Si bus­cas calma y tran­qui­li­dad, es­te ar­chi­pié­la­go es Un des­tino di­fe­ren­te y atrac­ti­vo

deViajes - - RUTA -

El ar­chi­pié­la­go sep­ten­trio­nal ofre­ce nu­me­ro­sas po­si­bi­li­da­des de ex­plo­rar is­las po­co vi­si­ta­das. El ferry que sale de Hum­mel­vik (en Vär­do) con des­tino a Tors­hol­ma (en Brän­dö) pa­ra en En­klin­ge y Kum­lin­ge.

Si la is­la prin­ci­pal de Aland ya es una zo­na tran­qui­la, es­tas is­las lle­van es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca al ex­tre­mo. La pri­me­ra pa­ra­da del ferry es En­klin­ge, don­de no de­bes per­der­te el Museo Her­mas ( www.mu­seum.ax, abier­to só­lo en ve­rano), una an­ti­gua gran­ja con­ver­ti­da en un museo et­no­grá­fi­co al ai­re li­bre. Re­sul­ta fas­ci­nan­te su­mer­gir­se en la vida co­ti­dia­na de la gen­te que ha­bi­tó es­ta is­la en los úl­ti­mos si­glos (en­tre 1537 y 1973).

RE­CÓ­RRE­LO CON CALMA

La si­guien­te pa­ra­da del ferry es Kum­lin­ge. Aquí hay una agra­da­ble ca­mi­na­ta has­ta la igle­sia de Sank­ta An­na, si­tua­da ca­si en mi­tad del bos­que, a un par de ki­ló­me­tros del pue­blo. Es in­tere­san­te por­que tie­ne un in­te­rior in­creí­ble, lleno de pin­tu­ras mu­ra­les de ha­ce cin­co si­glos.

Bä­rö es uno de los is­lo­tes que ro­dean Kum­lin­ge. Allí es­tá Gla­da La­xen, un pe­que­ño puer­to en el que só­lo hay un res­tau­ran­te, un pe­que­ño alo­ja­mien­to y mu­cha tran­qui­li­dad.

La si­guien­te pa­ra­da es Lap­po, don­de el Museo del Ar­chi­pié­la­go tie­ne la me­jor co­lec­ción de

bo­tes tra­di­cio­na­les de to­do el Bál­ti­co. Es­te via­je pue­de se­guir por Ava y Jur­mo, pa­ra dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za.

Otra ru­ta po­si­ble es la que te lle­va­rá ha­cia las is­las del sur. En es­te ca­so hay que to­mar el au­to­bús nº 5 des­de Ma­riehamn has­ta el puer­to de Lan­gnäs y to­mar el ferry a Kö­kar. Es­te is­lo­te, ro­dea­do de cien­tos de pe­ñas­cos, es el más me­ri­dio­nal de Aland, y el más so­li­ta­rio, al­go pa­re­ci­do al fin del mun­do. Un pe­que­ño mun­do re­mo­to y ais­la­do. Hay que ir has­ta el fi­nal de una ca­rre­te­ra, es­pe­rar un trans­bor­da­dor y em­pren­der una ru­ta ja­lo­na­da de pa­ra­das en pe­que­ños puer­tos.

Si no la traes, pue­des al­qui­lar una bi­ci­cle­ta en Kö­kar y re­co­rrer la is­la. Es un pai­sa­je de bos­que y ro­ca que pa­re­ce flo­tar en un mar os­cu­ro y den­so. Hay pe­que­ños gru­pos de ca­sas en los lu­ga­res más pro­te­gi­dos. Es fá­cil su­bir has­ta Flint­berg, el pun­to más ele­va­do de Kö­kar: 36 m de al­ti­tud. El ai­re es lim­pio y re­sul­ta di­fí­cil cal­cu­lar la dis­tan­cia a la que se en­cuen­tran los is­lo­tes cer­ca­nos que se di­vi­sa­ban per­fec­ta­men­te. Idö es una re­ser­va na­tu­ral. Källs­kär, con sus for­ma­cio­nes ro­co­sas y sus jar­di­nes, fue el lu­gar de re­ti­ro en el que To­ve Jans­son en­con­tra­ba la ins­pi­ra­ción pa­ra sus es­cri­tos. Tam­bién tie­nes la op­ción de bu­cear ba­jo sus aguas en bus­ca de mu­chos bar­cos hun­di­dos.

Museo al ai­re li­bre de Her­mas, en is­la En­klin­ge.

In­te­rior en la igle­sia de Sank­ta An­na, is­la Kum­lin­ge, con pin­tu­ras del si­glo XVI.

Em­bar­ca­de­ro en un is­lo­te sin nom­bre.

Mo­men­to de des­can­so en Bä­rö.

Ci­clo­tu­ris­tas es­pe­ran­do el ferry en el puer­to

de Kum­lin­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.