De pa­seo A tra­vés del pa­sa­do

deViajes - - RUTA -

Tras un ba­ño en las pis­ci­nas

Uno de los rin­co­nes más an­ti­guos de Te­ne­ri­fe es el ma­ci­zo de Teno, en el ex­tre­mo no­roes­te. Ca­si to­do él es­tá pre­ser­va­do de la ur­ba­ni­za­ción y sus pue­blos con­ser­van to­do el sa­bor tra­di­cio­nal y una gran ri­que­za pai­sa­jís­ti­ca y ar­qui­tec­tó­ni­ca que te cau­ti­va­rán.

Uno de ellos es Ga­ra­chi­co. Fue el puer­to más im­por­tan­te de la is­la has­ta 1706, cuan­do el vol­cán de Trevejo se­pul­tó me­dia ciu­dad ba­jo la la­va. El mu­ni­ci­pio, que re­gu­la­ba el trá­fi­co de Amé­ri­ca y ha­bía aco­gi­do a los más ri­cos co­mer­cian­tes y las gran­des par­ti­das de vino mal­va­sía que se ex­por­ta­ban a In­gla­te­rra, pa­só a se­gun­do plano frente a la ciu­dad de San­ta Cruz.

Ga­ra­chi­co ha te­ni­do que li­diar con ma­re­mo­tos, alu­vio­nes de tie­rra, in­cen­dios y erup­cio­nes, pe­ro hoy es uno de los lu­ga­res más pin­to­res­cos y con más en­can­to de to­da la is­la. Re­ser­va tiem­po pa­ra dar­te un ba­ño en sus pis­ci­nas ma­ri­nas na­tu­ra­les y re­co­rrer sus ca­lles.

de Ga­ra­chi­co, prue­ba el plá­tano con cho­co­la­te

Vi­si­ta tam­bién el Cen­tro Ar­te­sa­nal El Li­mo­ne­ro, el an­ti­guo lu­gar de tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos del pue­blo, con ca­la­do­ras, ce­ra­mis­tas, flo­ris­tas y pe­que­ños ar­tis­tas que tra­ba­jan el cris­tal o ela­bo­ran pu­ros. Hay pro­duc­tos tí­pi­cos y tra­di­cio­na­les, ade­más de pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas co­mo los de­li­cio­sos plá­ta­nos con yo­gur y con cho­co­la­te (5,75 € la ca­ja).

Los más go­lo­sos de­ben pa­sar­se por Bue­na­vis­ta del Nor­te y vi­si­tar El Aderno ( www.ela­derno. com), un obra­dor de pas­te­le­ría tra­di­cio­nal pe­ro tam­bién in­no­va­do­ra. Si te gus­ta el cho­co­la­te no te pier­das el mousse Teide: un pas­tel con for­ma de vol­cán he­cho de cho­co­la­te ne­gro y ma­ra­cu­yá con cru­jien­te de pra­li­né (1,95 €).

EL SAL­TO DEL PASTOR

Otra tra­di­ción que te lla­ma­rá la aten­ción es un mé­to­do in­ven­ta­do por los ha­bi­tan­tes que vi­vían en las mon­ta­ñas, ge­ne­ral­men­te pas­to­res, pa­ra sal­var fá­cil­men­te la orografía del te­rreno.

Así na­ció el sal­to del pastor, que no so­lo exis­te en Te­ne­ri­fe, sino en otras is­las ca­na­rias. Va­lién­do­se de una pér­ti­ga de ma­de­ra de ha­ya fin­lan­de­sa (el pino ca­na­rio es­tá pro­te­gi­do) un­ta­da con se­bo de ca­bra y aca­ba­da en pun­ta me­tá­li­ca (re­ga­tón o pu­ya), es­ta gen­te re­co­rría el te­rri­to­rio brin­can­do de ris­co en ris­co.

Hoy, los pas­to­res en­se­ñan la téc­ni­ca y exis­te una Fe­de­ra­ción de Sal­to del Pastor ( www. sal­to­del­pas­tor­ca­na­rio.org) que se en­car­ga de sal­va­guar­dar la tra­di­ción. Pa­ra ver una de­mos­tra­ción pue­des in­for­mar­te en las ofi­ci­nas de tu­ris­mo, en la Fe­de­ra­ción o con­tac­tar con al­gu­na em­pre­sa de tu­ris­mo ac­ti­vo.

Si lo que quieres es sen­tir ba­jo tus pies el sue­lo vol­cá­ni­co, una bue­na op­ción es rea­li­zar el des­cen­so del Barranco de Mas­ca. Lle­va agua, po­co pe­so a la es­pal­da, cal­za­do ade­cua­do y pre­pá­ra­te pa­ra sor­pren­der­te en un re­co­rri­do de tres o cua­tro ho­ras por uno de los más an­ti­guos pun­tos geo­ló­gi­cos de la is­la.

