La is­la má­gi­ca

deViajes - - DESTINO -

Al sur de Val­pa­raí­so, el ar­chi­pié­la­go de Chi­loé es un lu­gar fas­ci­nan­te y au­tén­ti­co. Su ais­la­mien­to du­ran­te si­glos ha man­te­ni­do for­mas de vida y tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, co­mo la min­ga: un tra­ba­jo don­de los ve­ci­nos de una co­mu­ni­dad par­ti­ci­pan en la siem­bra, re­co­lec­ción y cons­truc­ción de ca­sas e igle­sias pa­ra com­par­tir lue­go un cu­ran­to, co­mi­da tí­pi­ca de la is­la a ba­se de ma­ris­co, car­ne, pa­ta­tas, lon­ga­ni­za… cu­bier­to por ho­jas gi­gan­tes de nal­ca y co­ci­na­do en­tre pie­dras ca­lien­tes.

Has­ta ha­ce po­co, la úni­ca co­ne­xión era el bar­co o los fe­rries que cu­bren los 2,5 km del Ca­nal de Cha­cao des­de Puer­to Montt, don­de es­tá pre­vis­ta la cons­truc­ción de un puen­te. Aun­que ya pue­des lle­gar en avión a la ca­pi­tal.

La po­bla­ción se dis­tri­bu­ye en pe­que­ños nú­cleos, en cons­truc­cio­nes re­ves­ti­das de es­ca­mas (te­jue­las) y he­chas con ma­de­ra de aler­ce: un ár­bol en­dé­mi­co muy re­sis­ten­te a la hu­me­dad y la co­rro­sión. Exis­ten 16 igle­sias de ma­de­ra cons­trui­das en­tre los si­glos XVIII y XX con es­te mé­to­do, si­guien­do el mo­de­lo ale­mán, que en el año 2000 la Unes­co de­cla­ró Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad.

Su ca­pi­tal, Castro –fun­da­da en 1567 por el con­quis­ta­dor Mar­tín Ruiz de Gam­boa–, es­tá al sur, en la zo­na cos­te­ra del fiordo del mis­mo nom­bre; no te pier­das los pa­la­fi­tos de Ten Ten, el em­bar­ca­de­ro Los Cha­lu­po­nes y la igle­sia de San Fran­cis­co, pin­ta­da de mo­ra­do y ama­ri­llo.

A po­cos ki­ló­me­tros es­tá Dal­cahue, un pue­blo ma­ri­ne­ro que en len­gua wi­lli­che sig­ni­fi­ca lu­gar de dal­cas, em­bar­ca­cio­nes in­dí­ge­nas. Vi­si­ta la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res y la fe­ria, don­de pue­des com­prar ro­pa con­fec­cio­na­da con pu­ra la­na de ove­ja y ar­te­sa­nía en ma­de­ra. Al la­do, las Co­ci­ne­rías de Dal­cahue es un lu­gar tí­pi­co y per­fec­to pa­ra de­gus­tar los me­jo­res pla­tos chi­lo­tas de pes­ca­do y ma­ris­co: re­cién sa­li­dos del mar y a buen pre­cio.

Ha­cia el nor­te lle­ga­rás a Te­naun, don­de se le­van­ta otra igle­sia de ma­de­ra pin­ta­da en azul. El pue­blo fue el pun­to de par­ti­da de la evan­ge­li­za­ción de la is­la –en 1557– y de La Rec­ta Pro­vin­cia, una sec­ta que, ade­más de con­tar con cu­ran­de­ros y cha­ma­nes, ha­cía la­bo­res de ad­mi­nis­tra­ción de justicia. Sus miem­bros fue­ron acu­sa­dos de prac­ti­car bru­je­ría y, en 1880, tu­vo lu­gar el pro­ce­so ju­di­cial a los co­no­ci­dos co­mo Bru­jos de Chi­loé.

Ale­ja­das del mun­do, es­tas is­las han man­te­ni­do su be­lle­za y sus tra­di­cio­nes

Los La­gos ex­hi­be una ofer­ta a ba­se de ro­sas, am­bien­te ale­mán, pin­güi­nos, pó­ci­mas…

Des­de aquí pue­des lle­gar en bar­co a la pre­cio­sa is­la de Me­chu­que, la más oc­ci­den­tal. Un puen­te atra­vie­sa una ría has­ta el pue­blo, don­de se le­van­tan pa­la­fi­tos y ca­si­tas de ma­de­ra. Va­rios sen­de­ros ro­dean la is­la, con una es­pe­sa ve­ge­ta­ción que se abre pa­ra ver sus huer­tos –hay más de 400 va­rie­da­des de pa­ta­tas– y pra­dos.

