EN CA­SA DE SHA­KES­PEA­RE Y COM­PA­ÑÍA

deViajes - - DOSSIER -

Des­de su inau­gu­ra­ción, en 1919, Sha­kes­pa­re

and Com­pany, una li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da en li­te­ra­tu­ra an­glo­ame­ri­ca­na, apos­tó por la in­de­pen­den­cia. Sus clien­tes –en­tre los que es­ta­ban He­ming­way, Scott Fitz­ge­rald y otros au­to­res de la Ge­ne­ra­ción Per­di­da– ve­nían aquí pa­ra en­con­trar li­bros prohi­bi­dos en EE UU o In­gla­te­rra, co­mo El aman­te de Lady Cha­ter­ley, de Lawrence, o Uli­ses, de Ja­mes Joy­ce. Tras su cie­rre, en 1941 (se cuen­ta que la pro­pie­ta­ria, Syl­via Beach, fue cas­ti­ga­da por ne­gar­se a ven­der un li­bro a un ofi­cial ale­mán), un nor­te­ame­ri­cano, Geor­ge Whit­man, abrió otra li­bre­ría con idén­ti­co es­pí­ri­tu. La ac­tual Sha­kes­pea­re and Com­pany es ya un clá­si­co de la es­ce­na tu­rís­ti­ca pa­ri­si­na, in­clu­so Woody Allen la in­mor­ta­li­zó en una de sus pe­lí­cu­las, Mid­night in Pa­ris. Su ubi­ca­ción, jun­to al Se­na y No­tre Da­me, la han con­ver­ti­do en vi­si­ta obli­ga­da pa­ra pa­sean­tes pe­ro, so­bre to­do, pa­ra los aman­tes de las li­bre­rías de siem­pre, con es­tan­tes aba­rro­ta­dos y caó­ti­cos. Una cu­rio­si­dad: en el pri­mer pi­so los mo­chi­le­ros pue­den dor­mir a cam­bio de ho­ras de tra­ba­jo. Más in­for­ma­ción en www.sha­kes­pea­reand­com­pany.com.

Li­bre­ría Sha­kes­pea­re

& Co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.