Por la ca­pi­tal

deViajes - - RUTA -

El ar­chi­pié­la­go de Aland tie­ne tan­tos de­ta­lles pe­cu­lia­res, ya sean geo­grá­fi­cos, his­tó­ri­cos y po­lí­ti­cos, que con­vie­ne te­ner­los en cuen­ta a la ho­ra de pre­pa­rar un via­je. El pri­me­ro es que tie­ne más de 6.500 is­las –es el ma­yor de Eu­ro­pa–, por lo que a la ho­ra de or­ga­ni­zar un iti­ne­ra­rio hay que te­ner en cuen­ta las co­ne­xio­nes, que es­tán muy bien pen­sa­das, con un ex­ce­len­te ser­vi­cio de trans­bor­da­do­res.

Aland for­ma par­te de Fin­lan­dia, pe­ro cul­tu­ral­men­te es­tá mu­cho más re­la­cio­na­do con Sue­cia y de he­cho el sue­co es el idio­ma lo­cal. Co­mo to­do el mun­do ha­bla in­glés no ten­drás pro­ble­ma en ese sen­ti­do. Es, pro­ba­ble­men­te, la re­gión más au­tó­no­ma de Eu­ro­pa: emi­te sus pro­pios se­llos y tie­ne su pro­pio do­mi­nio en in­ter­net (.ax), to­do ello fru­to de su his­to­ria y de su pe­cu­liar si­tua­ción geo­grá­fi­ca, en el gol­fo de Bot­nia, a me­dio ca­mino en­tre las cos­tas de Fin­lan­dia y Sue­cia.

Al mis­mo tiem­po, es una de las re­gio­nes más lim­pias de Eu­ro­pa, sin ape­nas in­dus­trias con­ta­mi­nan­tes, y en don­de se dis­fru­ta de ma­ne­ra in­com­pa­ra­ble ese gus­to por la vida en la na­tu­ra­le­za. En ve­rano los días se alar­gan y las tem­pe­ra­tu­ras son muy agra­da­bles.

La prin­ci­pal puer­ta de ac­ce­so a es­te gran ar­chi­pié­la­go, tan­to si vie­nes en bar­co o en avión, es Ma­riehamn, la pe­que­ña ca­pi­tal. Aun­que só­lo tie­ne 11.000 ha­bi­tan­tes es ca­si una gran ciu­dad, por­que la po­bla­ción de Aland en con­jun­to no lle­ga a los 30.000. Ma­riehamn es un lu­gar lleno de vida, de cul­tu­ra y de his­to­ria y en don­de me­re­ce la pe­na de­te­ner­se al me­nos un día.

Las ca­lles al­re­de­dor de No­rra Es­pla­nad­ga­tan (el gran bulevar que une los dos puer­tos) guar­dan los me­jo­res ejem­plos de una ar­qui­tec­tu­ra que re­cuer­da la épo­ca de do­mi­na­ción ru­sa. Hay que se­ña­lar que el nom­bre de la ciu­dad, Ma­riehamn, se re­fie­re a Ma­ría, em­pe­ra­triz de Ru­sia.

Lo más des­ta­ca­ble de Ma­riehamn es el bar­co Pom­mern (abre de ma­yo a septiembre, www.vi­si­ta­land.com/pom­mern), un gi­gan­tes­co ve­le­ro de cua­tro más­ti­les, per­fec­ta­men­te con­ser­va­do y que aho­ra es un museo en sí mis­mo. Se tra­ta del ve­le­ro de car­ga más gran­de que se ha­ya cons­trui­do. Du­ran­te años na­ve­gó ha­cien­do la ru­ta en­tre In­gla­te­rra y Aus­tra­lia.

Es to­da una ex­pe­rien­cia vi­si­tar es­te bar­co, ca­mi­nar por cu­bier­ta, ba­jar a la bo­de­ga, mo­ver el ti­món e ima­gi­nar el alien­to de la aven­tu­ra que su­po­nía na­ve­gar en se­me­jan­te na­vío. Es­tá si­tua­do en un ex­tre­mo del puer­to oc­ci­den­tal, al que lle­gan los trans­bor­da­do­res que vie­nen de Hel­sin­ki, Tur­ku y Es­to­col­mo.

Al la­do es­tá el Museo Ma­rí­ti­mo (abre to­do el año. www.vi­si­ta­land.com/sjo­far­ts­mu

seum. En­tra­da de ma­yo a septiembre, que incluye el Pom­mern, 10 €; de oc­tu­bre a abril, sin el bar­co, 7 €), don­de pue­des con­ti­nuar la in­mer­sión en el mun­do de los via­jes por el océano. No te pier­das la co­lec­ción de mas­ca­ro­nes de proa ni la ban­de­ra pi­ra­ta de la ca­la­ve­ra y las ti­bias cru­za­das. Só­lo hay tres au­tén­ti­cas en el mun­do.

Bar­cos fon­dea­dos en los al­re­de­do­res de Ma­riehamn.

Judy Kui­tu­nen, al­fa­re­ra en Ma­riehamn.

Puer­to oc­ci­den­tal de Ma­riehamn.

Bar­co-museo Pom­mern.

Res­tau­ran­te Ba­gars­tu­gan.

Ca­lles de Ma­riehamn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.