En pleno cen­tro

deViajes - - CIUDAD -

Di­cen que la pri­me­ra im­pre­sión es la que cuen­ta; por eso que­re­mos re­co­men­dar­te que ini­cies tu ru­ta por A Co­ru­ña en su pin­to­res­co puer­to. Aquí, ve­rás las co­lo­ri­das bar­cas de pes­ca ama­rra­das en la Dár­se­na da Ma­ri­ña que, co­mo pa­ra con­tras­tar con el co­lor que des­plie­gan los bar­cos, ofre­ce un te­lón de fon­do de fa­cha­das siem­pre blan­cas.

Bus­ca en­tre los so­por­ta­les de esas Ga­le­rías de Cris­tal tan co­ru­ñe­sas el ca­lle­jón que te acer­ca­rá has­ta la pla­za de Ma­ría Pi­ta, un lu­gar al que sin que­rer se vuel­ve una y otra vez en ese ca­mino re­cu­rren­te pa­ra ir a tan­tos si­tios.

Tras las fo­tos de ri­gor frente al im­po­nen­te Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, tie­nes dos op­cio­nes: de ca­ra al Pa­la­cio, a la de­re­cha, va­rios ca­lle­jo­nes siem­pre en subida con­for­man la re­co­le­ta Ci­da­de Ve­lla; en cam­bio, si des­de la pla­za vas ha­cia la iz­quier­da te su­mer­gi­rás en un en­tra­ma­do de ca­lles co­mer­cia­les ver­te­bra­das por la siem­pre ani­ma­da rúa Real.

Em­pe­ce­mos por las vi­si­tas cul­tu­ra­les. Un buen pun­to de ini­cio pa­ra ex­plo­rar la Ci­da­de Ve­lla es la igle­sia de San­tia­go, una co­que­ta ba­sí- li­ca ro­má­ni­ca que ape­nas pue­de mo­ver­se en­tre los mu­ros de otros edi­fi­cios que se api­ñan en torno a ella. Muy cer­ca, la igle­sia de San­ta Ma­ría tam­bién es­tá en­cla­va­da en­tre va­rias ca­sas de pie­dra y un pa­zo con his­to­ria.

Pe­ro qui­zás el rin­cón más en­can­ta­dor de ese cas­co an­ti­guo sea la pla­zue­la de San­ta Bár­ba­ra, jun­to al con­ven­to ho­mó­ni­mo. Si­guien­do una vie­ja tra­di­ción, las no­vias casaderas de A Co­ru­ña, si quie­ren ase­gu­rar­se de que no llue­va el día de su bo­da de­ben traer una do­ce­na de hue­vos a las mon­jas de clau­su­ra de es­te lu­gar. Otro rin­con­ci­to en el cas­co an­ti­guo que se pres­ta al ro­man­ti­cis­mo son los Jar­di­nes de San Car­los, sal­pi­ca­dos de ol­mos cen­te­na­rios y si­tua­dos so­bre lo que fue­ra el an­ti­guo bas­tión de­fen­si­vo de la ciu­dad.

Vuel­ve de nue­vo a la pla­za Ma­ría Pi­ta y, an­tes de lan­zar­te a la ob­ser­va­ción de los es­ca­pa­ra­tes que des­plie­gan las ca­lles ad­ya­cen­tes a la rúa Real, tó­ma­te un ten­tem­pié en la Bom­bi­lla, un bar con so­le­ra que lle­va más de 75 años sir­vien­do ta­peo y cer­ve­za a co­ru­ñe­ses y vi­si­tan­tes, y don­de siem­pre es ne­ce­sa­rio al­gún achu­chón pa­ra al­can­zar la ba­rra (Ga­le­ra, 7. Des­de 1,50 €).

Si quieres com­prar al­go de ar­te­sa­nía lo­cal, tie­nes dos re­fe­ren­tes en el cen­tro: La Fe Co­ru­ñe­sa (Rie­go de Agua, 8), con pro­duc­tos gour­met pro­ce­den­tes de to­da la geo­gra­fía ga­lle­ga, y Sar­ga­de­los (rúa Real, 56), con­sa­gra­da a es­ta po­pu­lar ce­rá­mi­ca.

EM­PA­NA­DA Y FÍ­SI­CA CUÁN­TI­CA

De­di­ca otro día a co­no­cer la Co­ru­ña de puer­tas aden­tro, esa que se ex­hi­be en el in­te­rior de edi­fi­cios fu­tu­ris­tas y mu­seos de nue­va ge­ne­ra­ción, y que no so­lo es­tá con­sa­gra­da al ar­te en to­das sus for­mas, sino so­bre to­do a la cien­cia.

