Bo­ni­to y ani­ma­do

deViajes - - PORTADA -

Cuen­ta la le­yen­da que el fun­da­dor de Ljublja­na fue el prín­ci­pe grie­go Ja­són jun­to a sus com­pa­ñe­ros los Ar­go­nau­tas que, hu­yen­do del mal­va­do rey Ae­tes –a quien ha­bían ro­ba­do el Ve­llo­cino de oro–, na­ve­ga­ron por el mar Ne­gro has­ta el río Da­nu­bio. Des­de aquí con­ti­nua­ron has­ta el río Ljublja­ni­ca, lu­gar don­de Ja­són en­con­tró, com­ba­tió y ven­ció al terrible mons­truo que se ha con­ver­ti­do en el em­ble­ma de la ciu­dad.

Ac­tual­men­te el dra­gón de Ljublja­na re­si­de en la to­rre del Cas­ti­llo y en su es­cu­do de ar­mas. Tam­bién po­drás ver­le en uno de los puen­tes más be­llos so­bre el río Ljublja­ni­ca, el Zmajs­ki Most o Puen­te de los Dra­go­nes, los cua­les, se­gún di­ce la his­to­ria, agi­tan la co­la ca­da vez que una vir­gen lo atra­vie­sa.

Pa­ra em­pe­zar con las vi­si­tas, una bue­na op­ción es que al­qui­les una bi­ci­cle­ta ( www. bi­ci­kelj.si) pa­ra re­co­rrer el com­pac­to cas­co his­tó­ri­co. Por 1 € a la se­ma­na pue­des sus­cri­bir­te al ser­vi­cio de al­qui­ler de bi­cis de la ciu­dad. Hay 20 pun­tos de re­co­gi­da y en­tre­ga au­to­má­ti­ca di­se­mi­na­dos por el cen­tro.

Sú­be­te a las dos rue­das y des­de el cén­tri­co Tro­mos­tov­je (puen­te tri­ple) acércate al vecino Mer­ca­do Cen­tral, que se en­cuen­tra re­par­ti­do en tres es­pa­cios bien dis­tin­tos: la fru­ta y la ver­du­ra se ven­den a cie­lo abier­to en la pla­za de Vod­nik, ba­jo los so­por­ta­les que flan­quean el río se ubi­can los car­ni­ce­ros, y en la plan­ta ba­ja de la bi­blio­te­ca del se­mi­na­rio en­con­tra­rás los pues­tos de que­sos, mie­les o pa­nes. Un con­se- jo: aquí pue­des com­prar un tí­pi­co po­ti­ca (ro­llo de fru­tos se­cos) o una bo­te­lla del tan pre­cia­do acei­te de ca­la­ba­za lo­cal (des­de 3 €).

Do­mi­nan­do la es­ce­na so­bre el mer­ca­do y so­bre el re­cién re­mo­za­do Puen­te de los Car­ni­ce­ros (Me­sars­ki Most) es­tá la Ca­te­dral de San Ni­co­lás y des­de ella –ver­te­bra­do por la Mest­ni trg– se ex­tien­de el Cas­co An­ti­guo. Es la zo­na más ani­ma­da de Ljublja­na, no hay du­da, un lu­gar sal­pi­ca­do de res­tau­ran­tes, ba­res con vis­tas al río y nu­me­ro­sas tien­das de di­se­ña­do­res lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra en­trar en ma­te­ria gas­tro­nó­mi­ca, o me­jor di­cho, eno­ló­gi­ca, en la mis­ma Mest­ni trg acércate has­ta la vi­no­te­ca Mo­via, don­de po­drás em­pe­zar a fa­mi­liari­zar­te con las va­rie­da­des de las uva lo­ca­les co­mo la re­bu­la. (Mest­ni trg, 2. www.mo­via.si).