Las me­jo­res guías son las mu­je­res: ellas co­no­cen so­bre to­do los po­de­res cu­ra­ti­vos de ca­da plan­ta. En cual­quier mer­ca­di­llo en­con­tra­rás un­güen­tos a ba­se de ca­ne­lo (ár­bol sa­gra­do ma­pu­che), lu­ma, pe­tra, mur­ta o pan­que, que sir­ven pa­ra tra­tar va­ri­ces, lum­bal­gias, pso­ria­sis, migra­ñas e in­clu­so co­mo pro­duc­tos de be­lle­za.

Al nor­te, en Pu­ñihuil, pue­des avis­tar los pin­güi­nos de Hum­boldt y Ma­ga­lla­nes que, ca­da pri­ma­ve­ra, lle­gan des­de tie­rras an­tár­ti­cas pa­ra ani­dar. Apún­ta­te a una ex­cur­sión en lancha (10 €).

BE­LLE­ZA EN­TRE VOL­CA­NES

Jun­to a Chi­loé en­con­tra­rás la Re­gión de Los La­gos, una de las más be­llas de Chi­le. Es­tá si­tua­da en­tre las cos­tas del Pa­cí­fi­co y la Cor­di­lle­ra de los An­des, don­de se le­van­tan los más im­pre­sio­nan­tes y ma­jes­tuo­sos vol­ca­nes del país.

El Osorno es el icono de la re­gión pe­ro tam­bién se pue­den ver, cuan­do lo per­mi­ten las nu­bes, el Pun­tia­gu­do, Tro­na­dor, Cal­bu­co o el Pu­yehue. La re­gión de­be su nom­bre a los la­gos de color tur­que­sa de ori­gen gla­ciar ro­dea­dos de la Sel­va Val­di­via­na. A ori­llas del lago Llan­quihue en­con­tra­rás Puer­to Va­ras, un tu­rís­ti­co en­cla­ve co­no­ci­do por sus ro­sas – que po­nen el to­que de color a la ciu­dad más nu­bla­da y con más días de llu­via al año– y por el Museo Pa­blo Fie­rro.

La re­gión fue po­bla­da a fi­na­les del si­glo XIX por fa­mi­lias ale­ma­nas cuan­do se apro­bó en 1845 la Ley de Co­lo­ni­za­ción pa­ra re­po­blar es­ta par­te del país que, has­ta en­ton­ces, se en­con­tra­ba co­mi­da por los bos­ques y sin más ha­bi­tan­tes que una na­tu­ra­le­za exul­tan­te. El mi­li­tar y aven­tu­re­ro Ber­nar­do Eu­nom Phi­lip­pi fue el en­car­ga­do de alis­tar fa­mi­lias pro­ce­den­tes de Bohe­mia, West­fa­lia o Sa­jo­nia que es­tu­vie­ran dis­pues­tas a co­men­zar una nue­va vida en los con­fi­nes del mun­do.

Ve­rás es­ta in­fluen­cia ale­ma­na en to­das las ciu­da­des que ro­dean el lago. Acércate a Fru­ti­llar, a po­cos ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal –con pre­cio­sos chalés de ma­de­ra en­vuel­tos en cui­da­dos jar­di­nes–, y da­te el pla­cer de de­gus­tar una tar­ta o un stru­del en la fa­mo­sa pas­te­le­ría Ku­chen­la­den (Av­da Phi­lip­pi, 1155).

Otro atrac­ti­vo de la ciu­dad es el Tea­tro del Lago ( www.tea­tro­de­lla­go.cl), inau­gu­ra­do en 2008 y don­de tie­nen lu­gar to­do el año con­cier­tos y ex­po­si­cio­nes. Tam­bién pue­des vi­si­tar el museo Co­lo­nial Ale­mán (de 9 h a 17.30 h. En­tra­da: 2 €) y re­vi­vir la his­to­ria de aque­llos pri­me­ros co­lo­nos que po­bla­ron la re­gión.

Pa­no­rá­mi­ca de Castro, en Chi­loé.

Ma­ris­co en el mer­ca­do de Castro.

Igle­sia de San Fran­cis­co, en Castro.

Em­bar­ca­de­ro

en Castro.

Cam­pe­sino de Fru­ti­llar.

Plan­tas co­mes­ti­bles en Pu­ñihuil.

Museo Pa­blo Fie­rro, en Puer­to Va­ras.

Pa­la­fi­tos en la is­la de Me­chu­que.

Tea­tro del Lago, en Fru­ti­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.