A rit­mo pau­sa­do

deViajes - - DESTINO -

lo me­jor de am­bos mun­dos: una vi­da cul­tu­ral in­ten­sa, va­rie­dad de alo­ja­mien­tos, ca­fés y res­tau­ran­tes, pe­ro con un rit­mo tran­qui­lo de vi­da. Es el prin­ci­pal cen­tro tu­rís­ti­co de to­da la re­gión.

La pla­za 9 de Ju­lio es el cen­tro de Sal­ta. Aquí es­tá la ca­te­dral, al­gu­nos ejem­plos de bue­na ar­qui­tec­tu­ra his­tó­ri­ca y va­rios mu­seos, pe­ro tam­bién los gru­pos de jó­ve­nes que prac­ti­can break dan­ce. Uno de los me­jo­res mo­men­tos de tu es­tan­cia en Sal­ta pue­de ser el pa­sar di­rec­ta­men­te de una char­la con los chi­cos que eje­cu­tan sus bai­les im­po­si­bles a una vi­si­ta al Mu­seo de An­tro­po­lo­gía de Al­ta Mon­ta­ña ( www. maam.gob.ar. En­tra­da: 4,5 €. Cie­rra lu­nes), que se en­cuen­tra en la mis­ma pla­za.

Si sólo vas a vi­si­tar un mu­seo en to­do es­te re­co­rri­do, és­te de­be ser el ele­gi­do. Co­mo su nom­bre in­di­ca se cen­tra en la pre­sen­cia hu­ma­na a gran al­ti­tud, con las pe­cu­lia­res con­di­cio­nes que el me­dio exi­ge.

En el vol­cán Llu­llai­lla­co, a 6.700 m, se lle­va­ron a ca­bo sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, de los cua­les los ar­queó­lo­gos han re­cu­pe­ra­do los cuer­pos de tres mu­cha­chos (de 6, 7 y 15 años), que fue­ron ofren­da­dos a los dio­ses. El frío y la se­que­dad del lu­gar han ter­mi­na­do por mo­mi­fi­car sus res­tos y con­ser­var sus ves­ti­men­tas.

Por ra­zo­nes de con­ser­va­ción sólo se ex­po­ne una mo­mia, que va ro­tan­do pe­rió­di­ca­men­te. El mu­seo tam­bién ex­po­ne otra mo­mia, la lla­ma­da Rei­na del Ce­rro. To­das ellas están en un ha­bi­ta­ción apar­te, que se pue­de evi­tar si se desea. En cual­quier ca­so, to­da la ex­po­si­ción es­tá or­ga­ni­za­da con el ma­yor res­pe­to po­si­ble.

Otras vi­si­tas en Sal­ta in­clu­yen la igle­sia de San Fran­cis­co, con su pe­cu­liar fachada de co­lor ro­jo os­cu­ro, y una subida al te­le­fé­ri­co del ce­rro San Ber­nar­do (1, 5 € por tra­yec­to), des­de don­de pue­des dis­fru­tar de unas bue­nas vis­tas so­bre los te­ja­dos de la ciu­dad.

Break dan­ce en la pla­za prin­ci­pal sal­te­ña.

Vino ela­bo­ra­do en Sal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.