Por la Cos­ta Ver­de

deViajes - - RUTA ASTURIAS -

Si­guien­do la ru­ta, lle­ga­mos al es­pec­ta­cu­lar Ca­bo de Pe­ñas. Sus abrup­tos acan­ti­la­dos de más de 100 me­tros de al­tu­ra dan aún ma­yor real­ce a es­te be­llo fe­nó­meno geo­ló­gi­co que irrum­pe en el mar co­mo una da­ga, desafian­do las em­bes­ti­das de las olas del Can­tá­bri­co. Al­gu­nos se con­for­man con­tem­plán­do­lo des­de la te­rra­za del bar, jun­to al fa­ro. Los más osa­dos, se lan­zan a la ver­ti­gi­no­sa aven­tu­ra de al­can­zar –an­dan­do y es­ca­lan­do– el ex­tre­mo del pe­ñón.

Tras cru­zar la ría del Nalón, pue­des dar­te un cha­pu­zón en la tran­qui­la pla­ya de Que­bran­tos (en Soto del Bar­co) an­tes de lle­gar al pue­blo más be­llo –¡y más fo­to­gra­fia­do!– de to­do el li­to­ral as­tu­riano: Cu­di­lle­ro.

Se­miocul­to por mon­ta­ñas que ca­si lle­gan al mar, lo me­jor pa­ra que­dar fle­cha­do por su ma­gia es dar un ro­deo y ac­ce­der a él des­de aba­jo, des­de su puer­to. Una vez aquí, tras gi­rar un re­co­do y en­trar a la pla­za de la Marina, el im­pac­to vi­sual de sus ca­sas de co­lo­res col­gan­do de las mon­ta­ñas cau­ti­van al más exi­gen­te.

Sus ha­bi­tan­tes, da­da la olea­da de tu­ris­tas que les vi­si­tan, son los as­tu­res más abier­tos. Por ello no es de ex­tra­ñar que los pi­xue­tos –así se les lla­ma, con la ter­mi­na­ción ger­má­ni­ca ue­to, por las su­pues­tas raí­ces nór­di­cas de sus pri­me­ros po­bla­do­res, vi­kin­gos– orien­tan a los neó­fi­tos so­bre los lu­ga­res don­de to­mar las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas, so­bre to­do al caer el sol, cuan­do las pri­me­ras lu­ces de las ca­sas y los chi­rin­gui­tos ilu­mi­nan es­te an­fi­tea­tro ma­ri­ne­ro.

Su la­be­rin­to de ca­lle­jas, co­mo en una kas­ba, ser­pen­tea en­tre las ca­sas, en mu­chas de las cua­les cuel­gan res­tos de curadillo, un pez es­cua­lo que se de­ja se­car du­ran­te cin­co me­ses.

En la zo­na de El Pi­tu es­tá el es­plén­di­do con­jun­to pa­la­cie­go de los Sel­gas ( www.sel­gas-fa­gal­de.com), tam­bién co­no­ci­do co­mo el Ver­sa­lles as­tu­riano. Y tam­po­co de­béis per­de­ros las vi­si­tas a la ca­pi­lla del Hu­mi­lla­de­ro, el edi­fi­cio más an­ti­guo del pue­blo; ni a la igle­sia gó­ti­ca de San Pedro, del si­glo XVI, de una so­la na­ve y re­cons­trui­da tras ser in­cen­dia­da du­ran­te la gue­rra ci­vil. Pre­ci­sa­men­te, en ho­nor a San Pedro Pes­ca­dor, se ce­le­bran del 29 de ju­nio al 1 de ju­lio las fies­tas pa­tro­na­les.

A la sa­li­da de Cu­di­lle­ro hay otra ma­ra­vi­lla na­tu­ral: el ca­bo de Vi­dio (en Ovi­ña­na). Se tra­ta de un acantilado de unos 80 me­tros, con un fa­ro y una cue­va, La Igle­so­na, for­ma­da por la ero­sión, que se pue­de vi­si­tar en la ba­ja­mar. Jun­to a él, la cos­ta as­tur nos re­ga­la su pla­ya más mis­te­rio­sa: la del Si­len­cio. Su are­na ne­gra, co­mo la cal­de­ra de un vol­cán, rin­de ho­nor a su nom­bre por su di­fí­cil ac­ce­so: me­dia ho­ra por un sen­de­ro y lue­go unas es­ca­li­na­tas, lo que la ha­ce po­co fre­cuen­ta­da. Pa­ra lle­gar a ella de­bes to­mar el des­vío de No­ve­lla­na, por la N-632.

EN LA 'VE­NE­CIA AS­TU­RIA­NA'

La si­guien­te es­ca­la es en otro pue­blo de in­ne­ga­ble gla­mour pes­que­ro, Luar­ca. La ca­pi­tal del con­ce­jo de Val­dés –co­no­ci­da tam­bién co­mo la Ve­ne­cia as­tu­ria­na por el ser­pen­tín que pro­vo­ca en sus en­tra­ñas el río Ne­gro– aú­na en su seno los tres in­gre­dien­tes tí­pi­cos as­tu­res: el mar, el río y la mon­ta­ña. To­dos ellos son per­fec­ta­men­te vi­si­bles des­de el mi­ra­dor de la Ata­la­ya (uno de los cua­tro si­tua­dos en sus pun­tos car­di­na­les), en la co­li­na que pro­te­ge al puer­to, muy cer­ca del ce­men­te­rio.

En es­te cam­po­san­to, uno de los más be­llos de Es­pa­ña por sus es­cul­tu­ras y su en­torno (fren­te al Can­tá­bri­co), des­can­sa to­do un pres­ti­gio­so pre­mio No­bel: Se­ve­ro Ochoa.

Puer­to pes­que­ro de Luar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.