...Y NO TE PIER­DAS

deViajes - - AGENDA -

Es­tar en Bra­sil y no hablar del de­por­te rey es ca­si un pe­ca­do, así que te ins­ta­mos a vi­si­tar el Mu­seo del Fút­bol ( www.mu­seu­do­fu­te­bol.org.br), con un re­co­rri­do por 15 sa­las te­má­ti­cas, don­de tie­ne un lu­gar de ho­nor el fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño Pe­lé, al que aquí con­si­de­ran el atle­ta del si­glo.

Son tam­bién muy co­no­ci­dos los atar­de­ce­res de São Pau­lo, cuan­do la luz ro­ji­za inun­da la in­men­sa ur­be. Las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas las tie­nes des­de la Praça do Pôr do Sol, el res­tau­ran­te del edi­fi­cio Te­rraço Itá­lia (Av. Ipi­ran­ga, 344) o la azo­tea del ho­tel Sk­ye (Ave­ni­da Bri­ga­dei­ro Luís An­to­nio, 4.700).

DE TIEN­DAS Y CE­MEN­TE­RIOS

Por si no lo sa­bías, la ciu­dad es un ver­da­de­ro re­fe­ren­te en el shopping en Amé­ri­ca La­ti­na, y su ca­lle Os­car Frei­re es­tá con­si­de­ra­da en­tre las ave­ni­das más lu­jo­sas del mun­do. Si tu bol­si­llo no lle­ga a la al­ta cos­tu­ra vi­si­ta los mer­ca­di­llos ar­te­sa­na­les más famosos, que en­con­tra­rás en la pla­za de la Re­pú­bli­ca o en la de Be­ne­di­to Ca­lix­to, y si pre­fie­res las an­ti­güe­da­des, tu des­tino se­rán el Mu­seo de Ar­te de São Pau­lo y el Mu­seo Bra­si­le­ño de Es­cul­tu­ra, pues jun­to a es­tos edi­fi­cios se arre­mo­li­nan co­lec­cio­nis­tas y cha­ma­ri­le­ros.

La zo­na más bohe­mia se en­cuen­tra al oes­te, en el ba­rrio Vi­la Ma­da­le­na, lu­gar de pa­so de ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les. Te en­can­ta­rán los ba­res de las ca­lles Mou­ra­to Coel­ho y As­pi­cue­ta. Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble un buen pa­seo por el cen­tro pa­ra ad­mi­rar las 14 to­rres de la ca­te­dral da Sé, el ba­rrio de La Li­ber­tad, de ori­gen ja­po­nés, o es­cu­char los can­tos gre­go­ria­nos del mo­nas­te­rio de São Ben­to, así co­mo acer­car­se has­ta el con­cu­rri­do y muy vis­to­so mer­ca­do mu­ni­ci­pal.

Sin em­bar­go, es en el sur don­de están los me­jo­res res­tau­ran­tes y ba­res noc­tur­nos, al­re­de­dor de las ca­lles de Je­suíno Arru­da y Amau­ri, y el im­pres­cin­di­ble parque de Ibi­ra­pue­ra.

Pa­ra ter­mi­nar, te pro­po­ne­mos otro pun­to de vis­ta de la me­tró­po­li, la ar­qui­tec­tu­ra fu­ne­ra­ria, que tie­ne sus má­xi­mos ex­po­nen­tes en los ce­men­te­rios de la Con­so­la­ción (Rua da Con­so­lação, 1.660), con vi­si­tas guia­das pa­ra des­cu­brir sus ex­ce­len­tes obras es­cul­tó­ri­cas, o el de Araçá (Ave­ni­da Dou­tor Ar­nal­do, 666), don­de ya­cen las fa­mi­lias pau­lis­tas más pu­dien­tes des­de 1887.

La ani­ma­da ca­lle 25 de

Ma­yo.

El neo­gó­ti­co de la seo pau­lis­ta.

es una obra tea­tral sor­pren­den­te.

Las mon­ta­ñas que ro­dean Tu­rín son per­fec­tas

pa­ra el sen­de­ris­mo.

El Au­di­to­rio del parque Ibi­ra­pue­ra, fir­ma­do por Os­car Nie­me­yer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.