Un gran pla­cer

deViajes - - RUTA -

En un pa­raí­so na­tu­ral tan ocul­to co­mo cer­cano no hay que des­cui­dar la elec­ción de un alo­ja­mien­to que po­ten­cie la ex­pe­rien­cia. De to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos de la zo­na des­ta­ca Ca­sa das Pen­has Dou­ra­das, un ho­tel de ex­qui­si­ta ar­qui­tec­tu­ra y ser­vi­cio fa­mi­liar a pre­cios acep­ta­bles.

Su ul­tra­mo­der­ni­dad in­crus­ta­da en el pai­sa­je ro­co­so im­pac­ta a pri­me­ra vis­ta, pe­ro to­do en es­te edi­fi­cio, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Pe­dro Brigida, con­tie­ne los ma­te­ria­les que ves en la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te. Es el ca­so de la ma­de­ra de abe­dul con la que están he­chos los mue­bles crea­dos a me­di­da pa­ra la Ca­sa; o el cor­cho, ma­te­rial ais­lan­te, que re­cu­bre el ex­te­rior de par­te del edi­fi­cio.

La ex­pe­rien­cia en el ho­tel em­pie­za na­da más en­trar. Una es­truc­tu­ra de cris­tal te ab­sor­be­rá pa­ra tras­la­dar­te de un ano­dino par­king a un mun­do cá­li­do don­de la la­na, la ma­de­ra, las chi­me­neas y una co­lec­ción de ob­je­tos vin­ta­ge te in­di­can que es­tás en un re­fu­gio ín­ti­mo.

El pro­pie­ta­rio, el se­ñor João To­más, ha ela­bo­ra­do va­rios iti­ne­ra­rios de mon­ta­ña a tra­vés de los cua­les los clien­tes des­cu­bren los pa­ra­jes de al­re­de­dor por su cuen­ta, acom­pa­ña­dos de un guía lo­cal o por el mis­mo pro­pie­ta­rio du­ran­te los fi­nes de se­ma­na.

Si el tiem­po es bueno y te ape­te­ce ejer­ci­tar los bra­zos, no de­jes de usar una de las ca­noas del ho­tel en el la­go del Va­le do Ros­sim, un ser­vi­cio in­clui­do en el pre­cio de la ha­bi­ta­ción (des­de 95 €. www.ca­sa­das­pen­has­dou­ra­das.pt).

PE­CA­DOS GASTRONÓMICOS

El su­per­chef lis­boe­ta Luis Baena es el res­pon­sa­ble de que la al­ta gas­tro­no­mía lle­gue has­ta la ci­ma de Por­tu­gal. Los me­nús com­ple­tos ela­bo­ra­dos por él se sir­ven tan­to al me­dio­día (25 €) co­mo a la no­che (35 €) y ti­ran de pro­duc­to lo­cal y de tem­po­ra­da. Se em­pie­za con una co­pa de ca­va y se ter­mi­na con un bu­fé de que­sos y fru­tas, más un di­ges­ti­vo chu­pi­to de aguar­dien­te.

Si quieres sa­ber lo que es ser un ver­da­de­ro bon vi­vant pue­des en­car­gar el pic­nic cam­pes­tre, un al­muer­zo in­for­mal pe­ro ser­vi­do al de­ta­lle a la som­bra de un pi­nar.

Tam­po­co es ma­la idea echar un vis­ta­zo a la tien­da de pro­duc­tos gour­met de la re­cep­ción: pro­duc­tos ela­bo­ra­dos ba­ja la mar­ca PDF ( www. sa­be­re­se­fa­ze­res­da­vi­la.pt) por el mis­mo ho­tel, que se ha em­pe­ña­do en re­va­lo­ri­zar y ac­tua­li­zar las tra­di­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas de Man­te­gas y del res­to de po­bla­cio­nes ru­ra­les del Cen­tro de Por­tu­gal. Biz­co­chos, ca­ra­me­los, chutney de fru­tas del bos­que, ge­la­ti­nas y otros ca­pri­chos in­te­gran es­te ca­tá­lo­go de delicias.

EL AR­TE DE TRA­TAR LA LA­NA

El bu­rel es un te­ji­do re­sis­ten­te ela­bo­ra­do con la la­na de las ove­jas de la Sie­rra da Es­tre­la. La téc­ni­ca tra­di­cio­nal que ha es­ta­do a pun­to de per­der­se, pe­ro gra­cias a Bu­rel Fac­tory, un pro­yec­to de los due­ños de Ca­sa das Pen­has Dou­ra­das, la úl­ti­ma de las fá­bri­cas de bu­rel de Man­tei­gas va a per­ma­ne­cer abier­ta. Se tra­ta de un ver­da­de­ro mu­seo vi­vo don­de las há­bi­les cos­tu­re­ras te­jen y co­sen ropa de ca­ma y co­ji­nes. To­do sa­le a la ven­ta ba­jo la mar­ca Bu­rel Fac­tory, ca­li­dad y di­se­ño que se nie­ga a de­jar mo­rir el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral e in­dus­trial de la Se­rra.

Pa­ra dar­le nue­vos bríos a es­te te­ji­do, de la fá­bri­ca de Man­te­gas están sa­lien­do al mer­ca­do nue­vas pro­pues­tas en­co­men­da­das a un se­lec­to gru­po de di­se­ña­do­res por­tu­gue­ses. Fru­to de es­ta ini­cia­ti­va son la mo­chi­la-ca­pu­cha de Sa­ra La­mú­rias o los cha­les de João Pau­lo Asu­nção.

To­dos sus pro­duc­tos están dis­po­ni­bles en la re­cep­ción del ho­tel. Más in­for­ma­ción en la pá­gi­na bu­rel­fac­tory.com.

Tra­ba­jos en fiel­tro de Bu­rel Fac­tory.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.