CON TO­DA DE­LI­CA­DE­ZA

deViajes - - DOSSIER -

En el si­glo XVIII, Flan­des se con­vir­tió en el pro­vee­dor ha­bi­tual de en­ca­jes pa­ra to­da Eu­ro­pa. El país in­ten­ta­ba bus­car una sa­li­da a su de­cli­ve co­mer­cial y la en­con­tró en for­ma de pu­ños y cue­llos, pe­que­ñas obras de ar­te fi­na­men­te ela­bo­ra­das que en­lo­que­cían a la aris­to­cra­cia de la épo­ca. To­do Flan­des te­jía sin tre­gua y ca­da ciu­dad se es­pe­cia­li­zó en un pun­to di­fe­ren­te, con nom­bres tan de­li­ca­dos co­mo el pun­to de ha­da, que se rea­li­za­ba en Bru­jas. En cual­quier rin­cón de es­ta má­gi­ca ciu­dad en­con­tra­rás los di­bu­jos con hi­lo rea­li­za­dos por ma­nos ex­per­tas con to­do ti­po de di­se­ños. Tam­bién pue­des apren­der la téc­ni­ca del en­ca­je de bo­li­llos en el Kant­cen­trum ( www.kant­cen­trum.com), con ta­lle­res, de­mos­tra­cio­nes y ven­ta, des­de 2 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.