Fue­go en el co­ra­zón

deViajes - - RUTA -

Lo pri­me­ro que hay que ha­cer cuan­do uno lle­ga a Te­ne­ri­fe es pre­sen­tar nues­tros res­pe­tos al Teide. Pa­ra ello hay que co­ger la ca­rre­te­ra ge­ne­ral de La Es­pe­ran­za (C-824), que se aden­tra en la is­la des­de la al­tu­ra de San Cris­tó­bal de La La­gu­na. Es un re­co­rri­do de una ho­ra, por un ca­mino con mu­chas cur­vas y por el que tran­si­tan bas­tan­tes ci­clis­tas.

El tra­yec­to se alar­ga­rá por­que, tras pa­sar el Km 26, hay que de­te­ner­se en los mi­ra­do­res de Chi­ma­gue y Chi­pe­que. El pri­me­ro nos mues­tra las pa­no­rá­mi­cas del sur, y des­de él po­de­mos ver Gran Ca­na­ria y el mar de nu­bes so­bre el va­lle de Güí­mar, un fe­nó­meno que, vis­to des­de aba­jo re­ci­be el cu­rio­so nom­bre de pan­za de bu­rro.

Des­de Chi­pe­que nos en­con­tra­mos con el Teide al fon­do, do­mi­nan­do la ver­tien­te nor­te, y el va­lle de la Oro­ta­va, con sus di­fe­ren­tes to­nos de ver­de que iden­ti­fi­can las áreas don­de cre­ce el pino au­tóc­tono, el fo­rá­neo y las pla­ta­ne­ras.

Al as­cen­der el pai­sa­je cam­bia. Los pi­nos son sus­ti­tui­dos por ro­cas y pie­dras. En­tra­mos en el Parque Na­cio­nal del Teide, un lu­gar que po­co sa­be de agua, pues aquí so­lo llue­ve una me­dia de 15 días al año. Por eso se con­si­de­ra un de­sier­to de al­ta mon­ta­ña. En él nos en­con­tra­mos va­rie­dad de pai­sa­jes que dan cuen­ta del agi­ta­do pa­sa­do de es­te te­rreno vol­cá­ni­co.

Hay que ha­cer un al­to y pa­sear por es­te lu­gar do­mi­na­do por una amal­ga­ma de co­lo­res pro­ce­den­te de di­fe­ren­tes tipos de ro­ca: mal­país, ob­si­dia­na, pie­dra pó­mez, ce­ni­zas, pi­cón… Pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la pe­ro en es­te ca­so ocu­rre al con­tra­rio: ha si­do el ci­ne el que ha co­pia­do el es­ce­na­rio. Si has vis­to Fu­ria de Ti­ta­nes se­gu­ro que re­co­no­ces es­tos pai­sa­jes.

DOR­MIR CER­CA DEL CIE­LO

Al Teide –la mon­ta­ña que los abo­rí­ge­nes iden­ti­fi­ca­ban con el in­fierno– se sube en te­le­fé­ri­co ( www.te­le­fe­ri­co­tei­de.com. En­tra­da: 25 €). Pue­des re­ser­var­lo por In­ter­net e in­for­mar­te de los ho­ra­rios, aun­que lo me­jor es ma­dru­gar pa­ra evi­tar las co­las, so­bre to­do en tem­po­ra­da al­ta, o ele­gir la tar­de, don­de hay me­nos gen­te y po­dre­mos ver la es­pec­ta­cu­lar pues­ta de sol.

Una vez en la ca­bi­na es ho­ra de po­ner­se al­go de abri­go pues en la cum­bre la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja y hay bas­tan­te vien­to. Des­de la es­ta­ción de lle­ga­da se pue­den se­guir di­ver­sos iti­ne­ra­rios a cual más es­pec­ta­cu­lar. Si es­tás fuer­te co­mo un gui­rre, co­mo di­rían los ti­ner­fe­ños, pue­des in­ten­tar su­bir al Pi­co del Teide. Y el re­ma­te se­ría que­dar­se en el re­fu­gio de Al­ta­vis­ta, des­de don­de se or­ga­ni­zan cur­sos de as­tro­no­mía y po­drás ver ama­ne­cer al día si­guien­te: al­go que ten­drás gra­ba­do pa­ra siem­pre.

Ca­mino del mi­ra­dor de Pi­co Vie­jo, en el Teide.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.