Olor a cam­po

deViajes - - ESPECIAL RURAL -

La or­den con­ven­tual de las Cla­ri­sas eli­gió es­tas pa­re­des pa­ra re­fu­giar­se, qui­zá por es­te mo­ti­vo el re­cin­to aún res­pi­ra la paz de aque­llos tiem­pos. Tam­bién es cier­to que te ayu­da­rá la fal­ta de rui­dos ci­vi­li­za­dos, pues no en­con­tra­rás ni una so­la te­le­vi­sión ni es­cu­cha­rás lo­cu­cio­nes ra­dio­fó­ni­cas ni, por su­pues­to, te co­nec­ta­rás a in­ter­net.

Es­te pue­de ser el es­con­di­te per­fec­to pa­ra sor­pren­der a tu pa­re­ja, pues so­lo os ten­dréis que de­jar lle­var por el olor a azahar y vues­tra má­xi­ma preo­cu­pa­ción se­rá la elec­ción de uno de sus múl­ti­ples rin­con­ci­tos pa­ra de­di­ca­ros a la lec­tu­ra, aun­que os gus­ta­rán es­pe­cial­men­te aque­llos re­co­ve­cos des­de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.