Be­lle­za y cul­tu­ra

deViajes - - PORTADA VERACRUZ -

La ca­pi­tal del es­ta­do de Ve­ra­cruz es Xa­la­pa, una ciu­dad del in­te­rior, con ese cli­ma ca­si per­fec­to que per­mi­te el cul­ti­vo del ca­fé en sus al­re­de­do­res y en la que se res­pi­ra la esen­cia del Mé­xi­co más tran­qui­lo. Es co­no­ci­da co­mo la Ate­nas ve­ra­cru­za­na por ser la se­de de la Uni­ver­si­dad, por sus ex­tra­or­di­na­rios mu­seos y por su ac­ti­va vida cul­tu­ral

Xa­la­pa se ex­tien­de so­bre la la­de­ra de una co­li­na, por lo que hay cues­tas pe­ro tam­bién bue­nas pa­no­rá­mi­cas. El cen­tro vi­tal es el par­que Juá­rez, una pla­za ar­bo­la­da y abier­ta al ho­ri­zon­te que se ani­ma al fi­nal de la tar­de. Hay un tem­ple­te pa­ra la ban­da de música, ten­de­re­tes de co­mi­da y ar­te­sa­nía, lim­pia­bo­tas, un gru­po de sol­da­dos que vie­ne pa­ra la ce­re­mo­nia de arriar la ban­de­ra y ni­ños que jue­gan al es­con­di­te.

Bue­na par­te de los edi­fi­cios ins­ti­tu­cio­na­les se aso­man al par­que o es­tán a po­ca dis­tan­cia, co­mo el Palacio Mu­ni­ci­pal, el Palacio de Go­bierno –don­de hay un es­plén­di­do mu­ral de Mario Oroz­co– y la Ca­te­dral.

UN GI­GAN­TE AME­RI­CANO

La si­lue­ta de un ce­rro cer­cano pa­re­ce una cor­ti­na azul. Al fon­do se ve el cono vol­cá­ni­co del Pi­co de Ori­za­ba, la mon­ta­ña más al­ta de Mé­xi­co. Só­lo el McKinley, en Alas­ka, y el Lo­gan, en Ca­na­dá, le su­pe­ran en to­da Amé­ri­ca del Nor­te. En tiem­pos prehis­pá­ni­cos se lla­ma­ba Citlal­te­petl ( Es­tre­lla de la Ma­ña­na) y se cuen­ta que Quet­zal­coatl, re­ve­ren­cia­do co­mo la Ser­pien­te Em­plu­ma­da, fue de­vo­ra­do por las lla­mas del cráter. Mi­la­gro­sa­men­te, to­mó la for­ma hu­ma­na y vo­ló más allá de los ma­res, pro­me­tien­do que re­gre­sa­ría. Cuan­do Cortés y sus hom­bres lle­ga­ron a es­tas tie­rras fue­ron to­ma­dos por los in­dí­ge­nas co­mo la re­en­car­na­ción de Quet­zal­coatl.

La ci­ma, a 5.747 me­tros, des­ta­ca so­bre el ho­ri­zon­te y, aun­que es­tá a 100 ki­ló­me­tros de la cos­ta, se di­ce que es el pri­mer pun­to de Mé­xi­co que re­ci­be la luz del sol al ama­ne­cer.

Xa­la­pa con­ser­va en bue­na me­di­da un cen­tro his­tó­ri­co con ca­lles es­tre­chas, ca­sas ba­jas y un am­bien­te muy tran­qui­lo. En el Ca­lle­jón Dia­man­te hay tien­das de to­do ti­po pa­ra en­con­trar un re­ga­lo o un re­cuer­do.

Si bus­cas un des­can­so en me­dio del pa­seo tie­nes mu­chos si­tios don­de ele­gir; un clá­si­co es el Ca­fé La Pa­rro­quia (Za­ra­go­za 18), un lu­gar de am­bien­te tra­di­cio­nal don­de to­mar un ca­fé o de­jar­te sor­pren­der por la gas­tro­no­mía lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.