Be­lle­za ba­rro­ca

deViajes - - RUTA -

La zo­na de Pu­glia se en­cuen­tra en el ta­cón de Ita­lia, al sur del país. Su ciu­dad prin­ci­pal, Lec­ce es co­no­ci­da co­mo la Ca­pi­tal del Ba­rro­co por sus be­llí­si­mos edi­fi­cios de es­te es­ti­lo, cons­trui­dos con la pie­dra lec­ce­se, que es un ma­te­rial cal­cá­reo, de as­pec­to mar­mó­reo y de ca­rac­te­rís­ti­co color do­ra­do.

Aun­que a ca­da pa­so te vas a en­con­trar pre­cio­sas cons­truc­cio­nes, te re­co­men­da­mos que si­gas las hue­llas cro­no­ló­gi­cas de la his­to­ria de es­ta ciu­dad, co­men­zan­do en la pla­za de San Oron­zo. Aquí se le­van­ta una co­lum­na ro­ma­na co­ro­na­da por la es­ta­tua de es­te san­to mi­la­gre­ro, de­ca­pi­ta­do por Ne­rón y ve­ne­ra­do en to­da Pu­glia. A él se atri­bu­ye el mi­la­gro de aca­bar con la pes­te que has­ta el año 1658 ha­bía aso­la­do la re­gión du­ran­te dos dé­ca­das.

LAS JO­YAS DE LA ZO­NA

Sin du­da, el mo­nu­men­to más es­pec­ta­cu­lar de la pla­za es el an­fi­tea­tro ro­mano, del si­glo II, cons­trui­do en la épo­ca del em­pe­ra­dor Adriano y des­cu­bier­to en 1902. Aun­que ocu­pa ca­si la to­ta­li­dad de la pla­za, to­da­vía que­da una gran par­te se­pul­ta­da ba­jo edi­fi­cios de enor­me va­lor his­tó­ri­co don­de des­ta­can la igle­sia de San­ta Ma­ria de­lle Gra­zie, del si­glo XVI, va­rios ejem­plos ba­rro­cos de gran be­lle­za co­mo el Palacio de Se­di­le, la an­ti­gua igle­sia desa­cra­li­za­da de San Mar­cos y el Ins­ti­tu­to Na­zio­na­le.

Si­guien­do tu re­co­rri­do his­tó­ri­co de­bes sa­ber que Lec­ce no se es­ca­pó de la in­va­sión tur­ca que de­jó las ciu­da­des arra­sa­das y sa­quea­das has­ta que, ya ba­jo do­mi­nio es­pa­ñol, Car­los V or­de­nó blin­dar las lo­ca­li­da­des cons­tru­yen­do murallas. La de Lec­ce tie­ne cua­tro puer­tas de ac­ce­so y po­see el cas­ti­llo del Em­pe­ra­dor, con un ex­te­rior aus­te­ro y un in­te­rior ri­ca­men­te de­co­ra­do. Des­pués, dis­fru­ta del ba­rro­co lec­ce­se del si­glo XVII en la igle­sia de San­ta Cruz, que es una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla.

A es­te gran maes­tro se de­be, tam­bién, la re­cons­truc­ción de la Ca­te­dral de Ma­ría San­tí­si­ma y de la to­rre del cam­pa­na­rio, la más al­ta de Ita­lia, que se en­cuen­tran en la pla­za for­ti­fi­ca­da del Duo­mo, jun­to a los palacios del Se­mi­na­rio y del Obis­pa­do. Otras mues­tras del ba­rro­co lec­ce­se pue­des verlas en el Palacio de la Pro­vin­cia, en las igle­sias de San­ta Chia­ra, San­ta

Ire­ne, San Ma­teo, San­ta Te­re­sa, San­ta Ana y San­ta Ma­ría de las Gra­cias; y en un buen número de edi­fi­cios y palacios re­par­ti­dos am­plia­men­te por to­da la ciu­dad.

Lec­ce es una ciu­dad her­mo­sa, so­fis­ti­ca­da y en­can­ta­do­ra don­de pue­des dor­mir en un palacio ba­rro­co con­ver­ti­do en ho­tel bou­ti­que, de­gus­tar una ex­ce­len­te co­ci­na en un aco­ge­dor res­tau­ran­te, ver un es­pec­tácu­lo o un con­cier­to en el an­fi­tea­tro ro­mano y com­prar pie­zas de di­se­ño de los ar­tis­tas que se ins­pi­ran en el ba­rro­co lec­ce­se.

