que ver! (Av. Juan Pa­blo Viz­car­do, 895. Lam­ba­ye­que. En­tra­da: 3,5 €. www.mu­seo­tum­bas­rea­les­si­pan.pe).

Si con los de El Bru­jo y Hua­ca Ra­ja­da no tu­vis­te su­fi­cien­te, no de­jes de vi­si­tar los otros

ves­ti­gios de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas que se asen­ta­ron en el va­lle de Lam­ba­ye­que. En­tre ellos están el com­ple­jo Hua­ca Ven­ta­rrón, que es­tá sien­do ex­ca­va­do por Ig­na­cio, el hi­jo de Wal­ter Al­va (él mis­mo te pue­de con­tar los có­mo evo­lu­cio­nan los des­cu­bri­mien­tos) y las Pi­rá­mi­des de Tú­cu­me, le­van­ta­das por di­ver­sas cul­tu­ras prein­cai­cas en­tre los si­glo XI y XV y que se de­jan con­tem­plar me­jor des­de el mi­ra­dor si­tua­do en lo al­to de Ce­rro Purgatorio (En­tra­da: 4 €. www.tu­cu­me.com).

Tras las vi­si­tas, un so­plo de ai­re fres­co otra vez cer­ca del mar pue­des te­ner­lo en la cos­te­ra lo­ca­li­dad de Pa­cas­ma­yo, que igual que su­ce­día con Huan­cha­co go­za de un ani­ma­do am­bien­te sur­fe­ro. Un se­cre­to: la te­rra­za del Gran Ho­tel La Es­ta­ción ( www.ho­te­llaes­ta­cion.com.pe) es el lu­gar per­fec­to pa­ra to­mar­te un pis­co con vis­tas a la pla­ya, o una bue­na cau­sa li­me­ña, con pa­ta­ta, li­món, ce­bo­lla y agua­ca­te.

Mer­ca­do de cha­ma­nes en Chi­cla­yo.

Mer­ca­do de

Chi­cla­yo.

Re­lie­ves en el Cen­tro El Bru­jo.

Pie­za del Mu­seo Tum­bas reales de Si­pán.

Trans­por­te tra­di­cio­nal en Pa­cas­ma­yo. Tum­bas reales

de Si­pán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.