Má­gi­ca Al­ham­bra

deViajes - - CIUDAD GRANADA -

Es inevi­ta­ble vi­si­tar el com­ple­jo mo­nu­men­tal de la Al­ham­bra ( www.al­ham­bra­de­gra­na­da.org) en el ce­rro de la Sa­bi­ka y más aho­ra, que ha fi­na­li­za­do la res­tau­ra­ción de los leo­nes en su pa­tio más fa­mo­so.

Pa­ra ac­ce­der a es­te pa­la­cio-for­ta­le­za –má­xi­mo es­plen­dor de la di­nas­tía na­za­rí y del ar­te mu­sul­mán en la Pe­nín­su­la–, sube por la Cues­ta de Go­mé­rez, pa­sa la puer­ta de las Gra­na­das y atra­vie­sa unos jar­di­nes que con­du­cen a las ta­qui­llas. Las en­tra­das se ago­tan pron­to así que cóm­pra­las con an­ti­ci­pa­ción (des­de 13 €).

LOS LEO­NES, RE­CIÉN LA­VA­DOS

Des­de ju­lio de 2012 y des­pués de una dé­ca­da de res­tau­ra­ción, es po­si­ble ver nue­va­men­te a las do­ce pie­zas que dan nom­bre al Pa­la­cio de los Leo­nes en su ubi­ca­ción na­tu­ral, y ejer­cien­do de fuente nue­va­men­te gra­cias a un no­ve­do­so cir­cui­to hi­dráu­li­co di­se­ña­do pa­ra que no los de­te­rio­re. Tam­bién ha si­do res­tau­ra­do el pa­vi­men­to del pa­tio con már­mol de Macael, tal y co­mo fue man­da­do ha­cer por el sul­tán Muham­mad V, en el si­glo XIV.

El con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co enamo­ró a Car­los V, que man­do cons­truir aquí un pa­la­cio re­na­cen­tis­ta. No te lo pier­das, es­tá jus­to a la en­tra­da de los Pa­la­cios Na­za­ríes y su dis­tri­bu­ción in­te­rior, a mo­do de coso y en dos plan­tas, es ma­ra­vi­llo­sa. Ac­tual­men­te es la se­de del Mu­seo de la Al­ham­bra y de Be­llas Ar­tes.

Si te ape­te­ce ver otra ca­ra de la Al­ham­bra, vi­sí­ta­la de no­che (sólo abren los Pa­la­cios Na­za­ríes y el Ge­ne­ra­li­fe).

Aven­tú­ra­te a des­cu­brir el Al­bai­cín, el ba­rrio más an­ti­guo de Gra­na­da. Es apa­sio­nan­te va­ga­bun­dear por el tor­tuo­so en­tra­ma­do que di­bu­jan sus ca­lles y pla­zue­las sal­pi­ca­das de cár­me­nes, an­ti­guas ca­sas ára­bes con jar­dín y pa­tio. Lo ideal es que ac­ce­das por la ro­mán­ti­ca ca­lle de la Ca­rre­ra del Da­rro o la im­po­nen­te Puer­ta de El­vi­ra. Eso sí, co­ge brío pues las ca­lles ad­quie­ren una pen­dien­te más que con­si­de­ra­ble.

No pa­ses por al­to dos lu­ga­res de una be­lle­za so­bre­sa­lien­te. Los ba­ños ára­bes del Ba­ñue­lo (ca­rre­ra del Da­rro, 31) y el pa­la­cio de Dar Al-Ho­rra (ca­lle­jón de las Mon­jas, s/n). És­te úl­ti­mo fue la ca­sa don­de vi­vió la ma­dre de Boab­dil y es un es­tu­pen­do mo­de­lo ca­si in­tac­to de man­sión se­ño­rial mu­sul­ma­na. Am­bos son obras maes­tras, po­co visitadas y de ac­ce­so gra­tui­to.

EL CO­RA­ZÓN DEL AL­BAI­CÍN

Pla­za Lar­ga es el nú­cleo de es­te ba­rrio. Tie­ne un ani­ma­do mer­ca­do los sá­ba­dos y aco­ge ex­ce­len­tes ta­ber­nas, co­mo La Po­rro­na, don­de pue­des pro­bar un ex­ce­len­te cho­to al aji­llo en un co­me­dor de­co­ra­do con imá­ge­nes fla­men­cas.

La vi­si­ta a es­te an­ti­guo ba­rrio ára­be tie­ne su clí­max en el mi­ra­dor de San Ni­co­lás que, jun­to con el Ge­ne­ra­li­fe y el Al­bai­cín, están de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Al mi­ra­dor con­vie­ne que lle­gues al atar­de­cer pa­ra ob­ser­var

la be­lle­za que adquiere el mo­nu­men­to con la pues­ta de sol. Po­drás to­mar imá­ge­nes im­pac­tan­tes, con la Al­ham­bra re­cor­tán­do­se so­bre las cum­bres de Sie­rra Ne­va­da.

A unos 100 me­tros tie­nes el mí­ti­co ba­rrio del Sa­cro­mon­te, for­ma­do por ca­sas-cue­va y fa­mo­so por sus zam­bras y can­tes gi­ta­nos. Al caer la no­che, asis­te a un es­pec­tácu­lo de fla­men­co en una cue­va: es una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias que se pue­den vi­vir en Gra­na­da.

Pa­ra fi­na­li­zar, acér­ca­te a la ca­lle de Cal­de­re­ría Nue­va y sus nu­me­ro­sas te­te­rías, con un aro­ma a té e in­cien­so que atra­pa. Mú­si­ca an­da­lu­sí, luz te­nue, re­pro­duc­cio­nes de ye­se­ría Na­za­rí y mo­bi­lia­rio de or­na­men­ta­ción ára­be ca­rac­te­ri­zan el am­bien­te de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos que, jun­to con las tien­das de ar­te­sa­nía –don­de pue­des ad­qui­rir ba­bu­chas, jue­gos de té, lám­pa­ras de piel o puf–, te tras­por­ta­rán a la me­di­na de cual­quier po­bla­ción del nor­te de Áfri­ca.

Las te­te­rías más in­tere­san­tes son La Orien­tal ( www.gra­na­da­di­rect.com), en Cal­de­re­ría Nue­va es­qui­na Cues­ta Ma­ra­ñas, con una mag­ní­fi­ca re­pos­te­ría; y Dar Zir­yab (Cal­de­re­ría Nue­va, 11), que lle­va más de dos dé­ca­das ha­cien­do té. To­ma asien­to y pi­de al­gún dul­ce y una nar­gui­le (pi­pa de agua). Se­gu­ro que, mien­tras con­tem­plas las vo­lu­tas del hu­mo, soñarás ya con tu pró­xi­ma vi­si­ta a Gra­na­da.

Ta­ller de lu­tier en Cues­ta Go­mé­rez.

Pa­seo por el Al­bai­cín, con la Al­ham­bra.

Ar­co de las Pe­sas, cer­ca de la Pla­za Lar­ga, en el Al­bai­cín.

La Al­ham­bra, vis­ta des­de el Sa­cro­mon­te.

Pa­no­rá­mi­ca del ba­rrio del Al­bai­cín.

In­te­rior de El Ba­ñue­lo.

El Al­bai­cín des­de el pa­la­cio de Dar Al-Ho­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.