Lo más ori­gi­nal de Pu­glia

deViajes - - RUTA -

El va­lle d'Itria se en­cuen­tra en la co­mar­ca de la Mur­gia en­tre las pro­vin­cias de Brin­di­si, Ba­ri y Ta­ran­to. Se ca­rac­te­ri­za por sus ex­ten­sas lla­nu­ras con al­gu­nas ele­va­cio­nes don­de se le­van­tan pre­cio­sas ciu­da­des en­ca­la­das ro­dea­das por una mu­ra­lla ara­go­ne­sa y co­ro­na­das por la ca­te­dral. La zo­na es­tá sem­bra­da de oli­vos mi­le­na­rios y vi­ñe­dos que pro­du­cen los vi­nos de Mur­gia con DO y un ex­ce­len­te acei­te.

A me­di­da que cir­cu­les por el va­lle co­men­za­rás a ver unas cu­rio­sas cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas de pie­dra, re­don­das y ter­mi­na­das en un cono, co­no­ci­das co­mo tru­lli.

AL­BE­RO­BE­LLO, ÚNI­CA EN EL MUN­DO

Los tru­lli son cons­truc­cio­nes cir­cu­la­res he­chas en mam­pos­te­ría de pie­dra en se­co, que son pro­duc­to del di­se­ño… o de la pi­ca­res­ca. Des­de tiem­pos re­mo­tos, los cam­pe­si­nos, an­tes de sem­brar, des­pe­ja­ban la tie­rra de pie­dras que des­pués uti­li­za­ban en la cons­truc­ción de los tru­lli don­de se guar­da­ban los ape­ros.

En el si­glo XV el con­de Gian­gi­ro­lano Ac­qua­vi­va de Ara­gón, due­ño de las tie­rras del Va­lle, se las en­tre­gó a los cam­pe­si­nos pa­ra que las cul­ti­va­ran, lo que no evi­tó que se for­ma­ran nú­cleos ur­ba­nos. Por aquel en­ton­ces los se­ño­res feu­da­les te­nían prohi­bi­da la crea­ción de nue­vas ciu­da­des sin con­sen­ti­mien­to del rey y el Con­de en­con­tró en es­ta for­ma de edi­fi­ca­ción la so­lu­ción a su pro­ble­ma. Creó las po­bla­cio­nes si­guien­do el mo­de­lo tru­lli, de ma­ne­ra que, cuan­do lle­ga­ban los es­pías del rey, los tru­lli se des­mon­ta­ban en una no­che que­dan­do en su lu­gar un mon­tón de pie­dras que, una vez pa­sa­do el pe­li­gro, se vol­vían a en­sam­blar. Es­to du­ró has­ta el si­glo XVIII.

Cuan­do lle­gues a Al­be­ro­be­llo que­da­rás fas­ci­na­do: la ciu­dad es una au­tén­ti­ca jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca que fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co. Aun­que los tru­lli es­tán re­par­ti­dos por to­da la co­mar­ca, en Al­be­ro­be­llo hay 1.500. Mu­chos de ellos es­tán con­ver­ti­dos en res­tau­ran­tes, ho­te­li­tos, tien­das de ar­te­sa­nía o col­ma­dos que ven­den pro­duc­tos de la tie­rra.

Pa­ra de­gus­tar al­guno de ellos te re­co­men­da­mos el Tru­llo de Lui­gi Mi­ner­va ( www.tru­llo­del­gus­to.it. Via Mon­te S. Mi­che­lle, 20) o bien en fren­te, en el número 37 don­de Ma­ria Con­cet­ta Mar­co ( www.tru­lloan­ti­chi­sa­po­ri.it), ade­más de ofre­cer­te al­gu­na de­li­cia de la zo­na, te mos­tra­rá en­can­ta­da el in­te­rior de su tru­llo he­re­da­do de su abue­lo, cu­ya fo­to, ro­dea­da de guin­di­llas, pre­si­de el re­cin­to.

En la ca­lle prin­ci­pal, Vía Mon­te Per­ti­ca, que con­du­ce has­ta la igle­sia con cam­pa­na­rio có­ni­co, pue­des en­con­trar lu­ga­res y tien­das muy in­tere­san­tes. En el número 70 hay un pre­cio­so ho­te­li­to que ade­más es tien­da de sou­ve­nirs ( www.ro­man­tic­tru­lli.com) y, al­go más arri­ba, en el número 9, es­tá La Bot­te­ga dei Fis­chiet­ti, la tien­da de los sil­ba­tos ( www.tru­llo.net), de­di­ca­da a la ce­rá­mi­ca y muy es­pe­cial­men­te a es­tos ob­je­tos. Es­tas pie­zas an­ti­gua­men­te for­ma­ban par­te del cor­te­jo nup­cial, te­nían for­ma de ga­llo y el no­vio las ha­cía pi­tar an­tes de re­ga­lár­se­las a su pro­me­ti­da co­mo sím­bo­lo de eter­na fe­li­ci­dad y de bue­na suer­te.

Fa­cha­das blan­cas y flo­res, un es­ce­na­rio co­mún en Al­be­ro­be­llo.

Mas­se­ria San

Do­me­ni­co.

Ca­sas de pie­dra

tí­pi­cas de Al­be­ro­be­llo.

Tien­da de ul­tra­ma­ri­nos.

Al­be­ro­be­llo aco­ge una im­por­tan­te co­mu­ni­dad de ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.