En­ci­ma de la co­li­na sur­ca­da por la ma­ra­ña de ca­lles y pa­sa­jes que con­for­man el cas­co an­ti­guo es­tá el Cas­ti­llo de Ljublja­na, que fue cons­trui­do por los cel­tas y re­mo­de­la­do va­rias ve­ces du­ran­te el me­die­vo. A él pue­des su­bir a pie o con un fu­ni­cu­lar pa­no­rá­mi­co que te de­ja­rá ba­jo la mis­mí­si­ma pla­za de ar­mas de la for­ta­le­za. Co­mo pa­sa en to­dos los cas­ti­llos que co­ro­nan una ciu­dad, la to­rre es el me­jor pun­to pa­ra contemplar Ljublja­na a vis­ta de hal­cón. ( www.ljubljans­ki­grad.si. En­tra­da com­bi­na­da al fu­ni­cu­lar, cas­ti­llo y ex­po­si­cio­nes: 8 €)

Si se acer­ca la ho­ra del al­muer­zo, pi­de me­sa en el res­tau­ran­te de la for­ta­le­za, Na Gra­du, y prue­ba su ex­qui­si­to me­nú de­gus­ta­ción (Grajs­ka pla­no­ta, 1. www.na­gra­du.si. Me­nú: 30 €).

POR LOS VA­LLES GLA­CIA­RES

Des­de Ljublja­na pon rum­bo nor­te en di­rec­ción a Kam­nik y, des­de aquí, acércate a los tres va­lles gla­cia­res que, co­mo un tri­den­te, se ex­tien­den des­de la pe­que­ña vi­lla de Solc˘ava. Haz tu pri­me­ra pa­ra­da en el van­guar­dis­ta Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción Rin­ka, un lu­gar que, ade­más de ser in­for­ma­ti­vo pa­ra el vi­si­tan­te –el museo es pe­que­ñi­to pe­ro ori­gi­nal–, sir­ve co­mo

pun­to de en­cuen­tro pa­ra los gran­je­ros y ar­te­sa­nos de la co­mar­ca.

Aquí en­con­tra­rás nu­me­ro­sos pro­duc­tos he­chos con lo que en es­te rin­cón al­pino se tie­ne más a mano: la­na y le­che de ove­ja, ma­de­ra y miel. A no­so­tros nos en­can­ta­ron las crea­cio­nes de Ja­na Je­zer­nik (Solc˘ava. www.sol­cavs­ko. in­fo) que, a par­tir de la­na vir­gen, mo­de­la fi­gu­ri­tas de ani­ma­les (5 €), za­pa­ti­llas (35 €)…

Uno de los tres va­lles que par­ten de Solc˘ava es el es­pec­ta­cu­lar Lo­gars­ka Do­li­na, al que se pue­de ac­ce­der a pie, en bi­ci­cle­ta o pa­gan­do una ta­sa de 7 € si se quie­re en­trar en co­che. La es­tre­cha sim­bio­sis que se pro­du­ce en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za en es­te lu­gar es ad­mi­ra­ble: cua­ren­ta gran­jas ga­na­de­ras (al­gu­nas de las cua­les al­qui­lan ha­bi­ta­cio­nes a vi­si­tan­tes) se re­par­ten en un en­torno pai­sa­jís­ti­co de una pu­re­za des­lum­bran­te.

El va­lle de Lo­gars­ka es el pun­to de par­ti­da de nu­me­ro­sas tra­ve­sías que se en­ca­ra­man por las cum­bres co­lin­dan­tes de Kro­fic˘ka, Ojs­tri­ca o Rin­ke, to­das ellas de más de 2.000 me­tros. Y tam­bién de ru­tas me­nos exi­gen­tes, co­mo la que re­co­rre los 7 km del va­lle o la que as­cien­de has­ta la pin­to­res­ca cas­ca­da de Rin­ka.

Te­rra­zas en el cas­co an­ti­guo.

Es­ca­le­ra de la to­rre el Cas­ti­llo de Ljublja­na.

Puen­te de los Dra­go­nes.

Vis­tas del lago des­de el cas­ti­llo

de Bled.

Ga­na­do pas­tan­do en el va­lle de Lo­gars­ka.

Cas­ca­da de Rin­ka

en el Va­lle de Lo­gars­ka.

Pa­no­rá­mi­ca des­de

la ca­rre­te­ra.

La di­se­ña­do­ra Ja­na, con unas za­pa­ti­llas de la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.