Pue­des aden­trar­te en un barranco o na­ve­gar

Te re­co­men­da­mos que lo ha­gas con un guía, tan­to por se­gu­ri­dad co­mo por­que así apren­de­rás mu­cho so­bre el pa­sa­do de Te­ne­ri­fe, la pe­cu­lia­ri­dad de es­te te­rreno y su bio­di­ver­si­dad.

Po­drás ver el in­te­rior de un vol­cán –con sus chi­me­neas de la­va pe­tri­fi­ca­da, enor­mes paredes de pie­dra de co­lo­res, cue­vas, sa­lien­tes…– jun­to a ria­chue­los y ve­ge­ta­ción tí­pi­ca de la zo­na: car­do­nes, ta­bai­bas, aga­ve o mal­va del ris­co.

El barranco desem­bo­ca en una pla­ya de enor­mes pie­dras ne­gras. La ba­ja­da es du­ra y cuan­do el mar apa­re­ce an­te nues­tros ojos se sien­te una ale­gría in­men­sa. Hay quien vuel­ve a su­bir a pie, pe­ro te re­co­men­da­mos que to­mes un bar­co­ta­xi de los que en­con­tra­rás en el em­bar­ca­de­ro (unos 20 €. Pue­des de­jar­lo acor­da­do el día an­te­rior). Otra op­ción es al­qui­lar un bar­co pa­ra ver del­fi­nes y otros ce­tá­ceos. Jun­to con un re­fres­co es la me­jor de las re­com­pen­sas…

GO­FIO, VINO Y BA­LLE­NAS

Cer­ca de Mas­ca, en el ca­se­río de El Pal­mar po­drás com­prar go­fio en un mo­lino. Aquí se ce­le­bra la cu­rio­sa fies­ta del Bai­le de las Li­breas, un ri­to que se re­mon­ta al si­glo XVII en el que se re­pre­sen­ta la lu­cha en­tre el bien y el mal con bai­la­ri­nes ves­ti­dos de mu­jer.

en bus­ca de ce­tá­ceos

Pa­ra sa­car to­do el pro­ve­cho del Te­ne­ri­fe más sal­va­je y na­tu­ral es re­co­men­da­ble con­tac­tar con al­gu­nas de las nu­me­ro­sas em­pre­sas que ofre­cen ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra.

Teno Ac­ti­vo ( www.te­noac­ti­vo.com) es una de ellas, con pro­pues­tas co­mo des­cen­so de ba­rran­cos, kayak de mar, bu­ceo, pa­ra­pen­te, ob­ser­va­ción de ce­tá­ceos, etc., ade­más de or­ga­ni­zar a la car­ta cual­quier pro­pues­ta de gru­po. El Car­dón Na­tu­rex­pe­rien­ce ( www.el­car

don.com) es otra de las más re­co­men­da­bles. A dia­rio pro­po­ne ac­ti­vi­da­des co­mo el pa­ra­pen­te bi­pla­za, bu­ceo, es­pe­leo­lo­gía o al­qui­ler de bi­ci­cle­tas y, en días pre­fi­ja­dos, rea­li­za sa­li­das te­má­ti­cas co­mo la Ru­ta Tra­di­cio­nes de Teno o De­li­ca­tes­sen Te­ne­ri­fe. Am­bas em­pre­sas están en Bue­na­vis­ta del Nor­te y el pre­cio me­dio ron­da los 30 € por per­so­na.

Du­ran­te una es­ca­pa­da co­mo es­ta, en la que apren­de­re­mos mu­cho so­bre vol­ca­nes, geo­lo­gía y mi­ne­ra­les, ve­rás que to­do eso tam­bién tie­ne su re­fle­jo en la gas­tro­no­mía, es­pe­cial­men­te en lo que a la pro­duc­ción vi­ní­co­la se re­fie­re. El sue­lo vol­cá­ni­co y las par­ti­cu­la­res con­di­cio­nes am­bien­ta­les de la is­la pro­du­cen unos vi­nos di­fe­ren­tes a los de cual­quier otro lu­gar, así que no hay que ir­se de aquí sin pro­bar­los.

De­mos­tra­ción del sal­to del pastor.

Pla­za de la Li­ber­tad, en Ga­ra­chi­co.

Pis­ci­nas na­tu­ra­les de Ga­ra­chi­co.

Guía en la Cue­va del Vien­to.

Mous­ses en la dul­ce­ría

El Aderno.

Fachada tí­pi­ca de Ga­ra­chi­co.

Pla­ya del Barranco de Mas­ca. Avis­ta­mien­to

de ce­tá­ceos.

Los del­fi­nes y ce­tá­ceos son ha­bi­tua­les en

es­tas aguas.

Flor en el va­lle de

Mas­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.