Ba­rrios pa­ra to­dos

La ca­pi­tal cre­ce en­tre lo­ca­les mo­der­nos y una cla­ra apues­ta por la cul­tu­ra

deViajes - - DESTINO -

Des­de ha­ce un par de dé­ca­das, San­tia­go se ha su­ma­do a las ca­pi­ta­les del mun­do in­mer­sas en una trans­for­ma­ción ra­di­cal pa­ra con­ver­tir­se en una ciu­dad crea­ti­va y van­guar­dis­ta, re­bo­san­te de vi­ta­li­dad, lle­na de mu­seos, tien­das de di­se­ño y res­tau­ran­tes y con una in­tere­san­te vida noc­tur­na.

Em­pie­za la vi­si­ta por la Co­mu­na de San­tia­go. La Pla­za de Ar­mas, co­ra­zón de la ciu­dad, fue el lu­gar ele­gi­do por Pedro de Valdivia pa­ra cons­truir el cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo. Hoy es un her­vi­de­ro de pin­to­res, ju­ga­do­res de aje­drez, pre­di­ca­do­res y cu­rio­sos, don­de se le­van­ta la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na, el edi­fi­cio de Co­rreo Cen­tral de San­tia­go –actual Museo del Te­lé­gra­fo–, el Museo His­tó­ri­co Na­cio­nal –an­ti­guo Palacio de la Real Au­dien­cia– y el Ayun­ta­mien­to de San­tia­go.

Acércate al Palacio de la Mo­ne­da. Aquí, tras el bom­bar­deo del 11 de septiembre de 1973, el pre­si­den­te Salvador Allende se qui­tó la vida. Hoy es se­de del Par­la­men­to y abre al­gu­nas de­pen­den­cias –con vi­si­tas guia­das– y sus jar­di­nes tra­se­ros, re­qui­sa­dos por ar­tis­tas lo­ca­les.

Ba­ja a la es­ta­ción de Me­tro Mo­ne­da –don­de una ini­cia­ti­va de la Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral Me­troAr­te ha con­ver­ti­do va­rias es­ta­cio­nes en sa­las de ex­po­si­cio­nes– an­tes de al­can­zar la ca­lle Ahu­ma­da, una de las más co­mer­cia­les. Aquí se en­cuen­tra el edi­fi­cio de la Bol­sa –Mo­nu­men­to Na­cio­nal– y los ca­fés con pier­nas –no te pier­das el Hai­tí y el Ca­ri­be–, en los que las ca­ma­re­ras vis­ten bre­ví­si­mas fal­das y al­tí­si­mos ta­co­nes mien­tras sir­ven so­lo ca­fé.

En el nº 1131 de la ca­lle Com­pa­ñía de Je­sús con­tem­pla el pre­cio­so edi­fi­cio del Ex Con­gre­so Na­cio­nal. La vía fi­na­li­za en el ba­rrio Yun­gay (es­ta­ción de Cum­ming), ha­bi­ta­do en el si­glo XIX por una se­lec­ta bur­gue­sía y hoy lleno de in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas. En los úl­ti­mos años se han abier­to in­nu­me­ra­bles mu­seos: de His­to­ria Na­tu­ral, de Cien­cias y Tec­no­lo­gía, de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, de la Me­mo­ria y los De­re­chos Hu­ma­nos, de la So­li­da­ri­dad Salvador Allende… Pe­ro, aun­que pa­rez­ca gra­cio­so, la zo­na es co­no­ci­da por la Pe­lu­que­ría Fran­ce­sa ( www.pe­lu­que­ria­fran­ce­sa.cl), que man­tie­ne su en­can­to des­de 1925. El lo­cal y el res­tau­ran­te con­ti­guo for­man el Bou­le­vard La­vaud ( www.bou­le­vard­la­vaud.cl) y es­tán de­cla­ra­dos Cen­tro de Con­ser­va­ción His­tó­ri­ca. Va­le la pe­na una vi­si­ta; ade­más, te pue­des afei­tar a na­va­ja por unos 5 €.

Pe­lu­que­ría Fran­ce­sa, en el ba­rrio Yun­gay.

Ar­te en el an­ti­guo Palacio de la Mo­ne­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.