SA­LA­MAN­CA La Al­ber­ca

Be­lle­za geo­mé­tri­ca

deViajes - - ESCAPADAS -

En los úl­ti­mos años, es­ta lo­ca­li­dad cas­te­llano-leo­ne­sa, si­tua­da en el co­ra­zón de la Sie­rra de Fran­cia, a 73 km de la ca­pi­tal sal­man­ti­na, se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te pa­ra vi­si­tar de la zo­na.

Los fi­nes de se­ma­na, los autobuses tu­rís­ti­cos se con­cen­tran en la en­tra­da de la lo­ca­li­dad, lle­nos de via­je­ros ávi­dos de fo­to­gra­fiar lo más ca­rac­te­rís­ti­co de la vi­lla: su cu­rio­sa ar­qui­tec­tu­ra. Los en­tra­ma­dos de ma­de­ra de sus cons­truc­cio­nes y el pe­cu­liar tra­za­do ur­bano –en 1940 fue de­cla­ra­da Con­jun­to His­tó­ri­co Ar­tís­ti­co Na­cio­nal– ya en­tu­sias­ma­ron a otros ilus­tres via­je­ros co­mo So­ro­lla, Bu­ñuel o Una­muno, que en­con­tra­ron en sus vi­si­tas a La Al­ber­ca una fuente de ins­pi­ra­ción y be­lle­za.

CON SA­BOR TRA­DI­CIO­NAL

Jun­to a es­ta sor­pren­den­te ar­qui­tec­tu­ra, te lla­ma­rá la aten­ción la Pla­za Ma­yor con sus so­por­ta­les, y la igle­sia, con un her­mo­so púl­pi­to po­li­cro­ma­do de pie­dra be­rro­que­ña y una to­rre del si­glo XVI.

Pa­sear sin pri­sas por es­tas ca­lle­jue­las es la me­jor for­ma de dis­fru­tar de es­ta in­só­li­ta ar­qui­tec­tu­ra, des­cu­brir los jue­gos de cla­ros­cu­ros que for­man los ale­ros de los edi­fi­cios so­bre el em­pe­dra­do –ca­da plan­ta so­bre­sa­le un po­co de la in­fe­rior– y ad­mi­rar las ma­nu­fac­tu­ras de or­fe­bre­ría o los bor­da­dos se­rra­nos.

Aprovecha la ho­ra del al­muer­zo pa­ra sa­bo­rear otro ar­te, el cu­li­na­rio, y prue­ba los hor­na­zos, el li­món se­rrano –con cí­tri­cos, hue­vo du­ro y cho­ri­zo– y los dul­ces con miel. Si tie­nes tiem­po, aprovecha la ubi­ca­ción de La Al­ber­ca y acér­ca­te a Las Ba­tue­cas (a 13 km) o la Pe­ña de Fran­cia (17 km).

El cer­do de San Antón pa­sea por La Al­ber­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.