En las al­tu­ras de los An­des

deViajes - - DESTINO -

Des­de Sal­ta se em­pren­de una de las ru­tas más es­pec­ta­cu­la­res de to­do el país, la que va por la que­bra­da del To­ro has­ta San An­to­nio de los Co­bres y con­ti­núa has­ta Sa­li­nas Gran­des. El via­je es un as­cen­so con­ti­nuo por un va­lle es­tre­cho en el que la ero­sión ha mo­de­la­do for­mas ex­tra­ñas en las la­de­ras.

Don­de hay al­go de tie­rra se afir­man los car­do­nes, al­gu­nos gi­gan­tes­cos, y en al­gún mo­men­to del año ex­plo­tan las flo­res más vis­to­sas, dan­do una no­ta de co­lor a un pai­sa­je re­se­co. Don­de no hay tie­rra apa­re­ce la ro­ca vi­va que deslumbra por sus co­lo­res bri­llan­tes. Hay al­gún ce­men­te­rio per­di­do en me­dio de la na­da y que se dis­tin­gue per­fec­ta­men­te des­de la ca­rre­te­ra.

San­ta Rosa de Tas­til es uno de los po­cos pue­blos de l a que­bra­da. Dis­po­ne de un pe­que­ño mu­seo ar­queo­ló­gi­co so­bre el cer­cano ya­ci­mien­to de Tas­til y con­cen­tra a al­gu­nos ar­te­sa­nos.

Más arri­ba la que­bra­da se abre a la pu­na ata­ca­me­ña, un es­pa­cio amplio y re­la­ti­va­men­te llano que con­tras­ta con la es­tre­chez y pen­dien­te de la que­bra­da. Hay re­ba­ños de al­pa­cas y al­gu­nas vi­cu­ñas so­li­ta­rias que va­gan por es­tas so­le­da­des, a los pies del Ne­va­do de Acay (5.716 m).

Al f i nal se lle­ga a San An­to­nio de l os Co­bres, un pe­que­ño pue­blo mi­ne­ro en el que hay po­co que ha­cer sal­vo sen­tir la di­fi­cul­tad de la vi­da a es­tas al­ti­tu­des. A unos 15 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia se en­cuen­tra el via­duc­to de la Pol­vo­ri­lla.

Si has lle­ga­do has­ta aquí en trans­por­te pú­bli­co po­drás al­qui­lar un ta­xi pa­ra re­co­rrer es­te úl­ti­mo tra­mo y ob­ser­var el des­tino fi­nal del Tren a las Nu­bes.

Pai­sa­je en ro­jo en Pu­ma­mar­ca.

Via­duc­to del Tren de las Nu­bes.

Ejem­plar de vi­cu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.