Aquí co­men­zó to­da

deViajes - - PORTADA VERACRUZ -

Apro­ve­cha que Xa­la­pa es­tá si­tua­da en una zo­na al­ta y de cli­ma in­me­jo­ra­ble pa­ra co­no­cer los al­re­de­do­res. Un des­tino evi­den­te es Coa­te­pec, una pe­que­ña ciu­dad de am­bien­te co­lo­nial si­tua­da a unos 15 km y don­de pue­des apre­ciar me­jor que en Xa­la­pa el am­bien­te lo­cal.

És­ta es zo­na de ca­fé y flo­res. No te pier­das el jar­dín de or­quí­deas que hay jun­to a la pla­za prin­ci­pal. unos 8 km apa­re­ce Xi­co, un pue­blo don­de ya se res­pi­ra la na­tu­ra­le­za. Es­tá si­tua­do en las fal­das del Co­fre de Pe­ro­te, un vol­cán que al­can­za los 4.274 me­tros y que es­tá pro­te­gi­do co­mo Par­que Na­cio­nal. Aquí se pue­den ha­cer gran­des ca­mi­na­tas o, sim­ple­men­te, pa­sear un par de ki­ló­me­tros has­ta la cas­ca­da de Te­xo­lo.

En el ca­mino en­tre Xa­la­pa y Ve­ra­cruz hay va­rios lu­ga­res en los que de­te­ner­se. El pri­me­ro es la Ha­cien­da El Len­ce­ro (Ca­rre­te­ra Xa­la­paVe­ra­cruz, Km 9. De mar­tes a vier­nes; en­tra­da: 3,5 €; mar­tes, gra­tis), una an­ti­gua ha­cien­da que se re­mon­ta a los tiem­pos de Her­nán Cortés pe­ro que es­tá es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­da con el ge­ne­ral San­ta An­na que, a me­dia­dos del si­glo XIX, cons­tru­yó la gran man­sión que se con­ser­va aho­ra co­mo museo. El con­jun­to evo­ca un pe­que­ño via­je en el tiem­po.

Un re­co­rri­do por el Es­ta­do de Ve­ra­cruz es, en bue­na me­di­da, un via­je a los orí­ge­nes. No só­lo al de la ci­vi­li­za­ción me­soa­me­ri­ca­na, con la cul­tu­ra de los ol­me­cas. En es­tas tie­rras se pro­du­jo el pri­mer en­cuen­tro ver­da­de­ro que con­du­ci­ría en po­co tiem­po a la apa­ri­ción del Mé­xi­co mes­ti­zo. Aquí des­em­bar­có Her­nán Cortés pa­ra ini­ciar la conquista de un reino fa­bu­lo­so.

LA HUE­LLA DE HER­NÁN CORTÉS

Si­guien­do es­ta pis­ta hay que ir a dos lu­ga­res es­pe­cia­les, am­bos cer­ca de la cos­ta. Uno es Cem­poa­la (abre to­dos los días; en­tra­da: 3,5 €), don­de Cortés en­con­tró sus pri­me­ros alia­dos y al­gu­nos de los guías que le con­du­ci­rían ha­cia la fa­bu­lo­sa ca­pi­tal de Te­noch­titlan.

Aho­ra só­lo que­dan las rui­nas de una ciu­dad to­to­na­ca que lle­gó a te­ner 80.000 ha­bi­tan­tes y de­bía de ser más gran­de que cual­quier po­bla-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.