… CER­DE­ÑA

El pai­sa­je sar­do es­tá sal­pi­ca­do de res­tos prehis­tó­ri­cos y pue­blos de color pas­tel.

deViajes - - DOSSIER -

Mu­chos de los que vie­nen a es­ta is­la ita­lia­na lo ha­cen bus­can­do las aguas tur­que­sas y ver­des que dan nom­bre a la cos­ta no­res­te, la Es­me­ral­da, y que se ha con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res cen­tros tu­rís­ti­cos del Me­di­te­rrá­neo, ade­más de re­fu­gio de ri­cos y fa­mo­sos –des­de Ber­lus­co­ni al mi­llo­na­rio due­ño del Chel­sea Foot­ball Club tie­nen aquí su vi­lla pri­va­da–.

Sin em­bar­go, po­co tie­ne que en­vi­diar el res­to del te­rri­to­rio, don­de el pai­sa­je y la tra­di­ción se han con­ser­va­do en pue­blos po­co ha­bi­ta­dos y de ca­rác­ter re­cio, for­man­do una com­bi­na­ción muy atrac­ti­va pa­ra el vi­si­tan­te.

El no­roes­te de Cer­de­ña es una bue­na mues­tra de su his­to­ria, con hue­llas de las dis­tin­tas cul­tu­ras que pa­sa­ron por aquí, des­de los pue­blos prehis­tó­ri­cos a los ro­ma­nos y los ca­ta­lano-ara­go­ne­ses.

Vis­ta de Cas­tel­sar­do, en la cos­ta nor­te. Más allá de la fa­mo­sa cos­ta Es­me­ral­da, el nor­te de la is­la ex­hi­be una na­tu­ra­le­za pu­ra y pla­yas de agua lim­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.