Re­co­rre una an­ti­gua zo­na Pe­nal con­ver­ti­da en re­ser­va de gran va­lor eco­ló­gi­co

deViajes - - DOSSIER - TEX­TO Y FO­TOS: Ruth Pe­rei­ro

Tam­bién ofre­ce una sun­tuo­sa na­tu­ra­le­za que el desa­rro­llo tu­rís­ti­co ha res­pe­ta­do in­te­grán­do­se en el pai­sa­je. La man­cha me­di­te­rrá­nea ti­ñe el li­to­ral de ver­de y de enebros re­tor­ci­dos por el vien­to mis­tral, con­tras­tan­do con pla­yas de are­na blan­ca y fi­na.

RO­MÁ­NI­CO Y AS­NOS AL­BI­NOS

Por­to To­rres, una de las ciu­da­des más gran­des del nor­te (pro­vin­cia de Sas­sa­ri), es lu­gar de pa­so pa­ra los viajeros que ac­ce­den a la is­la en bar­co. Sin em­bar­go, ade­más de su pla­ya Pe­lo­sa, un lar­go are­nal de fi­na are­na con la to­rre ara­go­ne­sa de fon­do, con­ser­va in­tere­san­tes ejem­plos de su pa­sa­do –fue un im­por­tan­te en­cla­ve ro­mano–.

De­ja al me­nos un hue­co pa­ra vi­si­tar la ba­sí­li­ca ro­má­ni­ca de San Ga­bino, del si­glo XI, pe­cu­liar por te­ner dos áb­si­des con­tra­pues­tos y por su alar­ga­da fa­cha­da. Un mor­bo­so pa­seo por el in­te­rior te lle­va­rá ba­jo ar­cos, ta­llas de már­ti­res y la crip­ta don­de se guar­dan los res­tos del san­to

y un sar­có­fa­go ro­mano con las musas es­cul­pi­das (en­tra­da: 2 € y3 €, con vi­si­ta guia­da).

Por­to To­rres tam­bién es la puer­ta de ac­ce­so a uno de los eco­sis­te­mas más pu­ros y sal­va­jes del Me­di­te­rrá­neo: la is­la de Asi­na­ra. En ella, pue­des ver có­mo cam­pan a sus an­chas ja­ba­líes, mu­flo­nes o as­nos enanos –al­gu­nos al­bi­nos–, y se cru­zan en tu ca­mino sin asus­tar­se. Su ca­li­fi­ca­ción de re­ser­va marina, con zo­nas res­trin­gi­das, ha per­mi­ti­do que se man­ten­ga ca­si in­tac­ta –só­lo hay un al­ber­gue y un res­tau­ran­te cons­trui­dos en un an­ti­guo cuar­tel y un co­me­dor de fun­cio­na­rios de pri­sio­nes, al nor­te–.

Pue­des lle­gar en bar­co des­de Por­to To­rres o des­de el puer­to de Stin­tino –te de­jan al nor­te o al sur de la is­la, res­pec­ti­va­men­te–. Y una vez aquí mo­ver­te en jeep, al­qui­lar una bi­ci (10 €/ día) o se­guir ru­tas a pie por la cos­ta, si pre­fie­res co­no­cer­la a tu ai­re.

Si eli­ges la pri­me­ra op­ción po­drás re­co­rrer en un día la is­la de pun­ta a pun­ta (18 km), acom­pa­ña­do de un guía am­bien­tal (en­tre 48 y 55 €, con traslado en bar­co in­clui­do). Hay va­rias em­pre­sas, co­mo Si­nua­ria ( www.si­nua­ria.org), si­tua­da en el cen­tro de vi­si­tan­tes del Par­que Na­cio­nal de Asi­na­ra, en Por­to To­rres. Más in­for­ma­ción: www.par­coa­si­na­ra.org.

BA­JO LA FOR­TA­LE­ZA

Cas­tel­sar­do es uno de esos pue­blos ma­ri­ne­ros, a los pies de un cas­ti­llo inex­pug­na­ble, que se han adap­ta­do al tu­ris­mo, pe­ro no pue­den ocul­tar su en­can­to his­tó­ri­co y su esen­cia tra­di­cio­nal. Su­be sus ca­lles em­pi­na­das que as­cien­den has­ta lo al­to de la for­ta­le­za o re­co­rre sus murallas con im­pre­sio­nan­tes vis­tas a la cos­ta y al in­te­rior. En él se en­cuen­tra el museo del Tren­za­do Me­di­te­rrá­neo (en­tra­da con­jun­ta: 2 €). Es­ta la­bor ar­te­sa­na se si­gue prac­ti­can­do en la ac­tua­li­dad y aún se pue­de ver a mu­je­res en la puer­ta de su ca­sa tren­zan­do ces­tos o ven­dien­do sus crea­cio­nes.

La vi­lla es­tá re­ple­ta de tien­das de ar­te­sa­nía don­de pue­des com­prar ce­rá­mi­ca, ta­pi­ces, jo­yas de fi­li­gra­na o de co­ral. Ter­mi­na el día con al­guno de los ri­cos vi­nos sar­dos en la te­rra­za del ho­tel Pe­dra­lad­da ( www.ho­tel­pe­dra­lad­da.it), con es­tu­pen­das vis­tas a la cos­ta y al cas­co an­ti­guo.

En la cos­ta oes­te, Alg­he­ro, con dos aeropuertos, un be­llo en­torno na­tu­ral y un mo­derno puer­to de­por­ti­vo, es el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de la par­te oc­ci­den­tal de la is­la. Su lar­ga pla­ya de are­na fi­na y du­nas blan­cas, la de San Gio­van­ni, se lle­na de ani­ma­ción en los me­ses de ve­rano.

Pe­ro ade­más, la ciu­dad tie­ne un pa­sa­do que la une con la cul­tu­ra ca­ta­la­na. Alg­he­ro o Al­guer per­te­ne­ció a la co­ro­na de Ara­gón du­ran­te cua­tro si­glos, has­ta el 1700, y su he­ren­cia es­pa­ño­la es pa­ten­te en ban­de­ras, tra­di­cio­nes, gas­tro­no­mía, ar­qui­tec­tu­ra –fí­ja­te en la to­rre gó­ti­co ca­ta­lán de la igle­sia de San­ta Ma­ría– y un ar­cai­co dia­lec­to, ca­si idén­ti­co al ca­ta­lán, que aún se ha­bla.

Si­gue la his­to­ria de la ciu­dad con un pa­seo al bor­de de las murallas que dan al mar y de sus to­rres (se con­ser­van sie­te), y con­tem­pla las vis­tas de su cas­co his­tó­ri­co des­de lo al­to de la to­rre de Por­ta Te­rra, an­ti­gua en­tra­da a la vi­lla.

Re­co­rre la is­la de Asi­na­ra en jeep, bi­ci o a pie. In­te­rior de la ba­sí­li­ca de San Ga­bino.

Puer­to pes­que­ro

de Stin­tino. Des­cen­so a la Grot­ta di

Net­tuno. Pai­sa­je vir­gen en la is­la de Asi­na­ra.

Ca­po Tes­ta.

Pae­lla sar­da,

con pas­ta. Vis­ta de Ag­he­ro y de la igle­sia de

San­ta Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.