Más al­to

deViajes - - RUTA -

De vuel­ta ha­cia Es­pa­ña, des­cien­de en di­rec­ción a Co­vil­há pa­ra ba­jar por la Au­to­pis­ta A23 has­ta Cas­te­lo No­vo, otra de las al­deas his­tó­ri­cas de la co­mar­ca. Aquí no hay na­da que no sea bo­ni­to, así que tó­ma­te tu tiem­po y pa­sea por sus empedradas ca­lle­jue­las en­tre pa­la­cios, igle­sias, fuen­tes, pla­zas...

En lo más al­to, so­bre la ro­ca es­tá el cas­ti­llo que le da nom­bre. Fue edi­fi­ca­do en el si­glo XII en es­ti­lo gó­ti­co y ma­nue­lino, pe­ro la es­truc­tu­ra del cas­ti­llo que­dó se­ria­men­te da­ña­da du­ran­te el fa­mo­so te­rre­mo­to de Lis­boa de 1755. Los res­tos han si­do so­me­ti­dos a una mo­der­na res­tau­ra­ción y ac­tual­men­te es po­si­ble pa­sear có­mo­da­men­te por sus de­pen­den­cias y ad­mi­rar las vis­tas so­bre el res­to del pue­blo.

Re­ma­ta el pa­seo com­pran­do al­gu­na de las pie­zas de ar­te­sa­nía con­tem­po­rá­nea en Ca­sa da La­ga­riça ( www.azin­ha­ga­da­la­ga­ri­ca.com), el de­seo de Ana Al­mei­da y Fernando Afon­so, dos via­je­ros vo­ca­cio­na­les que han he­cho su sue­ño reali­dad: abrir una tien­da en la que se mos­tra­ran y ven­die­ran obras de ar­tis­tas lo­ca­les y pro­duc­tos de la tie­rra. De to­das las chu­la­das que ahí se ven des­ta­can los fe­li­ces Pe­trus, pe­lu­ches de la­na crea­dos por Ana y co­si­dos a mano. Ca­da uno es di­fe­ren­te y es­tá nu­me­ra­do, pe­ro to­dos tie­nen una sim­pa­tía irre­sis­ti­ble.

De­trás de la tien­da vas a en­con­trar el vie­jo la­gar ( la­ga­riça, en por­tu­gués), es­cul­pi­do en la ro­ca, don­de du­ran­te si­glos to­dos los vi­ti­cul­to­res de la zo­na pi­sa­ban las uvas con las que lue­go ela­bo­ra­rían vino.

Pre­pa­ra el GPS pa­ra lle­gar por es­tre­chas ca­rre­ras ru­ra­les has­ta Mon­san­to, pue­blo a las fal­das de la sie­rra de Gar­du­ña, el ac­ci­den­te geo­grá­fi­co que di­vi­de el país en dos, me­teo­ro­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do.

Ade­más del ho­nor de mar­car la tra­si­ción en­tre nor­te y sur, Mon­san­to os­ten­ta el tí­tu­lo de la al­deia mais por­tu­gue­sa de Por­tu­gal, una com­pe­ti­ción bi­a­nual or­ga­ni­za­da en 1938 du­ran­te la dic­ta­du­ra de Sa­la­zar, con la que se pre­mia­ba al pue­blo que me­jor se man­tu­vie­ra ajeno a las in­fluen­cias ex­tran­je­ras. Co­mo sólo hu­bo una edi­ción, Mon­san­to es el úni­co pue­blo que lu­ce tal ho­nor, cu­yo tro­feo, un es­cul­tó­ri­co ga­llo, lu­ce aun en lo al­to de la to­rre de su igle­sia.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más se­ña­la­das de la al­dea es el apro­ve­cha­mien­to de los gran­des blo­ques de gra­ni­to co­mo mu­ros y te­cho de las ca­sas pe­ga­das a la mon­ta­ña. De al­gu­nas de ellas se di­ce, in­clu­so, que son de una so­la te­ja, por­que la cu­bier­ta la for­ma un enor­me y re­don­dea­do blo­que de pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.