Vi­si­tas con ar­te

deViajes - - DESTINOHJKH -

Si bien las dos ca­te­dra­les y los edi­fi­cios neo­clá­si­cos que ro­dean la pla­za Saa­na­tin­to­ri –atro­pe­lla­da sin com­pa­sión por las di­fe­ren­tes lí­neas de tran­vía que la atra­vie­san– nos ha­blan de la era im­pe­rial ru­sa, otro es­ti­lo más di­ná­mi­co y co­lo­ris­ta es­ta­ba lla­ma­do a de­co­rar unos años más tar­de las fa­cha­das de Hel­sin­ki. Se­ría una mo­da que lle­ga­ría con el fin de la era so­vié­ti­ca en Fin­lan­dia: el Ju­gends­til, co­no­ci­do en Pa­rís co­mo art nou­veau y que no­so­tros de­no­mi­na­ría­mos Mo­der­nis­mo. De aque­lla épo­ca son lu­ga­res co­mo el Mu­seo de la Ciu­dad (Kan­sa­llis­mu­seo), el Ju­gend Hall (Poh­joi­ses­pla­na­di, 19) o el Edi­fi­cio de la Bol­sa de Hel­sin­ki (Fa­bia­nin­ka­tu, 14).

Tam­bién de los al­bo­res del si­glo XX es otra cons­truc­ción que a pri­me­ra vis­ta te pa­re­ce­rá un de­co­ra­do de la Got­ham City de Bat­man. Con sus mas­to­dón­ti­cas es­ta­tuas y su to­rre del re­loj, la Es­ta­ción Cen­tral de Fe­rro­ca­rril pre­su­me de ser la más vi­si­ta­da de Hel­sin­ki. Aun­que, cui­da­do, ese da­to tie­ne tru­co, ya que unas 200.000 per­so­nas via­jan a dia­rio en al­guno de los tre­nes que lle­gan y par­ten des­de es­ta es­ta­ción.

Muy cer­ca de aquí otro edi­fi­cio de gra­ni­to tam­bién co­lo­sal y pro­pio del cla­si­cis­mo de los años vein­te es el Par­la­men­to fin­lan­dés, al que po­drás en­trar si­guien­do una vi­si­ta guia­da siem­pre que no ha­ya un pleno (en­tra­da gra­tui­ta. www.edus­kun­ta.fi).

Pa­ra cam­biar to­tal­men­te de ter­cio –tan­to ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te co­mo cul­tu­ral­men­te ha­blan­do– so­lo hay que cru­zar la ca­lle des­de el Par­la­men­to pa­ra en­trar en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Kias­ma, pro­yec­ta­do por el nor­te­ame­ri­cano Ste­ven Holl en 1998. Al­ber­ga co­lec­cio­nes de lo más pro­vo­ca­dor y es todo un re­fe­ren­te en Fin­lan­dia pa­ra co­no­cer ha­cia dón­de van las ten­den­cias en el ar­te. Sor­prén­de­te con las ex­po­si­cio­nes y vi­si­ta el es­tu­pen­do Ca­fé Kias­ma, don­de sir­ven unas de­li­cio­sas en­sa­la­das des­de 9,50 €. (Man­ner­hei­mi­nau­kio, 2. En­tra­da 10 €. www.kias­ma.fi).

Si el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo era has­ta ha­ce po­co uno de los edi­fi­cios más van­guar­dis­tas del ba­rrio, es­pé­ra­te a ver los ve­ci­nos Pa­la­cio de la Mú­si­ca –con sus mo­nu­men­ta­les es­cul­tu­ras Gaia (2011) y Kir­si Kau­la­nen (2012)– y la Ca­pi­lla del Si­len­cio de Kamppi que des­de 2012 ocu­pa una es­qui­na de la siem­pre aje­trea­da pla­za Na­rink­ka­to­ri. Cons­trui­da en ma­de­ra, sin ven­ta­nas y sin una so­la lí­nea rec­ta, la ca­pi­lla fue todo un desafío ar­qui­tec­tó­ni­co pa­ra sus di­se­ña­do­res. Se­gu­ra­men­te nun­ca an­tes has vis­to al­go igual (Kam­pin kap­pe­li. En­tra­da li­bre).

Ex­te­rior de la Ca­pi­lla del Si­len­cio.

Mu­seo de Ar­te Kias­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.