An­tes haz una pa­ra­da en el mer­ca­do de la pla­za de Lu­go don­de, ade­más de con­tem­plar las cap­tu­ras que lle­gan a pri­me­ra ho­ra de la lon­ja, po­drás desa­yu­nar a ba­se de em­pa­na­da, que­so de la tie­rra o pas­tas dul­ces.

Des­de aquí –y sin per­der de­ta­lle de las fa­cha­das mo­der­nis­tas que cir­cun­dan la pla­za– di­rí­ge­te ha­cia el ex­tre­mo sur de la pla­ya de Ria­zor, don­de ha­ce ape­nas un año se inau­gu­ró el Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (MUNCYT). Es el cuar­to de­di­ca­do a la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, y en él po­drás con­tem­plar más de 15.000 ob­je­tos tec­no­ló­gi­cos, vehícu­los o he­rra­mien­tas in­dus­tria­les. Las pie­zas más es­pec­ta­cu­la­res –ade­más de su im­po­nen­te ar­qui­tec­tu­ra– son la par­te de­lan­te­ra de un Boeing 747 (la pregunta es có­mo lo me­tie­ron aquí den­tro) y el pri­mer ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las que se ins­ta­ló en Es­pa­ña, en 1957. (Pla­za del Mu­seo Na­cio­nal, 1 y www.muncyt.es. En­tra­da gra­tui­ta).

Sin de­jar el pa­seo ma­rí­ti­mo, date un gar­beo por las pla­yas de Ria­zor y Or­zán has­ta el otro ex­tre­mo de la bahía. Aquí, otra cons­truc­ción que no pa­sa des­aper­ci­bi­da es la del Domus (Ca­sa del Hombre), di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to ja­po­nés Ara­ta Iso­za­ki, que al­ber­ga un lú­di­co mu­seo de­di­ca­do al ser hu­mano. Sa­ber por qué nos pa­re­ce­mos a nues­tros an­te­pa­sa­dos o có­mo fun­cio­na la ge­né­ti­ca o la clo­na­ción son res­pues­tas que po­drás en­con­trar aquí gra­cias a la ayu­da de más de 200 mó­du­los in­ter­ac­ti­vos. No ha­ce fal­ta de­cir que quie­nes más van a dis­fru­tar de es­te mu­seo, don­de el le­ma es prohi­bi­do no to­car, son los ni­ños. (San­ta Te­re­sa, 1 y www.ca

sa­cien­cias.org. En­tra­da: 2 €; ci­ne 3D: 4 €). Jun­to al mar y ya di­rec­ta­men­te ba­jo la mis­mí­si­ma To­rre de Hér­cu­les, se en­cuen­tra el ter­ce­ro de los mu­seos cien­tí­fi­cos de A Co­ru­ña: el Aqua­rium Fi­nis­te­rrae (Ca­sa de los Pe­ces). Si vie­nes en fin de se­ma­na po­drás par­ti­ci­par en la ali­men­ta­ción de fo­cas y ti­bu­ro­nes o ha­cer una vi­si­tar guia­da a las zo­nas téc­ni­cas del acuario (Pº Al­cal­de Fran­cis­co Váz­quez, 34. www.ca

sa­cien­cias.org. En­tra­da: 10 €). Si quieres com­ple­tar la vi­si­ta a los mu­seos cien­tí­fi­cos, una úl­ti­ma ci­ta la tie­nes en el parque de San­ta Mar­ga­ri­da, don­de se ubi­ca la Ca­sa de las Cien­cias y el Pla­ne­ta­rio. Aun­que lo pon­ga­mos en úl­ti­mo lu­gar, és­te fue el pri­mer mu­seo in­te­rac­ti­vo que abrió en Es­pa­ña. Im­pres­cin­di­ble pa­ra ver, to­car y com­pren­der los prin­ci­pios que mue­ven y se pro­du­cen en nues­tro pla­ne­ta (en­tra­da: 2 €).

Jar­di­nes de San Car­los.

Bar­cas en la Dár­se­na da Ma­ri­ña.

Ta­ller de Tres Tris­tes Ti­gres.

In­te­rior del Domus (Ca­sa del Hombre).

Parque de la To­rre de Hér­cu­les.

Mer­ca­do de la Pla­za de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.