Judith Jáu­re­gui

“Fran­cia es un país por el que ten­go una es­pe­cial de­bi­li­dad”

deViajes - - PASIÓN VIAJERA -

Es­ta do­nos­tia­rra es una de las gran­des in­tér­pre­tes es­pa­ño­las y, pro­ba­ble­men­te, la pia­nis­ta con ma­yor pro­yec­ción de su ge­ne­ra­ción. A sus 26 años, con­fie­sa que cuan­do tie­ne un con­cier­to re­don­do lo ce­le­bra con un buen vino, y cree fir­me­men­te que al­gu­nos com­pa­ses de Beet­ho­ven po­drían ser el prin­ci­pio del hou­se. Tu úl­ti­mo tra­ba­jo es­tá de­di­ca­do a la pia­nis­ta Ali­cia de Larrocha y lo has edi­ta­do con un se­llo dis­co­grá­fi­co pro­pio. ¿Es una apues­ta por lo fe­me­nino? He cre­ci­do ad­mi­ran­do a Ali­cia de Larrocha, co­mo in­tér­pre­te y co­mo mu­jer, es un ejem­plo de fuer­za, ta­len­to, au­to­ri­dad y hu­mil­dad. Es­ta de­ci­sión es más un en­vi­te de­di­ca­do a uno de mis re­fe­ren­tes más im­por­tan­tes y edi­ta­do por mí pa­ra con­se­guir la li­ber­tad de guiar mi ca­rre­ra. Afir­mas que la música clá­si­ca es­tá lle­na de abri­gos de vi­són y le quie­res po­ner va­que­ros, ¿có­mo lo con­se­gui­rás? Es­te es un ar­te in­to­ca­ble y no pre­ten­do cam­biar ni una so­la no­ta, pe­ro sí la ma­ne­ra de pre­sen­tar­lo. Los clá­si­cos te­ne­mos un ha­lo eli­tis­ta que nos ale­ja del pú­bli­co, al que aho­ra ne­ce­si­ta­mos más que nun­ca. Des­de mi ju­ven­tud tra­to de ani­mar a to­das esas per­so­nas pa­ra que se atre­van a dis­fru­tar de la música. No ha­ce fal­ta en­ten­der­la pa­ra emo­cio­nar­se y la clá­si­ca, co­mo la vida en ge­ne­ral, es­tá he­cha pa­ra sen­tir­la. Con­si­de­ras que hay buen ni­vel en tu dis­ci­pli­na en Es­pa­ña. ¿Cuál ha si­do el pú­bli­co más sor­pren­den­te en tus re­ci­ta­les? Úl­ti­ma­men­te, es­tu­dian­tes. Ca­da vez veo más gen­te jo­ven que se acer­ca a los au­di­to­rios. Me gus­tó ver en el Fes­ti­val Mu­si­ka-Música de Bil­bao con­cier­tos con bue­na par­te del pú­bli­co que no te­nía más de 30 años. ¡Ab­so­lu­ta­men­te ge­nial! De ado­les­cen­te via­ja­bas ca­da se­ma­na a Ma­drid pa­ra es­tu­diar piano. ¿Qué es lo que más te gus­ta de la ca­pi­tal? Su vida, siem­pre lle­na de gen­te y pla­nes: teatros, ci­nes, ca­ñas, con­cier­tos. Y pa­seos, ten­go mi re­co­rri­do fa­vo­ri­to, des­de el Par­que del Oes­te, pa­san­do por el tem­plo de De­bod, has­ta el Palacio Real. Y de tu tie­rra, San Se­bas­tián, ¿nos re­co­mien­das al­gún pai­sa­je? ¡To­dos! No exis­te un rin­cón en el que no se en­cuen­tre la ma­gia do­nos­tia­rra. Des­de el mítico pa­seo de la Con­cha al Pei­ne de los Vien­tos, los par­ques más des­co­no­ci­dos, co­mo el de Aye­te o el de Cris­ti­na Enea, y, có­mo no, el pai­sa­je de la Par­te Vie­ja con sus pint­xos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.