For­ja­da con azú­car

deViajes - - PORTADA -

Monte­go Bay fue una vez la prós­pe­ra ca­pi­tal del reino azu­ca­re­ro que los bri­tá­ni­cos es­ta­ble­cie­ron en la is­la du­ran­te los si­glos XVII y XVIII. Am­pa­ra­dos por las le­yes de la épo­ca, y acu­cia­dos por la ne­ce­si­dad de mano de obra, los gran­des te­rra­te­nien­tes hi­cie­ron traer des­de Áfri­ca a mi­les de es­cla­vos des­ti­na­dos a tra­ba­jar en los cam­pos de azú­car y en las man­sio­nes de los po­de­ro­sos mer­ca­de­res asen­ta­dos en la is­la. Se cal­cu­la que a prin­ci­pios del 1800 ha­bía en Ja­mai­ca unos 21.000 in­gle­ses y al­re­de­dor de 300.000 es­cla­vos afri­ca­nos. La es­cla­vi­tud se abo­lió en 1834 tras un con­vul­so pe­río­do de revueltas y hoy la es­ta­tua en ho­nor a uno de los lí­de­res an­ti-es­cla­vis­ta, Sam Shar­pe, pre­si­de la prin­ci­pal pla­za de Monte­go Bay.

De aque­lla épo­ca tam­bién se con­ser­van al­gu­nas de las sun­tuo­sas re­si­den­cias de los po­de­ro­sos te­rra­te­nien­tes bri­tá­ni­cos. No de­jes de vi­si­tar la pre­cio­sa Green­wood Great Hou­se, fun­da­da por la fa­mi­lia Ba­rrett, quie­nes ama­sa­ron su for­tu­na gra­cias a una plan­ta­ción en la que lle­ga­ron a tra­ba­jar has­ta 2.000 es­cla­vos.

La re­si­den­cia da­ta de 1800 y aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, la de­co­ra­ción de los in­te­rio­res ape­nas se ha mo­di­fi­ca­do en los úl­ti­mos 200 años, por lo que se con­ser­van to­dos los mue­bles y en­se­res de la fa­mi­lia. Nues­tro rin­cón fa­vo­ri­to es The Le­vel Cros­sing, un bar si­tua­do en el pa­tio que los ac­tua­les pro­pie­ta­rios de la man­sión han de­co­ra­do con do­cu­men­tos y útiles de la épo­ca es­cla­vis­ta. (Monte­go Bay. En­tra­da y vi­si­ta guia­da: 10 €. www.green­wood­great­hou­se.com).

Otro lu­gar cer­ca de Monte­go Bay que me­re­ce la pe­na vi­si­tar es el cu­rio­so Roc­kland’s Bird San­ctuary, un es­cue­to jar­dín tro­pi­cal al que las aves de to­da la is­la pa­re­cen ha­ber­le to­ma­do ca­ri­ño. El mo­ti­vo es que du­ran­te años la ideó­lo­ga de Roc­kland’s, Li­sa Sal­mon, si­tuó co­me­de­ros en los ár­bo­les de su pa­tio pa­ra acos­tum­brar a los pá­ja­ros a que vi­nie­ran a ali­men­tar­se.

Más de cin­co dé­ca­das des­pués, en es­te ver­gel se ha re­gis­tra­do la pre­sen­cia de has­ta 140 es­pe­cies de aves. Al­gu­nas de ellas, co­mo los co­li­brís, se atre­ven in­clu­so a co­mer de tu mano. Si nun­ca has vis­to a es­tos pe­que­ñi­nes de cer­ca, te ase­gu­ra­mos que di­fí­cil­men­te ten­drás un en­cuen­tro tan ín­ti­mo en nin­gún otro lu­gar (An­chovy.

+187 69 52 20 09. En­tra­da: 10 €).

Pue­des dar de co­mer a un co­li­brí en Roc­kland's Bird San­ctuary. Igen­di­ta ea vo­lo­rum vo­lo­re vid

Sa­la de Green­wood

Great Hou­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.