Con buen

deViajes - - RUTA -

En Cuen­ca man­da la ro­ca y el abis­mo. Al­guien se em­pe­ñó en do­mes­ti­car las al­tu­ras y di­se­ñar una ar­qui­tec­tu­ra des­ga­rra­da e im­po­si­ble que ha atraí­do des­de ha­ce tiem­po a to­do ti­po de ar­tis­tas. La im­pli­ca­ción prác­ti­ca es que, si quie­res pa­tear to­dos sus rin­co­nes, no que­da más re­me­dio que acep­tar las cues­tas, en­ca­ra­mar­te a puen­tes y mi­ra­do­res, ba­jar y su­bir es­ca­le­ras pa­ra de nue­vo as­cen­der otra pen­dien­te o re­mon­tar una nue­va cos­ta­na.

Pe­ro, acep­ta­do es­to, adén­tra­te en la re­la­ción de es­ta ciu­dad con es­cri­to­res, pin­to­res y otros ar­tis­tas que en­con­tra­ron en ella una ener­gía par­ti­cu­lar, tal vez fuen­te de su po­ten­cial crea­ti­vo. El ca­so es que al­go de eso se per­ci­be na­da más lle­gar y po­sar la vis­ta en to­do lo que nos ro­dea.

Si vie­nes en co­che, lo me­jor es atra­ve­sar el cas­co an­ti­guo y apar­car en la zo­na del Cas­ti­llo. Ba­jan­do des­de l a for­ta­le­za (hay que ima­gi­nar­la, pues que­da bien po­co de ella) y mi­ran­do a la hoz del Hué­car, te

en­con­tra­rás con la Fun­da­ción An­to­nio Pé­rez ( www.di­pu­cuen­ca.es/fap/fap.asp. En­tra­da: 2 € y gra­tis el miér­co­les por la tar­de). Las es­tan­cias que an­tes tran­si­ta­ban las mon­jas car­me­li­tas des­cal­zas tie­nen hoy co­mo mo­ra­do­res las pin­tu­ras, gra­ba­dos, es­cul­tu­ras, li­bros y otras pie­zas que es­te ar­tis­ta y es­cri­tor ha ido co­lec­cio­nan­do du­ran­te años. Abs­trac­ción, ar­te pop, in­for­ma­lis­mo y nom­bres co­mo Mi­lla­res, An­to­rio Sau­ra, Equi­po Cró­ni­ca, Gor­di­llo, Zó­bel, Tor­ner, Ca­no­gar, Chi­lli­da o War­hol for­man par­te de es­te re­co­rri­do alu­ci­nan­te y trans­gre­sor, sal­pi­ca­do de al­guno de sus ob­je­tos en­con­tra­dos que de­jan es­tu­pe­fac­tos a mu­chos vi­si­tan­tes.

Pe­ro es­tos úl­ti­mos tie­nen su pro­pio museo: el del Ob­je­to En­con­tra­do ( www.di­pu­cuen­ca.es/mu­seosc/pre­sen­ta­cio­n_obj.asp), un es­pa­cio que, has­ta ha­ce unos me­ses, se en­con­tra­ba en la lo­ca­li­dad de San Cle­men­te y que des­de es­te ve­rano se mues­tra en su fla­man­te nue­va se­de, en ple­na Pla­za Ma­yor de la ca­pi­tal con­quen­se.

És­te es un es­pa­cio úni­co (só­lo exis­te uno si­mi­lar en Fran­cia) en el que los ob­je­tos co­ti­dia­nos, ano­di­nos y más in­sos­pe­cha­dos se con­vier­ten en obra de ar­te. Di­ce An­to­nio Pé­rez, pa­ra­fra­sean­do a San­ta Te­re­sa de Je­sús, que "el ar­te, co­mo Dios, tam­bién es­tá en­tre los pu­che­ros".

EN UNA CA­SA ME­DIE­VAL

Otra cons­truc­ción que se aso­ma al va­cío de la hoz del Hué­car es la más co­no­ci­da y fo­to­gra­fia­da de la ciu­dad, las Ca­sas Col­ga­das –que no col­gan­tes– don­de es­tá ins­ta­la­do el Museo de Ar­te Abs­trac­to ( www.march.es/ ar­te/cuen­ca. En­tra­da: 3 €). Se tra­ta de una ca­sa del si­glo XV de ha­bi­ta­cio­nes irre­gu­la­res y en dis­tin­tos ni­ve­les que se adap­tan a la ro­ca en la que se asien­ta.

Des­de esa mis­ma pie­dra se ex­tien­den al pre­ci­pi­cio las vi­gas de ma­de­ra so­bre las que se cons­tru­ye­ron bal­co­na­das pa­ra ga­nar es­pa­cio. En un prin­ci­pio, el Museo es­ta­ba pen­sa­do pa­ra crear­se en To­le­do pe­ro, ¿qué me­jor si­tio que és­te, tan eté­reo, ca­pri­cho­so y pe­re­grino pe­ro tan ro­tun­do, po­dría al­ber­gar una co­lec­ción de ar­te abs­trac­to?

Fer­nan­do Zó­bel, jun­to a ar­tis­tas ami­gos co­mo Tor­ner, Rue­da o Sem­pe­re, lo inau­gu­ró en 1966 con su co­lec­ción per­so­nal de obras del abs­trac­to es­pa­ñol; una mues­tra que se ha ido en­ri­que­cien­do cons­tan­te­men­te y en la que se en­cuen­tran los más re­pre­sen­ta­ti­vos ar­tis­tas de es­te mo­vi­mien­to, co­mo los an­tes nom­bra­dos, jun­to con otros co­mo Sau­ra, Chi­lli­da o Tà­pies.

Ca­te­dral de San­ta Ma­ría La Ma­yor.

Pa­seo por el río Jú­car.

Sala Blan­ca del Museo de Ar­te Abs­trac­to.

Mu­seoIt eos est­de Ar­te­pe­ro­rer Abs­trac­to.epe­rent qui­bus nos

Obra del Museo del Ob­je­to En­con­tra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.