Es el ca­so de Gian­ni de Be­ne­dit­tis, cu­yas pie­zas en pla­ta y oro pue­des en­con­trar en Fu­tu­ro Re­mo­to (Via Za­nar­de­lli, 78. www.fu­tu­ro­re­mo­to­gioie­lli.it); o los di­ver­ti­dos y ori­gi­na­les di­se­ños en pa­pel ma­ché de Fran­ces­ca Ca­ra­llo (Vi­co dei Pen­si­ni, 1. www.fran­cesca­cara­llo.it), don­de ade­más pue­des vi­si­tar su es­tu­dio. Fi­na­li­za tu re­co­rri­do en el bar- li­bre­ría Gus­to­li­be­rri­ma (Cor­te dei Ci­ca­la, 1. www.li­be­rri­ma.it), dis­fru­tan­do de una bue­na co­pa de vino de la re­gión.

EX­CUR­SIÓN POR EL VA­LLE

Co­mien­za tu re­co­rri­do por la zo­na en Os­tu­ni, una pre­cio­sa ciu­dad for­ta­le­za de ca­sas en­ca­la­das, co­no­ci­da co­mo la ciu­dad blan­ca. Des­de la pla­za de San Oron­zo, don­de se en­cuen­tra el ayun­ta­mien­to y de nue­vo una co­lum­na co­ro­na­da por la es­ta­tua del san­to, pue­des ac­ce­der a la ciu­da­de­la amu­ra­lla­da atra­ve­san­do la puer­ta Nue­va o la puer­ta de San De­me­trio, que te con­du­ce di­rec­ta­men­te has­ta la Ca­te­dral, cons- trui­da en el si­glo XV y con una fa­cha­da gó­ti­ca don­de des­ta­ca el pre­cio­so ro­se­tón.

En­fren­te es­tá el ar­co Scop­pa, que co­mu­ni­ca el palacio Ves­co­vi­le con el del Se­mi­na­rio. Y lo me­jor pa­ra des­cu­brir la ciu­dad es in­ter­nar­te por el la­be­rin­to de es­tre­chas ca­lles bor­dea­das de ca­sas blan­cas, igle­sias y pa­la­ce­tes, que siem­pre te con­du­cen has­ta al­gún mi­ra­dor des­de el que pue­des contemplar el va­lle, sem­bra­do de los oli­vos mi­le­na­rios que se pier­den en el bor­de del mar. Su puer­to es el de Vi­lla­no­va, si­tua­do a 8 km, y don­de se en­cuen­tran las pla­yas más bo­ni­tas del Adriá­ti­co, ga­lar­do­na­das du­ran­te años con ban­de­ras azu­les.

Des­de Os­tu­ni co­mien­za a su­bir ha­cia el nor­te. Se­pa­ra­dos por po­cos ki­ló­me­tros se ha­llan Cis­ter­nino, Mar­ti­na Fran­ca y Lo­co­ro­ton­do, tres pre­cio­sas ciu­da­des amu­ra­lla­das ca­da una con su es­pe­cial atrac­ti­vo.

Si dis­po­nes de tiem­po no de­jes de vi­si­tar ca­da una, pe­ro si no es po­si­ble, acércate has­ta Lo­co­ro­ton­do, in­clui­do en la ca­te­go­ría de Pue­blos más be­llos de Ita­lia. Su nom­bre de­ri­va de lo­cus ro­tun­di, lu­gar re­don­do, don­de to­das las ca­lles par­ten en círcu­lo en un in­trin­ca­do la­be­rin­to bor­dea­do de ca­sas en­ca­la­das en un blan­co ce­ga­dor que suben has­ta la ci­ma co­ro­na­da por la igle­sia de San Jor­ge.

La ciu­dad tie­ne un en­can­to es­pe­cial cuan­do lle­ga la pri­ma­ve­ra y se en­ga­la­na con flo­res y plan­tas pa­ra com­pe­tir en un con­cur­so que se ce­le­bra en ju­nio, en el que, por vo­ta­ción po­pu­lar, se eli­ge el me­jor y más bo­ni­to jar­dín.

An­fi­tea­tro ro­mano,

en Lec­ce.

Can­da­dos en la pla­za

de San Oron­zo.

Ex­po­si­ción en el bur­go

for­ti­fi­ca­do de Aca­ya.

Te­rra­za en Os­tu­ni.

Ta­ller de ce­rá­mi­ca en Grot­ta­glie.

Igle­sia de San Vi­to, en Os­tu­ni. Cau­se­way Coas­tal

Rou­te.

Fran­ces­ca Ca­ra­llo, di­se­ña­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.